PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Fire

Intenta eliminar un nido de abejas con fuegos artificiales y acaba incendiando su garaje

H

 

Abejas ya no hay, desde luego

PlayGround

05 Julio 2017 13:10

SHANNON MILLARD / THE FLINT JOURNAL / MLIVE.COM

Una llamada daba la noticia a la unidad de bomberos de Grand Blanc, Michigan: se había producido un incendio en Grove Avenue, dentro de una finca particular. Al parecer, el garaje de un vecino estaba en llamas.

Cuando llegaron, había cohetes que, desde el garaje ardiendo, se alzaban al cielo, estallando en un improvisado espectáculo de pirotecnia. ¿La explicación? El propietario de la finca había intentado ahuyentar las abejas de su garaje mediante fuegos artificiales.

Bob Burdette, jefe de bomberos, fue más diplomático en cuanto al motivo real del fuego, asegurando que “el propietario de la casa estaba manipulando una bomba de humo, con la intención de hacer salir las abejas de su garaje”.

En la foto de arriba, de espaldas, podemos ver a Mike Tingley, propietario, junto a su hija pequeña. Ambos observan la magnitud del desastre: lo que antes era su garaje, tras ser pasto de las llamas, ahora es poco más que un puñado de cenizas.

En las casas próximas a la de Tingley, los vecinos, manguera en mano, rociaban las fachadas de sus viviendas, para evitar la eventual propagación del fuego. Por suerte, éste consiguió contenerse ya en el garaje, por lo que no hubo que lamentar males mayores.

La envergadura del incendio que provocó Tingley –insistimos, intentando ahuyentar unas abejas con cohetes y otros productos pirotécnicos– fue mayúscula. La unidad de bomberos de Grand Blanc tuvo incluso que pedir refuerzos a los municipios de Burton y Mundy para contener las llamas.

"Es deprimente perder un lugar donde nos hemos divertido tanto”, dijo Mike Tingley, “pero todo el mundo está a salvo y eso es lo principal". Todos, claro, menos las abejas.

El episodio es lamentable desde tantos puntos de vista –atenta, a la vez, contra el animalismo, la seguridad pública y el sentido común– que solo puedes sentir lástima, sí, pero por el equipo de bomberos de Grand Blanc, por el de Burton y por el de Mudy.

share