Cultura

La primera película de Trump en la Casa Blanca trata de viajeros: 'Buscando a Dory'

¿Ironía?

Después de vetar a más de siete países musulmanes los viajes a Estados Unidos, de suspender la acogida de refugiados durante 120 días y de los sirios indefinidamente, Donald Trump vio Buscando a Dory.

El presidente de Estados Unidos escogió proyectar esta película en la Casa Blanca a las 15:00 horas de la mañana siguiente a aprobar la medida. Mientras las redes sociales ardían y las protestas se propagaban por todo el globo, en el hogar de Trump reían mientras veían a Dory hablar en balleno.

La práctica no es extraña en el hogar del presidente. Las productoras suelen poner a su disposición tanto nuevas películas como viejos clásicos que los habitantes de la casa pueden disfrutar tranquilamente.

Desde 1915, cuando se proyectó El nacimiento de una nación, cientos de filmes han sido vistos por los mandatarios en su sala de proyecciones. Y, de hecho, ya se ha confirmado el próximo largometraje que verá Trump: ¿Tenía que ser él?, de Bryan Cranston y James Franco.

 

No obstante, que en un momento tan polémico el magnate haya escogido ver una película de animación que trata, precisamente, sobre viajeros, no ha sido plato de buen gusto para mucha gente.

Algunos han calificado de irónica su elección, ya que habla de un viaje que hace la protagonista para encontrar a su familia, algo que ha impedido a muchos inmigrantes con su reforma. Y también han destacado su relación con Dory, ya que “ambos parecen tener déficit de atención”.

Ellen DeGeneres, la actriz de doblaje del personaje principal, no ha dicho nada al respecto, si bien ha publicado dos tuits en los que critica la medida de Trump:

“Para mí, América es grande gracias a todas las personas que han venido aquí. No a pesar de ellas”.

“PD: Mis abuelos eran inmigrantes. La mujer que me está haciendo ahora mismo una pizza es musulmana. Y les estoy agradecida a todos ellos”.

Para calmar un poco el asunto, el secretario de prensa de la Casa Blanca, Sean Spicer, ha asegurado en Twitter que “en realidad, el presidente solo pasó 60 segundos para dar la bienvenida a las parejas e hijos de los empleados de la Casa Blanca. Luego volvió a trabajar”.

Haya estado o no en el pase, queda claro que, cuanto menos, no le importaban en absoluto los mensajes críticos que estaba recibiendo en ese momento.

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar