Ficciones

"Papá, te bloqueo. No quiero tu amistad"

¿Qué opina la hija de Mark Zuckerberg de Facebook?

Maxima Chan Zuckerberg nació el pasado 30 de noviembre de 2015. Eso no le ha impedido hacerle llegar un mensaje a su padre, el todopoderoso Mark Zuckerberg.

Querido Papá,

No te sorprendas por lo que voy a decirte. Aún vomito sobre tu aburrida camiseta gris pero ya tengo mis propias opiniones. Los bebés de hoy en día sabemos cómo comunicarnos desde el futuro. Para algo sirven las apps de mi tiempo. 

Sí, mensajes desde el futuro. No, no voy a decirte cómo terminó tu pulso con Google.

Ya que he empezado nombrando tus camisetas grises, déjame decirte algo. La moda de vestir-siempre-igual-porque-soy-un-genio-y-no-pierdo-el-tiempo-eligiendo-mi-ropa tiene un nombre: Síndrome Steve Jobs. Y es tan ridículo como... el 3G o Mark Zuckerberg imitando a Steve Jobs.

Inventaste Facebook en 2007 y te convertiste en un gurú de la modernidad. Todo el mundo quería ser CEO de su propia startup, todos querían ser genios y detectar las necesidades de los millennials. Ansiaban trabajar dentro de piscinas de bolas y fingir ser felices.

En el fondo, sólo querían dinero y amigos.

Tú lo conseguiste, papá, y te aplaudo. Pero también la cagaste bien.

En primer lugar, fuiste el referente de una generación hundida.

¿Sabes cuántos padres y madres de bebés de mi edad toman pastillas, visten chándals climatizados y se pasan el día actualizando su perfil en una red social horrible llamada Linkedin? Mejor no te lo digo para que no te sientas un terrorista aspiracional.

Hoy en día Silicon Valley es un parque de atracciones bastante... triste. La creatividad se ha convertido en un droga peligrosa. Cada día decenas de autobuses llegan a California llenos de jubilados de todo el mundo. ¿Sabes qué quieren? Hacer los tests psicológicos que usabais para elegir trabajadores en Google y Facebook.

Eres el padre más cotilla que existe. He vivido toda mi infancia y adolescencia notando cómo tu ejército me espiaba. Hasta pedías mis datos de navegación para acertar con el regalo de navidad.

Fue curioso porque, cuando en mi historial sólo había porno en realidad virtual, me regalabas un anorak amarillo.

¿Sabes que mamá y yo somos mujeres? ¿Sabes que tenemos pezones? ¿Y sabes que nuestros pezones no son armas de destrucción masiva?

No tengo secretos para ti y eso te encanta. Sin embargo esto, a los jóvenes de mi generación, nos va a cansar. No quiero alarmarte antes de tiempo, pero la vida offline va a empezar a ser bastante cool, como tú sueles decir. No estoy hablando de los neorrurales ni de la vuelta a la vida analógica. Hablo de la desconexión del internet comercial.

La DeepWeb será nuestra próxima casa: es mucho más amplia y justa. Allí, cada uno vende su intimidad si quiere hacerlo, y al mejor postor.

¿Que cómo es posible que hagamos esto? Papá, con 12 años ya sabía programar mejor que cualquiera de tus trabajadores.

Ah, sí: lo de recordarle a la gente su pasado tan a menudo no fue buena idea. ¿No crees que tenemos derecho a recordar cuando queramos?

De todos los fallos que cometiste, hay uno que sin duda fue tu condena.

Papá: ¿Sabes que mamá y yo somos mujeres? ¿Sabes que tenemos pezones? ¿Y sabes que nuestros pezones no son armas de destrucción masiva?

Te comportaste como un miembro del Ku Klux Klan del nuevo milenio: dejabas que la gente publicara contenidos racistas, machistas y homóbofos. Incluso permitiste que el terrorismo yihadista reclutara a jóvenes de alrededor del mundo a través de perfiles de Facebook.

Pero las mujeres éramos pura obscenidad: nuestra existencia era insoportable en tu red social.

Aceptaste la censura de fotografías de mujeres desnudas o dando el pecho a sus hijos. Imágenes sin contenido sexual fueron eliminadas por el hecho de que mostraban cuerpos femeninos.

¿Los pezones femeninos son sexuales y los masculinos no?

Incluso cerraste la cuenta de una escritora que utilizó su perfil para difundir su libro sobre la masturbación femenina. Si por las políticas de Facebook fuera, las páginas de anatomía femenina de todas las enciclopedias del mundo hubieran sido pixeladas.

Papá, la cagaste. Fuiste un machista incomprensible en pleno auge del feminismo y de las sexualidades difusas. En plena guerra contra la construcción de género. 

No quiero tu amistad. Te bloqueo. Pero no por malo, sino por tonto.

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar