PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Culture

La genial respuesta de Ursula Corberó a Cuore demuestra que las cosas están cambiando

H

 

La revista insinuó que la actriz estaba embarazada...

anna pacheco

17 Mayo 2017 17:16

La actriz Úrsula Corberó no está embarazada. No, no lo está, por mucho que la revista Cuore se empeñe en anunciarlo en portada. La actriz, de 27 años, rebatió a la revista a través de una ingeniosa respuesta en Instagram que no ha tardado en hacerse viral. “Sí, estaba embarazada de una hamburguesa Gourmet y unas patatas fritas con mayonesa. Pero ya parí y el postparto ha ido de maravilla. Gracias”.

Las revistas del corazón analizan permanentemente el cuerpo de la mujer: esto lo sabemos. Recordemos que esta misma publicación, por ejemplo, es conocida por clasificar algunas de sus fotos en “AARG” y “¡GUAU!” de acuerdo a sus criterios estéticos. AARG: la celulitis. GUAU: un culo prieto. Así de simple. Son sus reglas. Otros titulares como “Paliduchas”, “Lo peores culos del verano” o “Todas tenemos piel de naranja” son un buen ejemplo del tipo del tipo de contenido, supuestamente femenino, que encontrarás entre sus páginas.

“Hay una ausencia total de perspectiva de género en el periodismo. Desde la prensa deportiva, hasta la política o la economía. Obviamente la prensa del corazón no está exenta, forma parte de esta misma maquinaria”, subraya Isabel Mastrodomenico, experta en igualdad y género en los medios de comunicación.

De ahí que, a veces, acabemos naturalizando este tipo de información casi sin cuestionarnos nada. ¿Que dice Cuore que Úrsula Corberó tiene “todos los signos que delatan que está embarazada” porque tiene las manos reposando sobre su vientre? Venga, vale, nos lo tragamos. O nos lo tragábamos antes.

La respuesta de Úrsula Corberó con la foto modificada en un Stories de Instagram

 

La respuesta activa de Úrsula Corberó, sin embargo, marca en cierto modo un punto de inflexión. La respuesta no solo es genial por mordaz, sino porque además se atreve a cuestionar un tipo de publicaciones tremendamente machistas y que, hasta ahora, pasaban bastante más desapercibidas. Pero algo está cambiando: “Este comentario hace 15 años la persona en cuestión no lo habría contestado o lo habría desmentido de otra forma. A día de hoy resulta que ni las receptoras ni lectoras de las noticias nos tragamos eso”, sugiere Mastrodomenico. Para esta experta, los medios de comunicación hegemónicos se niegan a aceptar que su modelo es “caduco”.

El modelo de la prensa del corazón pone en el foco en la vida íntima de las celebrities y famosos y lo hace juzgando constantemente la apariencia física de la mujer: estas revistas cosifican a cada rato, desmenuzan nuestros cuerpos y los vacían de valor. Nos clasifican en función de lo que ellas consideran estético y lo que no, bello o no. Y destacan lo que consideran interesante, relevante, en torno la vida de una mujer. ¿Estará embarazada? ¿Se habrá casado? ¿Tendrá un nuevo novio? Todo ello fomentando estereotipos machistas.

“Los medios se resisten a entenderlo, pero esto ya no funciona. Para mí la cobertura de los juegos olímpicos marcaron un precedente. Se comunicaron igual que siempre, eran machistas como todos los años, pero se hizo patente que la ciudadanía ya no reacciona de la misma forma y lo denunció a través de las redes sociales. Tener un canal de denuncia es fundamental”, explica la experta quien, además, imparte charlas y cursos a través de la agencia Comunicación y género para aportar una visión de género a los profesionales de la comunicación.

Pese a que la prensa rosa experimenta un ligero declive, tal y como señala este artículo reciente de El País, aún acumulan una cantidad importante de lectores. Según el último Estudio General de Medios, la revista de estas características más vendidas es Pronto, con 2.867.000 ejemplares; seguida de ¡Hola!, con 2.217.000 ejemplares.

Con las revistas del corazón, además, hay un problema doble de género en cuanto a la perpetuación de estereotipos. “Es un pez que se muerde la cola". Esta información estereotipada es consumida por lectoras que, a su vez, mantienen vivos esos mismos estereotipos. 

Que estos contenidos sean escritos y consumidos normalmente por mujeres tiene que ver, además, con el hecho de que las mujeres se han construido, históricamente, a través de las miradas de los hombres. Esa idea de que las mujeres solo pueden hablar de temas banales o estéticos y que los únicos intereses de las mujeres son la maternidad, la familia, estar guapas...”,  apunta.

Sin embargo, la experta arroja un poco de luz: “Con la publicidad está mejorando: las marcas se han dado cuenta que hacer contenidos machistas les penaliza, así que se están reeducando. Con los contenidos, o la información, tenderá a pasar igual, hay que informar de forma responsable y los medios de comunicación se tienen que dar cuenta de eso...”, concluye.



share