Cultura

Cómo el tormentoso comportamiento de Johnny Depp afectó al rodaje 'Piratas del Caribe'

Impuntualidad, borracheras, peleas, paparazzis... el equipo de la película ha hablado sobre cómo el complicado momento por el que pasaba el actor afectó al rodaje de la nueva entrega de la saga

Johnny Depp lleva décadas siendo uno de los actores que más titulares protagoniza. Antes, gracias a su carisma, firmeza o versatilidad. Ahora, por culpa de sus polémicas maritales, sus fracasos fílmicos y su crisis financiera.

Al parecer, durante los últimos años se ha gastado 2 millones de euros mensuales ( 5 de ellos en un cañón con el que lanzar al cielo las cenizas del escritor Hunter S. Thompson y otros tantos en vino), una situación que le ha llevado a poner una demanda multimillonaria contra sus antiguos mánagers, quienes creen que el actor “tiene un serio problema”.

Pero aún más ha parecido afectarle su divorcio con Amber Heard, la actriz de Aquaman que incluso denunció al actor por un supuesto maltrato físico el pasado año.

Entre unos y otros problemas, Depp ha pasado de ser una de las mayores estrellas de la industria al protagonista de sus últimos mayores fracasos. Así que, desde los encargados de distribuir Piratas del Caribe: La Venganza de Salazar, están muy preocupados. Hace ya seis años que se estrenó la cuarta entrega, y desde entonces todo ha ido cuesta abajo.

El productor Jerry Bruckheimer ha hablado con The Hollywood Reporter y ha revelado que, efectivamente, la presión que Depp estaba viviendo se reflejó en el set de la película:

“Hay que entender que ese tipo de presión que estaba sufriendo Johnny le afectó mientras estaba en Australia. Había muchos camiones de medios de comunicación esperándole en su puerta. Inventaron muchas cosas sobre él. Por ejemplo, que Johnny había tenido una pelea en el set y habíamos vuelto a EEUU, algo que leímos mientras estábamos en su camerino”.

Lejos de criticarle, Bruckheimer cree que “nadie debe subestimar la pasión y el compromiso de Johnny a este personaje y la franquicia”. Sin embargo, otras fuentes anónimas contactadas por THR confirman que los problemas no solo venían de la presión que sufría por los medios. Según sus declaraciones, su consumo de alcohol había sido muy preocupante durante algunos días de rodaje, y las peleas con Amber Heard (tanto a gritos como físicas) también estaban a la orden del día.

Pero lo que más destacan es su impuntualidad.  “No es una persona que suela madrugar”, bromea una de las fuentes contactadas. “Cuando se despertaba y encendía la luz, alguien llamaba al productor y a los directores, diciendo que ya se estaba preparando. Incluso tenían un código especial para estos casos: ‘El águila ha aterrizado’. Johnny no tenía ni idea de lo que estaba ocurriendo”.

No obstante, una vez llegaba y comenzaba a relacionarse con la gente, todos afirman en que se comportaba de manera encantadora. “Es el yin y el yang”, afirman.

Vía Giphy

El mayor problema llegó un día en el que, contra todo pronóstico, se amputó parte de un dedo. “Fue bastante serio”, comenta Buckheimer, quien reconoce que el accidente retrasó un poco los rodajes. Muchos de los medios dijeron que se lo cortó durante una disputa entre él y Amber Heard. Ella misma reconoció que, mientras estaba borracho en un brote de ira, comenzó a romper botellas de cristal y con una de ellas se cortó.

Por su parte, Buckheimer quita hierro al asunto diciendo que no lo sabe con seguridad: “Se pilló el dedo con la puerta de un coche o en una puerta giratoria. He escuchado un par de versiones así”. Sea como fuere, al tardar más de 24 horas en acudir a urgencia, al final tuvieron que sustituir la parte que le faltaba.

¿Afectará todo este lío a la saga que más alegrías le ha dado? De momento, los implicados en La Venganza de Salazar parecen preocupados. Pero hasta el 26 de mayo no podremos saberlo.

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar