Ficciones

La leyenda que afirma que DiCaprio ha muerto y lo sustituye Devon Sawa

Una vieja leyenda urbana rescatada de la prehistoria de internet afirma que el renacido no sería Leo sino Devon, su competencia en los noventa

La teoría empezó a sonar hará ya unos quince años. Por Internet empezó a correr un bulo que decía que Leo DiCaprio había sido encontrado muerto en su casa.

A primera hora de la mañana, su asistenta de la limpieza habría encontrado el cuerpo del actor en pleno rigor mortis en su casa de Hollywood. Sobre la mesilla descansarían varios botes vacíos de somníferos y, tras conocer los resultados de la autopsia, su muerte habría sido declarada oficialmente un suicidio.

La asistenta encontró el cuerpo sin vida del actor rodeado de frascos vacíos de pastillas

El 23 de noviembre de 2001, la página para fans Leo Dicaprio the Best, alojada en Angel Fire, difundía la noticia: “ ¡¡¡¡¡ LEO HA MUERTO!!!!!”, decía un impactante titular en letras mayúsculas.

Eso sí, la página era misteriosamente cerrada unas horas después...

Aquel fue tiempo suficiente para que la noticia corriera como la pólvora entre los fans del actor que, en aquella época, tenían internet. Fans que, devastados y desorientados, empezaron a intercambiar emails, SMS y hasta llamadas entre teléfonos fijos asegurando que una amiga de un amiga había llegado a leer la noticia en la edición digital del New York Times .

Nunca se ha podido probar con una captura o un link, aunque sea roto, que aquella noticia llegara a publicarse en el periódico estadounidense, pero la rumorología se puso en marcha.

Todo el mundo en EEUU tenía una amiga de una amiga que había leído la noticia en el New York Times

Se decía que, tras el éxito mundial que había cosechado con Titanic, Leo no había encajado bien convertirse en un ídolo de masas adolescente. Lejos de sentirse pletórico, él, que con solo 18 años había sido nominación al Oscar por interpretar a un discapacitado mental, sentía que había dado un paso en falso en su carrera.

Su no nominación al Oscar en 1998 por su papel de Jack en Titanic había supuesto un duro golpe para él. Más tarde, el Razzie por su interpretación en El hombre de la máscara de hierro había terminado de hundirlo en una profunda depresión de la que solo supo salir con los pies por delante.

Leo no aceptaba haberse convertido en un ídolo adolescente de masas y cayó en una profunda depresión

No obstante, el estado real de la carrera de DiCaprio no era tan malo como él había percibido ahogado en sus pensamientos depresivos. De hecho, acababa de rodar Atrápame si puedes con Steven Spielberg, la que sería su última película, estrenada de forma póstuma.

Sin embargo, cuando muchos fans habían aceptado ya su muerte, ocurrió algo perturbador... Si Leo ya no se encontraba entre los vivos, ¿qué hacía en diciembre de 2002 en el estreno de su última película? Y lo más importante, ¿qué le había pasado en la cara?

 De repente, había pasado de:

a:

Los rumores volvieron a dispararse en portales como MSN groups y Live Journal: Leo había sido reemplazado. El actor era un icono y perderlo le habría supuesto a la industria perder también también millones de dólares...

Auténticos escuadrones de investigación fan se pusieron entonces manos a la obra hasta creer dar con quien había tomado las riendas de su identidad. Se trataba, ni más ni menos, que de Devon Sawa, su doppelganger canadiense. Aquel actor que, en los noventa, había intentado hacerle sombra (sin muchos éxito, como demuestra que nadie recuerde ya su nombre) en películas como Casper, Amigas para siempre o Destino final.

Para muchos, es innegable que, cuando ambos estaban vivos, Devon era la copia de todo a cien de Leonardo:

Las fechas coinciden. Casualmente, el último papel relevante de la carrera de Devon tuvo lugar en el 2000, cuando protagonizó el blockbuster de terror adolescente Destino final. Sospechosamente, a partir de ahí su filmografía se resume en papeles secundarios irrelevantes y cameos que nadie recuerda, hasta caer en el más absoluto de los olvidos y desaparecer definitivamente de los créditos de Hollywood.

Las malas lenguas dicen que Devon fue sometido a varias intervenciones de cirugía plástica para hacer sus facciones más parecidas a las de Leo. No obstante, la genética es la genética y el hecho de que Leo ya no fuera Leo podría explciar por qué aquel efebo de los noventa ha acabado pareciéndose más a un personaje de Torrente que al de un mito griego:

Aún así, a pesar del final trágico del actor de Titanic, la carrera de Sawa habría tenido así un final feliz. De la noche a la mañana, habría pasado de ser el eterno segundón condenado al olvido, a convertirse en uno de los mejores actores del mundo. Millonario y famoso por salir con todas las modelos del momento.

Aunque aún quedan muchas incógnitas en busca de respuesta.

Para empezar, ¿sabe la mujer de Devon Sawa que, en realidad, está casada con otro?

¿Es consciente Kate Winslet, cuando se amarra a él en las alfombras rojas, de que le han dado el cambiazo?

¿Prueba que le haya costado tanto conseguir la estatuilla a mejor actor que, en realidad, ya no es el brillante Leonardo Dicaprio sino un mediocre Devon Sawa viviendo de las rentas?

Es una teoría disparatada, pero no por ello menos sugerente.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar