Ficciones

Olvida las modelos y sumérgete en Hilda, la pin up con autoestima XXL

Un personaje de calendario que triunfó en los años 50, y que casi habíamos olvidado

–Hilda, toda esta gente es PlayGround. No seas tímida, cuéntales tu historia.

–Yo no veo a nadie, pero imaginaré que están ahí.

Me llamo Hilda, nací en la libreta de Duane Bryers, un dibujante cascarrabias afincado en el estado de Virgina.

Creo que dejé de ser un boceto allá por 1952.

Duane murió en 2012 y siempre quiso ser un gran artista. Desde muy joven pintaba cuadros sobre la vida en el campo, sobre rudos vaqueros y sus ranchos.

Pero la vida tenía planes más divertidos para él. 

Duane se convirtió en un existoso dibujante comercial, y en uno de los ilustradores más importantes de los calendarios de Brown & Bigelow.

Ya sabéis, esos que inicialmente estaban pensados para boy scouts y que a finales de los 40 se convirtieron en un éxito de ventas.

Enero, febrero, marzo... las pin ups más sexys del mundo copaban los días y las mentes de millones de estadounidenses.

Eran chicas de calendario bien coquetas, estilizadas, perfectas. En realidad, eran extrañas. Al menos eso pensaba Duane.

Siempre se les enganchaban los vestidos en alguna puerta y se les caían las bragas al suelo.

O estaban sorprendidas (siempre tapándose los labios con la mano), o estaban alegres.

Duane me llamó Hilda y me concibió blandita, redonda.

Un poco como su hermana mayor, un poco como la vecina de dos calles más arriba.

Duane no tenía ninguna vergüenza, así que me vistió con un bikini de dos piezas.

Me tenía prohibido posar en su imaginación y siempre me pillaba por sorpresa.

Me espiaba.

A menudo, cuando afilaba sus lápices, Duane repetía una frase: "Las pin ups comunes siempre fingen".

Cuando hacían tareas del hogar, parecían encantadas: "¿Qué mujer piensa así?".

Yo odio trabajar, detesto las tareas domésticas.

Soy perezosa, pero sólo para algunas cosas. Como plantar zanahorias.

Duane, ¿por qué me haces esto?

"Realismo", decía él. "Quiero que seas una quejica". 

Hum.

Un día, Duane se levantó especialmente inspirado.

¿Qué es lo más seductor que puede existir? Alguien bello, claro, pero también feliz.

Por ejemplo: las pin ups delgadas iban muchas veces a la playa, pero nunca se levantaban de la arena.

No parecían disfrutar, nunca se debajan revolcar por las olas.

Mucho menos subirse a una tabla de surf.

O jugar con un flotador poco elegante.

A diferencia de las otras chicas, yo tengo algunos hobbies.

Por ejemplo, la lectura.

Leo libros de aventuras en el bosque mientras pesco la cena.

Para casa me gustan los libros de terror.

También devoro las historias de humor. Por ejemplo: La fontanería puede ser divertida. 

"Todos los hombres dicen que las tareas domésticas son esenciales, importantes. Pero ninguno se pone a hacerlas".

Esas cosas decía Duane.

Por supuesto, me encanta comer.

¿A vosotros no?

Me gusta beberme la lluvia. Eso sí es un poco raro.

Duane decía que yo era espontánea y diferente a las demás.

También me decía que, en el mundo real, las chicas como yo eran las más comunes.

La música....bueno, digamos que me gusta intentarlo.

Mi creador nunca me dijo qué cosas son femeninas y apropiadas, así que me dejé llevar.

"Hilda: tú no necesitas a un hombre para nada. Y eso te hace irresistible", me soltó mientras me coloreaba en lo alto de un poste.

¿Ni siquiera en situaciones peligrosa?

"Ni siquiera en esas".

El deporte lo practico a mi manera.

Si algo no me gusta, no me gusta. Nunca reprimo mis reacciones ni mis gestos.

Al parecer, eso gustaba al público de los años cincuenta.

¡Tambien a los hombres!

La prensa decía de mí que yo era divertida, alegre, expresiva y traviesa.

¿Por qué soy traviesa? ¿por irme de picnic? ¿por ser torpe? ¿por hacer cosas?

Nunca he entendido ese adjetivo.

"Hilda es una chica sin inhibiciones, y su cuerpo orondo es irresistible como un melocotón".

¿Acaso me van a morder? ¡Qué miedo!

"¿Tendrá Hilda novio"?

Tengo a mi estufa.

Creo que después de tantos años entendí la belleza que Duane me dio.

Soy sexy, ¿no crees?

¡Shht! no respondas.

Creo que no necesito que nadie me lo diga.

Soy sexy porque no necesito que nadie me lo diga

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar