PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Culture

La lucha de los colores: la última y (estrambótica) polémica que nos deja el 2016

H

 

Había una vez dos artistas que lucharon entre ellos por el monopolio de dos colores: el rosa más rosa y el negro más negro... ¿Lo mejor? La historia aún no ha acabado

silvia laboreo

29 Diciembre 2016 14:35

Lo mejor de Internet es que todos los conflictos, riñas de egos y polémicas que antes nos guardábamos para nosotros y no tenían la menor transcendencia, ahora se prodigan en público para quien quiera disfrutarlos. Podemos ver en directo la destrucción de la cúpula de Podemos, el nuevo beef de este o aquel rapero o el último linchamiento masivo en Twitter a ese político que se fue de la lengua.

Cómodos en el sofá, con palomitas y un dedo en el f5, para ir actualizando si se tercia.

Sin embargo, hay una disputa que ha ganado sobre las demás. Una discusión que ha sobrepasado el nivel medio de grandeza en Internet. Una polémica cuyos protagonistas no son humanos.

La última pataleta online la han protagonizado... dos colores. Sí, COLORES. En concreto, el negro más negro y el rosa más rosa. Detrás de esos colores se esconde un pique entre artistas que comenzó en febrero de este año y que estos días ha vivido sus últimos episodios.

Coge asiento y prepárate para disfrutar de la guerra más ridícula de 2016.



Todo empezó, como ya decimos, en febrero de este año. El famoso escultor Anish Kapoor decidía comprar los derechos del Vantablack, un pigmento conocido por ser el negro más negro del mundo.

El Vantablack está formado por pilares de nanotubos de carbono que, según sus creadores, atrapan el 99,96% de la luz. Es tan oscuro que ni siquiera se aprecian sus bordes. Kaapor se agenciaba por una cantidad hasta ahora desconocida los derechos exclusivos de Vantablack S-VIS, la única versión del material que puede aplicarse como si fuera una pintura.

Tras la compra, Kapoor se convirtió en la única persona del mundo autorizada a utilizar ese material con fines artísticos. Y estalló la guerra.

Muchos artistas denuncian que este monopolio de los colores no es justo y exigen que Kapoor comparta el Vantablack. El hashtag #SharetheBlack comienza a inundar internet y se arma la de dios dentro del mundo del arte.

Además, el propio Kapoor sube una reveladora foto a Instagram. La foto de la victoria. O de la provocación.


Kapoor Black

Una foto publicada por Anish Kapoor (@dirty_corner) el


Con intenciones de calmar el temporal, la empresa creadora del color, Surrey NanoSystems, entra en la batalla. Según sus responsables, Vantablack requiere introducir los objetos a pintar en un reactor de plasma que se encarga de la cobertura de nanotubos. Es decir, no es para “cualquiera”. Debido a que es muy complicado utilizarlo correctamente, la compañía decidió dar en exclusiva la formación requerida para su uso al estudio de Kapoor. Una explicación que, por supuesto, no convenció a los artistas indignados.

Como todo buen antagonista, Kapoor necesitaba alguien que le hiciera frente de la forma más directa. Y ese alguien se llamaba Stuart Temple.

Este artista británico decidió crear The World’s Pinkest Pink. El Rosa más rosa, un pigmento “exclusivo” que puso a la venta en su página web.



El pigmento es barato, 4,95 dólares por 50 gramos de producto, y accesible para todo el mundo. Menos para una persona. A la hora de adquirir el producto, Temple establece como condiciones legales para la venta una única cosa:

“Al agregar este producto al carrito usted confirma que no es Anish Kapoor, que no está de ningún modo afiliado a Anish Kapoor y que no va a comprar este artículo en nombre de Anish Kapoor o de ningún asociado de Anish Kapoor. Según su leal saber y entender, esta pintura no llegará a las manos de Anish Kapoor”.

VAYA. Parecía que Kaapor iba a probar de su propia medicina... aunque esta fuera de un brillante color rosa.

O eso creía el iluso de Temple. Como todo buen villano, Kapoor se tenía guardado un as en la manga. Aunque más bien era un corte (de mangas).

El prestigioso escultor publicaba hace seis días en su Instagram esta provocadora imagen.


Up yours #pink

Una foto publicada por Anish Kapoor (@dirty_corner) el


Una peineta rosa, para todo aquel que dudara de su poder.

Temple le devolvió la pelota y publicó este vídeo en el que pedía “Paz y #ShareTheBlack".


peace!!!! ?????? & ???? #sharetheblack

Un vídeo publicado por Stuart Semple (@stuartsemple) el


Y denunciaba en The Creators Project la situación: "Es obviamente muy decepcionante que Anish haya cogido ilegalmente la pintura más rosada del mundo". Además, pedia que saliera a la luz la persona que le había dado el pigmento al escultor

Por suerte, Temple tiene aún en su poder algo que Kaapor no puede poseer. "Afortunadamente no ha conseguido poner sus manos en el brillo más brillante del mundo". Temple se refiere a Diamond Dust, un pigmento brillante que lanzó al mismo tiempo que el rosa más rosa del mundo.

El color se encuentra disponible con las mismas restricciones que el Rosa y Temple vuelve a pedir a los compradores que no lo compartan con el escultor avaricioso.



Por el momento, el aviso parece que ha funcionado y las manos de Kaapor siguen limpias de purpurina.

Seguiremos informando.

share