PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Culture

Esto es lo que pensamos algunos redactores de PlayGround sobre el vídeo queer de C Tangana

H

 

¿Genialidad u oportunismo?

PlayGround

22 Junio 2017 19:14

Hace pocos días C Tangana concedió una entrevista a la Cadena Ser que dejó a todo el mundo bastante noqueado. La cosa empezó bastante mal: con el cantante decidiendo qué preguntas iba a contestar y cuáles no. El formato absurdo de la entrevista, tipo "juego de la botella", no acompañaba para tomarse demasiado en serio las cosas. ¿El highlight?



¿Tu te consideras machista?

Yo no. Yo no me considero machista.

¿Feminista?

No. Yo soy transexual.

A partir de ahí, la cosa degenera –“las ideas sobre masculinidad y feminidad que tiene España me comen el coño actualmente”–, con el cantante incurriendo en la autoparodia – “espero que me acepten por ser transexual y no tener problemas con eso”.

Mientras toda la escena se sonreía con malicia, pensando que Pucho la había cagado, y que la había cagado hasta el fondo, hoy el cantante publica este videoclip.

Pop Ur Pussy, que así se llama el tema, viene acompañado de un vídeo que firma el colectivo queer El Palomar. En la pieza, aparecen las actrices de género no binario Rui Ho, Negroma, Nikita Wolfe y Virginia Rovira, dándole una dimensión nueva a la letra de Pop ur Pussy.

Además, en la descripción del vídeo, Tangana enlaza una entrevista con las componentes de El Palomar, en un texto que da, si cabe, una vuelta de tuerca más a toda esta polémica. Podéis leerlo haciendo click aquí.

¿Manifiesto pro-queer? ¿Apropiación indebida de un colectivo al que no pertenece? ¿Bodrio sin paliativos o obra maestra premeditada?

Estas son las impresiones que Pop Ur Pussy han suscitado en la redacción de PlayGround.

**

Como era de esperar, ese despropósito de entrevista que le hicieron en La SER no era más que otra pieza de su plan de marketing. Pero su mercadotecnia, te guste más o menos, nunca es vacía. Su último truco ha servido para introducir la cuestión del género no binario a los jóvenes de la generación trap. ¿Oportunista? Puede. ¿Artificial? Qué no lo es en el pop. ¿Tramposo? No creo.

C Tangana cree que la cuestión del género es algo de lo que debe hablarse en 2017 y, asumiendo que él no tiene la potestad suficiente para hacerlo, ha preferido hablar a través de las creaciones de un colectivo trans. Por el camino, les ha dado una notable exposición entre un público en su mayoría muy heteronormativo. El vídeo no solo está firmado por Equipo Palomar, sino que está hospedado en el canal de YouTube del colectivo e incluye una conversación con ellas en la que es él quien hace las preguntas. Es decir, es una colaboración que va más allá de unos créditos.

Creo que todo ello, además, acaba poniendo en evidencia la manera de abordar las cuestiones de género de los medios hegemónicos. Cada vez tengo más claro que fue él mismo quién pidió expresamente a Sony una entrevista con ese programa. Más allá de gustos musicales, ojalá todos los artistas nacionales con vocación mayoritaria midieran tanto sus pasos. El mainstream español sería un lugar infinitamente más interesante.

Franc Sayol

**

A mí su discurso y vídeo queer friendly, su entrevista con el colectivo El Palomar, su participación en el Orgullo, me resultan poco creíbles e impostadas. Apropiarse del término, vaciarlo de significado (sigue sin tener ningún sentido la frase "yo no soy machista ni feminista, soy transexual") creo que es perfecto a nivel comercial, pero que hace un flaco favor al colectivo trans. Bueno, aquí estará bien que hablen y opinen ellxs. 

Por otro lado: creo que esa entrevista deja en evidencia el ridículo de cierta parte de la prensa musical en muchos de los medios hegemónicos (falta de documentación, formatos absurdos, preguntas básicas sobre cuestiones de género en busca del clic...). Pero aún así no veo que ese sea un pretexto para que un tío decida las preguntas que quiere contestar o falte directamente el respeto. Ahí hay además un componente de género considerable. La entrevistadora era una mujer y eso importa mucho. Por eso mismo me parece simplemente oportunista lo que ha venido después.

Para mí se apropia del discurso queer para mantener a cierto público, pero para nada más. No me creo a una persona que se supone "da voz" a lo trans o al no binarismo de género, pero que no es capaz de tener un discurso mínimamente pensado o responsable. Yo no le pido nada académico, pero sí un poco de responsabilidad. Sus canciones, eso sí, las seguiré bailando.

Anna Pacheco


Imagen vía Youtube


**

¿Tiene algo de oportunista? Seguro. ¿Están los artistas y otros colectivos apuntándose al carro/moda de las minorías y sacando rédito? Sin duda. Pero al final, puestos a elegir, prefiero un capitalismo inclusivo que uno retrógrado, homófobo y machista. También creo que no se puede exigir que todos los artistas tengan el guión aprendido y sepan en cada momento ser respetuosos con todos los colectivos, porque el proceso de visibilización y concienciación está sucediendo ahora, está vivo. En ese sentido, y yo creo que el vídeoclip lo demuestra, C.Tangana demuestra una inquietud por aprender, incluso con autocrítica. Que entreviste a transexuales para preguntarles qué le ha parecido su aportación en la entrevista me parece un gesto genial, de intentar aprender y, claro, también apuntarse un tanto de puertas afuera.

German Aranda

**

A mí me ha molado porque le ha quitado mucha seriedad a un asunto que se había convertido en un alambre de espino. Aunque es evidente que se hace el tonto, igual lo único que hace es ponerse en la piel de sus seguidores, que probablemente estén menos informados sobre estos términos que él mismo. Cuando les dice "¿guapos o guapas? ¿cómo debería llamaros?" es una obvia provocación, porque él sabe cómo debería llamarles. Pero es una pregunta muy lógica que todo el mundo que no tiene ni idea de transexualidad se hace a diario, así que lo afronta a la cara para que sean ellas mismas quienes digan cómo tienen que ser tratadas. En general, creo que su única intención es rebajar todo el aire de corrección política que ha surgido en torno a estos temas para dar un paso más. Se puede volver a bromear con estos temas, pero desde el respeto, olvidando que antes se utilizaban en chistes de Bertín Osborne y normalizando al máximo su situación. Al final, si te tomas como una puñalada cualquier mínimo ápice de transfobia (y similares), no logras avanzar hacia su normalización.

Juan Carlos Saloz


Imagen vía Youtube


**

Yo creo que, a diferencia de aquello que decía Kase O de “sólo me dejo ver de lejos para que se me imagine”, a C Tangana le gusta o quizás no le gusta, pero sabe que es lo que tiene que hacer para que hablen de él la idea de dar pinceladas sobre su figura. Tipo romántico (CHITO), narcisista (Lo hace conmigo), ambicioso (Espabilao)… y cada uno de los pasos que da están encaminados hacia eso. A añadir una etiqueta más. A forjar una imagen estereotipada de sí mismo. Sin embargo, en esta ocasión ha sido de forma torpe y artificial.

Alberto del Castillo


**

Creo que este movimiento de entrevista+viodeoclip viene a reafirmar lo que ya se le intuía: no tiene pudor moral. Ayer se definió transexual y hoy saca el vídeo a favor de la causa queer porque le gusta jugar al ratón y al gato con los periodistas, porque sabe que eso vende más que cualquier anuncio. En resumen: porque le pone. ¿Es Tangana un activista? No lo creo. ¿Está ayudando a visibilizar la causa trans? Para nada, está ayudando a visibilizar su virtuosismo marketiniano. La temática LGTB es una excusa muy oportuna.

Claudio Moreno

**

Viendo el movimiento como un todo –entrevista en la SER, Pop Ur Pussy, entrevista a El Palomar–, lo que no se puede negar es que unas piezas han resignificado a las otras. Lo de la SER, la forma en que Tangana le aguanta la mirada a Elisa Muñoz tras decirle que es transexual, ahora es un happening de alta comedia. El problema es cuando, para hacer un happening, acabas frivolizando a una comunidad tan maltratada como la trans. O pegándole a alguien, para luego cantar sobre ello.

El videoclip de Pop Ur Pussy, por otra parte, sirve para dar cobertura ideológica a la boutade de Tangana en La Ser. La canción, por sí misma, sería irrelevante; pero el vídeo proyecta en ella cosas que, como mínimo, Pucho no había explorado antes. Que se comunique desde el canal de El Palomar, y no desde el suyo –o desde el de Sony–, deja patente que C Tangana solo quiere parecer subversivo de cara a uno de sus públicos –el que va a verlo al PS y al Sónar.

Pop Ur Pussy difícilmente llegue a mi prima de 16 años con la fiereza que le llegó Antes de morirme o Mala Mujer. La música de Pucho es transversal, y él, en la medida que puede, ha sabido dispensar a sus fans una atención personalizada –trabajó en telemarketing, me dicen.

¿Sirve todo esto, al menos, para visibilizar a un colectivo en riesgo? Habría que preguntarle a dicho colectivo; ver si que El Palomar valide a C Tangana legitima al cantante para definirse como 'trans'. Para mí, desde una perspectiva cis, no: no lo hace. Pero quizás lo interesante sería, precisamente, escuchar a gente de perspectiva no binaria y sin relación alguna con él.

Ver si el emperador va desnudo –y, como dice, tiene coño.

Víctor Parkas

share