Cultura

'Feud': la verdadera historia de la rivalidad hasta la muerte de Bette y Joan

Bette Davis y Joan Crawford fueron dos grandes actrices, dos grandes divas y dos grandes enemigas. Los hombres, el ego y la envidia forjaron entre ellas un odio que duró más de 40 años

oi oi

Bette Davis y Joan Crawford eran dos mujeres de armas tomar. Fueron grandes actrices, grandes divas y grandes arpías. Con un movimiento interrogativo de ceja hubiesen sido capaces de hacer dudar a cualquiera incluso del cumpleaños de su propia madre. Ambas tenían tendencia a hablar y beber más de la cuenta, dos vicios que suelen ir de la mano.

Unas mujeres con semejante carácter solo podían ser o aliadas inseparables o enemigas mortales. Para regocijo los periodistas del corazón del Hollywood de la época, resultó ser lo segundo. La de Bette y Joan fue seguramente la rivalidad más famosa del cine y, probablemente, una de las más largas. Las dos actrices estuvieron enemistadas durante 40 largos años. Se odiaban con rabia y disfrutaban de despellejándose de puertas adentro y de puertas afuera.

A la izquierda Bette Davis, a la derecha Joan Crawford. Fotografías de la década de 1940.

Cada vez que la una abría la boca para hablar de la otra, el titular estaba asegurado. "Pobre Bette, tiene cara de no haber pasado una buen día... ni una buena noche, en su vida", dijo en una ocasión Crawford. Davis, que se esforzaba incluso menos por mantener las formas, comentó sobre Crawford, famosa por su promiscuidad, que se había acostado con todas las estrellas de la Metro exceptuando a la perrita Lassie, y que "no la mearía encima ni aunque estuviese en llamas".

Joan y Bette no habían necesitado trabajar juntas para odiarse: el amor, la competitividad, la envidia y la maldad que se cultivaba en los estudios se encargaron de gestar un resentimiento que se convirtió en supernova cuando finalmente, en 1962 y ya entradas en años, protagonizaron Qué fue de Baby Jane.

Ese rodaje es el que inspira la recién estrenada Feud, la nueva serie de FX en la que Jessica Lange y Susan Sarandon dan vida a Crawford y Davis durante aquellas turbulentas tres semanas compartiendo camerino.

Pero el pique Crawford-Davis venía de muy atrás...

La chispa

Crawford debutó en la gran pantalla en 1925, unos cuantos años antes que Davis. Para cuando Bette llegó a Hollywood, de hecho, Joan ya era una estrella que acaparaba portadas. Y eso fue, precisamente, lo que motivó su primer roce.

En la primavera de 1933, Davis iba a lanzar su carrera con Ex-Lady, una comedia para la que la Warner había planeado una gran campaña. Todo iba sobre ruedas hasta que Crawford, muy inoportunamente, anunció el divorcio con su primer marido el mismo día del estreno. La prensa pasó olímpicamente de la película de Bette y centró sus atenciones en la carnaza. La película acabó fracasando estrepitosamente en taquilla y fue retirada de los cines en una semana. Suficiente para cabrear a una señora con el temple de Davis.

Joan Crawford y Franchot Tone a finales de la década de 1930.

El hombre

En 1935, mientras rodaba Peligrosa, Davis se enamoró de su compañero de reparto Franchot Tone. Por desgracia para ella, Joan había llegado antes, y durante el rodaje de la película anunciaron su matrimonio. Aquello marcó tanto a Bette que en una entrevista en 1987, dos años antes de su muerte, dijo: "Me lo robó. Lo hizo de una forma fría, deliberada y completamente despiadada. Nunca la he perdonado por eso y nunca lo haré".

El estudio

A principios de la década de los 40, Crawford dejó la MGM y firmó con la Warner, donde Davis llevaba una década trabajando. Dicen que, hartos de las exigencias y la actitud de diva la actriz, Warner fichó a Crawford para bajarle los humos a Davis. Pensaron que poniéndole una competencia amenazadora podrían meterle el miedo en el cuerpo. Joan pidió el camerino contiguo al de Bette, y no paró de enviarle flores y regalos con intención de estrechar su relación.

Muchos dicen que Joan, cuya bisexualidad era de sobra conocida en Hollywood, tenía interés en hacer algo más que las paces con Bette, pero ella, fue muy contundente devolviendo todos los presentes de su archienemiga. De hecho, Davis siempre estuvo convencida de que Crawford estaba colgada de ella, algo que encaja con una cita que el amigo y confidente de Joan, Jerry Asher, le adjudica a la actriz: "Franchot no está interesado en Bette, pero a mí no me importaría tirármela si me pillase de buen humor".

Puede que este fuese, además de su eterna rivalidad, el motivo por el que en 1950 Bette Davis rechazó interpretar junto a ella Sin reminsión, un drama carcelario al que se refirió como "una peli de bolleras".

Fotografía de estudio de Bette Davis en la década de 1930.

Las sobras de Bette, el Oscar para Joan

En dos ocasiones, un papel rechazado en primera instancia por Davis fue recogido por su archienemiga con el objetivo de alcanzar los Oscar. El primero fue el de Alma en suplicio, que le valió a la Crawford su único galardón de la Academia, y que dejó para la posteridad la foto en la que se lo entregaban en la cama.

Dos años después, Joan volvió a agenciarse un papel protagonista en El amor que mata, una película que originalmente iba a ser para Bette, y con el que se llevó una nueva nominación a los Oscar.

Bette Davis solía decir que "la señorita Crawford es una estrella de cine, y yo soy una actriz". Unas palabras que podrían haber estado motivadas por el resentimiento de dejar pasar dos papelones y ponérselos en bandeja a su némesis.

La guinda del pastel

En 1952, justo 10 años antes de acabar rodando juntas Qué fue de Baby Jane, Bette Davis llevó a cabo la jugada más bitchy y épica jamás imaginable: interpretar a la propia Joan Crawford en una película.

Lágrimas amargas es un drama sobre una actriz de capa caída que se aferra desesperadamente a una fama que hace tiempo que se le escapa. La historia fue escrita por Katherine Albert, que fue gran amiga de Crawford, después de que su relación se fuese a pique, y se inspiró en ella (con bastante saña) para desarrollar al personaje. Según dicen, Davis tardó entre poco y nada en aceptar el papel.

De izquierda a derecha, Bette Davis, JAck Warner (presidente en aquel entonces de los estudios Warner) y Joan Crawford.

La película

Y llegó Qué fue de Baby Jane. A pesar de décadas de enfrentamiento, fue Crawford la que convenció a Davis de que protagonizase con ella esa película. Se odiaban, se tenían una rabia cocida a fuego lento, pero al mismo tiempo se admiraban, y las dos necesitaban algo que reavivase sus comatosas carreras.

Davis aceptó con dos condiciones: quedarse con el papel de Jane y que el director, Robert Aldrich, le prometiera que no iba a acostarse con Crawford. "No es que me preocupara por su vida privada, ni por la de ella", dijo Bette, "pero no quería que tuviera un trato de favor con ella dándole más planos cortos".

El rodaje duró solo tres semanas (nadie quería poner un duro de más por dos estrellas marchitas), pero decir que fue intenso se quedaría corto. Como Joan era la viuda Alfred Steele, un alto ejecutivo de Pepsi, formaba parte del comité directivo de la empresa. Bette, solo por molestar, pidió que instalaran una máquina de Coca-Cola en su camerino.

En la escena en la que Jane golpea a Blanche (el personaje de Crawford), Joan pidió un doble de cuerpo porque no se fiaba de que Davis no le hiciera daño de verdad, y hay que decir que tenía sus motivos. Aunque le concedieron una doble, hay un primer plano en el que era necesario que apareciese ella. Davis le pegó tan fuerte en la cabeza que, según dicen muchos, Crawford necesitó que le diesen puntos, aunque Davis siempre ha insistido en que "apenas la tocó".

Pero Crawford tuvo su revancha. Cuando llegó el momento de grabar una escena en la que Jane arrastra el cuerpo de Blanche, Crawford — que sabía de los problemas de espalda de su némesis — hizo lo todo lo que pudo por pesar más (algunos dicen que con piedras en los bolsillos, otros que con un cinturón con pesas...) además de estropear deliberadamente varias tomas para tener que repetirlas alargar un ratito más la agonía de Bette.

Discutieron por su salario, por sus planos y por todo lo imaginable. Cada noche acribillaban al director con llamadas de teléfono quejándose la una de la otra, volviéndole loco a él mientras se volvían locas entre ellas. Por si fuera poco, los capos de la Warner, buscando aumentar la expectación para la película, metieron cizaña entre ellas y removieron sus inseguridades para que fueran la comidilla de la prensa hollywoodiense.

Imagen de la película Qué fue de Baby Jane.

La Gala

La tensión no acabó después de terminar el rodaje ni mucho menos. En 1963, Davis era la preferida para ganar el Oscar a mejor actriz. A Crawford le hirvió la sangre no haber sido nominada, así que, además de una campaña brutal contra su compañera, se guardó un as en la manga.

Crawford habló con varios nominados que ese año no podrían asistir a la gala para ofrecerse a recoger el Oscar en su lugar. Así que, cuando nombraron a Anne Bancroft como mejor actriz, Crawford se levantó y subió al escenario a por su estatuilla y posó con ella mientras miraba a Davis, que no podía dar crédito a lo que estaba pasando.

El final

Bette y Joan tenían mucho en común, incluyendo unas hijas que escribieron libros explicando lo horribles que fueron como madres. Después de la muerte de Crawford en 1977, Davis le sacó la cara públicamente en una entrevista demostrando que, por encima de todo, ambas fueron siempre grandes señoras, y grandes profesionales.

"No fui una gran fan de la señora Crawford pero, bromas a parte, siempre he respetado su talento. Lo que no merecía es ese detestable libro escrito por su hija... Hacer algo así a alguien que te salvó de los orfanatos, de las casas de acogida y quién sabe qué mas. Si no le gustaba la persona que eligió ser su madre, era adulta y podía elegir su propia vida".

Al final, la grandeza siempre reconoce la grandeza. Además, el odio entre ellas nunca fue pueril o infructuoso. Y es que , ¿hubiese sido Qué fue de Baby Jane el peliculón que es si su animadversión no hubiera sido real? Quizá, ellas siempre lo habían sabido.

Bette y Joan en 1964.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar