Fire

¿El Jorge Cremades magrebí? Mejor el viner con "islam in da coraçao"

Aquí dentro hay montones de chistes racistas a cargo de… un musulmán de 19 años. 1.500.000 de seguidores lo avalan

Un humorista que quiera ser llamado como tal debería:

1) Hablar —y, por tanto, reírse— de aquello que conoce.

2) Limitar la corrección política únicamente a ámbitos extraprofesionales.

3) Llevarte, como una peli de ciencia ficción, a sitios en los que no hayas estado antes.

En este sentido, cuando Mohammed Hamza Zaidi (Marruecos, 1997) se trasviste —sirviéndose del velo que su madre utiliza para rezar— e intenta provocar a su contrapartida masculina mostrándole lascivamente los tobillos, sabes que estás delante de un humorista.

Uno con millón y medio de seguidores en Instagram.

Myhyv en DIFERENTES PAÍSES (Pt. 2) 😂😂😂😂😂

Un vídeo publicado por Hamza Zaidi (@hamzazaidi97) el

Mohammed Amer y Azhar Usman, en Estados Unidos, y Dieudonne, en Francia, aunque de sensibilidades muy diferentes, son comediantes que ya lo demostraron sobradamente: se puede hacer humor con el slice of life propio de un musulmán y, además, resultar hilarante para un público de lo más heterogéneo.

Hamza Zaidi, al que bien podríamos incluir en esta tendencia, se encuentra, al mismo tiempo, abismalmente alejado de Amer, Usman o Dieudonne: nativo digital, a diferencia de ellos tres, Zaidi no ha precisado de ningún escenario en el que foguearse.

Y es que, ¿quién necesita un escenario teniendo un iPhone 6?

Desde 2013, Zaidi ha ido subiendo religiosamente gags humorísticos a sus redes sociales. En ellos, ironiza sobre sus costumbres y las de otros musulmanes, elaborando un retrato en primera persona de lo que significa ser un joven marroquí en Carabanchel, el madrileño barrio al que llegó con su familia en 1999.

¿Sientes picores ahí abajo? ¡TENEMOS LA SOLUCIÓN! 😂😂😂😂😂

Un vídeo publicado por Hamza Zaidi (@hamzazaidi97) el

Señales de que el fenómeno tiene visos de volverse memorable: los followers de Zaidi ya están tomando frases de sus vídeos para convertirlas en mantras. Del “que no me entere yo que esos tobillos pasan hambre” al grito de guerra “¿Ki ti pasa?”, sus máximas se pueden encontrar estampadas tanto en camisetas como en bíos de Twitter. 

Pero, ¿cómo han conseguido viralizarse unos vídeos en los que se practica el zaghareet y se ironiza sobre los viajes España-Marruecos en coche? Atendiendo a la audiencia de Hamza, de mayoría caucásica y todavía menor de edad, parece que los integrantes de la llamada ‘Generación Z’ han conseguido sortear los prejuicios raciales que todavía arrastran sus padres.

Los vídeos de Hamza perpetúan estereotipos raciales. Sin embargo, es motivo de celebración que dichos estereotipos, por fin, estén volviendo a ser gestionados por sus legítimos propietarios

No puede obviarse que los vídeos de Hamza perpetúan estereotipos raciales —además de bromear sobre su comunidad, Zaidi también imita a sudamericanos y asiáticos—. Sin embargo, sí es motivo de celebración que dichos estereotipos, por fin, estén volviendo a ser gestionados por sus legítimos propietarios.

Antes de que lo haga otro, siempre será preferible que seas tú el que se dispare en el pie.

CUANDO VAS EN COCHE en ESPAÑA vs MARRUECOS. 😂😂😂😂😂

Un vídeo publicado por Hamza Zaidi (@hamzazaidi97) el

Sin haberse desatado todavía la locura en Instagram, Hamza Zaidi ya había probado suerte como actor convencional en productos como el largometraje La ignorancia de la sangre o la serie española El Príncipe. Tras el rodaje de ambas, se matriculaba en la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense para estudiar Periodismo.

La auténtica formación de Zaidi, sin embargo, fueron los vídeos de Auronplay y Wismichu, dos influencias confesas de las que, por desgracia, también hereda defectos: el machismo y la homofobia se instalan, aunque sean los menos, en algunos de sus gags.

A este respecto, y teniendo en cuenta que arriba demandábamos abiertamente incorrección política para validar a un humorista, también deberíamos pedir que ésta se despachase de forma autoconsciente; Hamza, con sus chistes de gays, no cumple esta máxima.

Cuando sí la cumple, y la razón misma de que su propuesta resulte estimulante, es en aquellos vídeos donde toma los chistes xenófobos; se los apropia; los convierte en arma arrojadiza contra, precisamente, la eventual audiencia racista y, con ello, termina por empoderarse.

PESADILLA EN LA COCINA: El Mesón de Abdulá. 😂😂😂😂😂

Un vídeo publicado por Hamza Zaidi (@hamzazaidi97) el

Con potenciales para convertirse, por su peculiaridad, en un fenómeno mayor de lo que ya es, Hamza Zaidi, con cada nuevo vídeo, consigue desembarazarse, poco a poco, de las comparaciones fáciles que le aquejan.

¿El Jorge Cremades magrebí? Mejor el viner, dice él, con ‘islam in da coraçao’.

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar