PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Culture

Australia amenaza ahora con acusar a Johnny Depp de perjurio por el caso de sus perros

H

 

Johnny Depp sobre el viceministro: “Es una especie de australiano sudoroso con un buen par de pelotas”

PlayGround

27 Junio 2017 11:47

La historia se remonta dos años atrás, con hechos que parecen la sinopsis de una mala comedia: una pareja de actores cruzan la frontera australiana con Boo y Pistol, sus dos yorkshires, pese a no tener los permisos necesarios para viajar con animales. Cuando se filtran unas fotos, en las que uno de los empleados de la pareja lleva a Boo y Pistol a una peluquería canina, éste se convierte en un asunto de estado, con el el gobierno australiano poniendo en jaque a los intérpretes; amenazándolos con sacrificar a los perros si no los devuelven inmediatamente a Estados Unidos.

No sabemos cómo se llamaría la película, pero sí que la protagonizarían Johnny Depp, Amber Heard y el viceministro australiano Barnaby Joyce.

El asunto, en su día, se saldó con Amber Heard pagando 1.000 dólares tras reconocer que, estando en aduanas, aseguró no llevar consigo ningún animal. Además, Depp y Heard grabaron una vídeo-disculpa, asegurando que todo se trataba de un malentendido, y en la que es difícil asegurar si estaban pidiendo perdón o riéndose de todo el mundo.

O ambas cosas.



En medio de la tormenta por la que atraviesa Depp, tras conocerse sus agresiones machistas a Heard y la guerra que tiene abierta con su antiguo equipo financiero, ex-colaboradores suyos han intentado avivar la llama de la polémica australiana. “Él sabía perfectamente que estaba trayendo a sus perros ilegalmente a Australia”, confirmó su antiguo manager, negando que la pareja desconociese las leyes australianas.

“Es falsa la afirmación de que él confiaba en que su equipo habría conseguido los permisos necesarios para la entrada de los animales en el país”. Al parecer, lo que habría hecho Depp en realidad es intentar que uno de sus trabajadores más veteranos se autoinculpase, para así lograr salir, tanto él como su ex-pareja, completamente indemenes.

Al conocer estas nuevas alegaciones, el viceministro australiano Barnaby Joyce ha dicho que consultará si puede tomar alguna medida legal extra contra el actor. “Si corroboramos estas declaraciones, solo hay una palabra para definir lo que ha hecho, y esa palabra es perjurio”, determinó Joyce. “De ser ciertas estas informaciones, Depp va a tener que responder ante ellas”.

“Si las alegaciones de sus ex-colaboradores contra él son veraces, y yo no digo que lo sean, él se enfrentará a cargos por perjurio”, añadía Joyce. “A mí me da igual si te crees que eres el Señor Importante de Hollywood, porque vas a obedecer las leyes igual que los demás”.

¿De dónde viene esta dureza con la que Joyce trata a Depp? Que el actor definiese al viceministro como “una especie de australiano sudoroso con un buen par de pelotas” en una entrevista televisiva puede ser una de las razones. Joyce, a su vez, dijo congratularse de haberse convertido “en el Hannibal Lecter de Johnny Depp”.

La mala relación entre ambos, que ha dado para vídeo-memes como The Canine Calamity, ha sido incluso objeto de burla por Malcom Turnbull, el primer ministro australiano. “El pirata ha conocido al cowboy”, dijo Turnbull. “¿Deberían quizás hacer una película juntos?”.

share