Do

Owen Jones: “Hillary no pedía que eligieran a la primera mujer presidente de EEUU, sino que la eligieran a ella”

El comentarista político y escritor británico reflexiona sobre el nombramiento de Donald Trump como presidente de los Estados Unidos

Owen Jones es de los que cree que la izquierda tiene mucha culpa en la victoria de Donald Trump. Al mismo tiempo, para el autor de Chavs: La demonización de la clase obrera (Capitán Swing, 2012), el nuevo y corrosivo presidente está teniendo un efecto detox para los demócratas. Tras la victoria del magnate, la izquierda no está en shock ni paralizada: según Jones, se encuentra en su momento más vigoroso en décadas.

Tanto como para plantearse grandes debates internos. Tanto como para enfrentarse al hombre más poderoso de la tierra. Trump, recuerda Jones, esconde un sinnúmero de fragilidades.

¿Cree que la victoria de Trump es la venganza de la clase obrera, tal y como muchos analistas políticos afirman?

No lo creo. La realidad es mucho más complicada. La mayoría de los pobres de Estados Unidos votaron en contra de Trump. Los que están en la parte superior de la escala salarial son los que le votaron, es decir, una mayoría de hombres blancos universitarios. Si nos fijamos en los afroamericanos, quienes son desproporcionadamente de clase trabajadora, votaron en contra de Trump. Es más, un 94% de mujeres negras votaron en contra de Trump. 

Creo que reducirlo a la working class es problemático, aunque hubo un componente claro relacionado con la working class.

"La mayoría de los pobres de Estados Unidos votaron en contra de Trump"

¿En qué quedamos?

El debate sobre Trump se ha simplificado. Se reduce a dos facciones: la que asegura que es una reacción racista, contra el movimiento feminista y LGTB y otros movimientos que claman por la justicia igualitaria, y la que asegura que todo tiene que ver con la economía, el empleo, y los fallos sucesivos de los gobiernos previos. Particularmente en lo que se refiere a los ingresos de la clase obrera americana, que sigue cayendo desde hace tres décadas.

¿Y qué es?

Un poco de ambos. Indiscutiblemente hay un círculo de gente blanca que se siente amenazada por los avances de las mujeres y el movimiento LGTB. Ahora mismo en Carolina del Norte hay una disputa muy importante con los baños públicos y los las personas transgénero. Luego está el tema de la raza, que pervive. Por otro lado, tras las sucesivas administraciones republicanas y demócratas la vida de la clase obrera americana se ha vuelto mucho más insegura y difícil.

Obama no ha sido, pues, ningún presidente ejemplar.

Con Obama no voy a decir que no haya habido mejoras, las ha habido, y fallos no han sido del todo culpa suya. Pero hubo un fallo desde el principio, cuando estaba en una buena posición para poder manejar los problemas económicos y sociales que afectaban a millones de norteamericanos.

¿Por ejemplo?

Sobre todo después de estallido de la crisis económica, cuando Obama acabó rescatando a Wall Street en vez de Mail Street, por delante de millones de americanos. Creo que ese legado es parte del problema. La realidad es que con Obama, millones de norteamericanos han ido a peor, están peor que cuando Obama no era presidente.

"La realidad es que con Obama, millones de norteamericanos han ido a peor"

¿En qué medida se puede conectar la victoria de Donald Trump con el ascenso de los populismos y la extrema derecha en Europa?

Trump no se puede divorciar de las tendencias políticas más amplias, de la xenofobia populista y de derechas que se están extendiendo por todo el mundo y en mi propio país, con el Brexit. También en Francia, Austria, Holanda, los países escandinavos, en el este de Europa…el mundo está conectado y esto no se trata solamente de Estados Unidos.

Indudablemente, uno de los aspectos esenciales es que en Estados Unidos, buena parte de la clase obrera americana y todos los que se definen a sí mismos como clase media en este país, cuyas vidas son muy inseguras y difíciles, se sienten traicionados por los políticos constantemente. A pesar de lo grotesco y de repulsivo pueda parecer Trump fuera de Estados Unidos, votarle fue una forma de joder al sistema. Esto fue un gran error en mi opinión. No solo es un racista y un misógino, sino que representa un gobierno de la élite, por la élite y para élite.

Hay que mirar hacia los problemas del partido democrático, porque el establishment del partido democrático también ha llevado a esta situación terrible en el mundo entero, no en Estados Unidos.

¿Cómo se explica la preocupación de los economistas hacia Trump, pero que los mercados financieros le vean como positivo para sus intereses?

Aunque la América corporativa le considere grotesco, muchos estarán contentos. Creo que va a bajar los impuestos y va a tomar medidas que beneficien a la América corporativa, pero también es cierto que hay una división en la clase dirigente del país, algunos están preocupados por el proteccionismo y una guerra de comercial que podría alterar el orden económico mundial: puede acabar con la estabilidad del mercado si entra en guerra comercial con China.

"Aunque les resulte sea grotesco y vulgar, muchos [representantes de la América corporativa] estarán contentos con Trump"

Pero Clinton tenía más apoyos del mundo empresarial.

Sí, ella contaba con más apoyos del mundo de los negocios que Trump, eso es lo que pasa con los movimientos populistas de derechas, son un fenómeno más complejo de lo que pueda parecer: muchos estarán contentos, la división vendrá con el proteccionismo y el mercado.

Durante la campaña, ¿Hillary prometió derechos laborales y Trump prometió trabajos?

Está claro que Trump ofrece trabajos constantemente, pero no olvidemos que Trump perdió el voto popular. Él terminó ganando por el Rust Belt de Estados Unidos [el "cinturón oxidado", zona altamente industrializada del Medio Este], donde las fábricas han sido desmanteladas y las comunidades que dependen de ellas han terminado devastadas en consecuencia. Hay mucha gente enfadada porque sus trabajos han sido exportados al extranjero, a lugares con mano de obra más barata. Los grandes acuerdos comerciales que se están negociando no les benefician en nada. Trump lo vio y lo aprovechó de una manera que Hillary no supo, porque ella es parte de esos acuerdos comerciales que externalizan la actividad de las empresas.

Así que toda esa gente de las comunidades que han visto cómo sus trabajos desaparecían, su estilo de vida se iba con ello. Hay una nostalgia por una América perdida.

Hillary fue percibida como parte de ese poder corporativo que destruye el tejido industrial.

Mucho del discurso de Hillary venía de que era su derecho, su turno. Hillary no pedía que escogieran a la primera mujer presidente de los Estados Unidos, pedía que la hicieran a ella la primera mujer presidente, hay matices. Y desde la perspectiva de ella como la manager de un banco, de ser la candidata con más experiencia. Se presentó como una profesional tecnócrata de la política, y a las élites eso no les gusta eso. Cuando alguien se plantea como un outsider eso da puntos. Mucha gente, cuando oye "experiencia", piensa en alguien de la clase política americana, una política de carrera, alguien que pertenece al sistema.

"La participación de los afroamericanos no ha sido buena. Es una de las razones por la que los demócratas han perdido"

¿Y qué hay de Bernie Sanders?

¿Sabes? Yo estudié historia y el "y si", la historia alternativa, es muy problemática. Sus encuestas eran mejores que las de Clinton, pero no sé lo que ocurrió durante esa campaña. Hay que pensar en lo que ocurre cuando la gente está enfadada y hay una ola de populismo. La gente no veía a Hillary con entusiasmo, no la veían a ella como alguien de quien decir: "quiero votar por esa persona".  Dicho esto, una de las causas por las que Bernie Sanders no ganó la nominación es que no supo apelar a los afroamericanos ni inspirarlos.

La población afroamericana parece clave para explicar estas últimas elecciones.

La participación de los afroamericanos no ha sido buena. Es una de las razones por la que los demócratas han perdido. Habría habido mucha más participación de la gente joven, y del Rust Belt habría votado también a Bernie Sanders por cargarse los acuerdos comerciales, y por su oposición a que los trabajos sean exportados al exterior. Eso habría destruido la ventaja de Donald Trump.

También creo que Elizabeth Warren [senadora demócrata en Massachusetts, única candidata femenina que podía disputar el puesto a Clinton] habría podido ganar. Por la razón que sea, confío más en ella.

Entonces, ¿Hillary Clinton ha supuesto el tortazo que la izquierda americana necesitaba?

Parece que por primera vez en cuatro décadas la izquierda ha vuelto a los Estados Unidos, y eso es algo bueno, pero creo que es una tragedia que Hillary fuera la candidata y creo que un candidato de izquierdas hubiera sido más efectivo inspirando a los votantes afroamericanos durante las primarias. Si Hillary no hubiera sido la candidata, ahora no tendríamos a Donald Trump como el presidente más controvertido de este país, y el hombre más poderoso de la tierra.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

cerrar
cerrar