Cultura

La gente está ridiculizando este “esperpéntico” tributo floral a Diana de Gales

¿La anti-Diana?: medio bizca, borracha y con una sonrisa algo desencajada

Imagen vía Chesterfield Council

La intención es lo que cuenta. O eso dicen. Los vecinos de municipio de Chesterfield, de unos 70.000 habitantes, querían rendir tributo a la princesa Diana de Gales para conmemorar los 20 años del trágico accidente. Pero algo se torció por el camino, la obra que ellos proyectaron en su mente (una Diana rubia, sonriente, refinada) se convirtió en una cosa deforme, con una sonrisa algo creepy y con cincuenta copas de más.

Es algo así como la anti-Diana. ¿O es la mejor versión que hemos visto hasta la fecha?

La obra está formada a partir de pétalos de hojas y otros elementos naturales, una técnica ancestral que es muy popular en algunas zonas rurales de Gran Bretaña. Cada año, voluntarios de Chesterfield y otras regiones realizan decoraciones florales como parte de una ceremonia asociada al culto de las divinidades. Es parte de su tradición, así que decidieron hacer lo propio coincidiendo con el aniversario de la muerte de la princesa.

El homenaje a Diana de Gales en Chesterfield

El propio ayuntamiento publicó un post en Facebook para difundir la obra, pero la publicación se llenó de comentarios irónicos que tachaban la obra de "horrorosa" y completamente "esperpéntica". En el peor de los casos, algunos, los más exagerados, creen que ataca e insulta a la corona y a la familia real.

Sea como sea: el ayuntamiento de Chesterfield se ha visto forzado a salir en defensa de la obra — sí, no debe ser agradable tener que defenderla— y ha recordado que se trata de una obra realizada por 14 voluntarios. También ha recordado que toda producción artística provoca reacciones y esta no es una excepción.

“Esta ceremonia floral está pensada para atraer a visitantes y si esta publicidad anima a traer a más visitantes, esto es algo positivo para Chesterfield”, recuerda la publicación del Ayuntamiento.

Y oye, probablemente tengan razón, y probablemente esos 14 voluntarios hayan desafiado, sin quererlo, a la imagen idealizada que estamos acostumbrados de Diana, rubia y espléndida, con sus dos hijos y el príncipe Carlos de Inglaterra. Pero todo el mundo sabe, en realidad, que la princesa de Gales trató de suicidarse en varias ocasiones, atravesó varias fases depresivas y sufría bulimia.

Quizás este extravagante mural se acerque algo más a la profunda tristeza de sus últimos días.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar