PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Culture

La trágica historia del creador del personaje más carismático de 'Guardianes de la Galaxia'

H

 

Bill Mantlo fue un talento poco reconocido. Luego, un trágico accidente cambió su vida

Juan Carlos Saloz

05 Mayo 2017 17:59

Vía Flipboard

Si algo ha conseguido el cine actual de Marvel es traer de vuelta a personajes que habían quedado olvidados. A principios de siglo, nadie imaginaba que Iron Man sería una de las figuras más importantes de la editorial hoy en día. Y mucho menos que los Guardianes de la Galaxia, un grupo cuyo éxito tampoco se había materializado demasiado en los cómics, protagonizaría dos de las películas más taquilleras de la década.

En este último grupo han surgido personajes que se han hecho con el corazón del público desde sus primeras escenas. La frase “Yo soy Groot” se ha hecho mítica entre los marvelitas, y Rocket Raccoon se ha ganado el puesto de mejor animal antropomórfico del cine actual.

Pero, detrás de este mapache con mala leche y mucha cara dura, se encuentra una triste historia sobre el reconocimiento artístico y la fragilidad de la vida. La historia de Bill Mantlo, su creador.

Muy pocos reconocen el nombre del creador de este personaje. No obstante, no solo ha creado a Rocket, sino también a los famosos Cloak & Dagger, que ahora han recibido una serie propia de la que ya podemos ver el tráiler:


No obstante, su poco reconocimiento no sorprende a nadie. Cuando Mantlo comenzó a trabajar en la editorial en los años 70, la industria del cómic estaba dirigida en exclusiva a niños y viejóvenes que no querían pasarse a otro tipo de lectura. De este modo, cada mes tenía que trabajar en cinco o seis series de 22 páginas, por un sueldo ínfimo y sin contar con la propiedad de su obra.

Por más que sus personajes consiguieran tener cierta relevancia, a Mantlo no le pertenecía nada de aquello. Solo cobraba lo que Marvel estaba dispuesto a darle. Y no era demasiado.

Aun así, la creatividad y la velocidad con la que trabajaba le convirtieron en una figura importante para el cómic de la época. Cada vez tenía más trabajo, llegando a crear hasta 65 títulos de géneros tan distintos como el kung fu o el terror.

Sin embargo, Mantlo estaba harto de no poseer los derechos de sus obras, de forma que se enroló en un sello de Marvel cuyos proyectos pertenecían a los creadores. Con este selló creó Swords of the Swashbucklers, un cómic sobre piratas espaciales. Pero fue un absoluto fracaso.

Vía ksr-ugc.imgix.net

Tras este error, su relación con Marvel se fue deshaciendo, y acabó por dejar la editorial para trabajar en la Sociedad de Ayuda Legal. Mientras tanto, realizaba algún proyecto con su anterior competidor: DC Comics.

Mantlo nunca abandonó la lucha legal contra Marvel, a quien exigía los derechos intelectuales de sus principales obras. Pero cuando esto comenzó a llegar con la creación de Image Comics en 1992 –una editorial de superhéroes cuyos personajes pertenecían a sus creadores–, el autor ya no podía seguir en la industria.

Ese mismo año, Mantlo salió del trabajo un viernes y se dispuso a patinar por la carretera, como solía hacer los fines de semana. Pero un coche apareció de repente, atropellándole para después darse a la fuga. Según dijo un testigo, se golpeó contra la luna del coche para después caer rendido en la acera.

Vía Sean Paune

En el accidente sufrió un gravísimo traumatismo craneoencefálico y lesiones cerebrales que le alejaron de los cómics para siempre. Después de dos días en coma, Mantlo comenzó a recuperar sus funciones más básicas, pero no habló durante cinco meses. El autor fue de hospital en hospital y, desde 1995, está hospedado en el centro de rehabilitación Queens Nassau, donde las enfermeras y sus familiares más cercanos le cuidan.

Su familia no abandonó la lucha legal que en la que llevaba inmersa años, siguiendo precedentes como los de Jack Kirby (cocreador de Hulk, Thor y Los 4 Fantásticos), cuyos herederos batallaron por sus derechos hasta 2014.

En el caso de Mantlo era más complicado, pero cuando Disney compró los derechos de Marvel y anunciaron la inclusión de Rocket Raccoon en Guardianes de la Galaxia, pagaron una importante suma de dinero a la familia para que pudieran seguir ayudandole.

Ahora, el hermano del autor, Mike Mantlo, ha querido agradecer el apoyo recibido tanto por los fans como por la comprensión de la empresa con una columna especial en The Hollywood Reporter y una entrevista para Quartz.

Puede que Bill Mantlo nunca vuelva a ser lo mismo después del trágico accidente que sufrió. Pero su esfuerzo como el “escritor de segunda” que se habían empeñado en que fuera, se mantendrá en la memoria de millones de personas gracias a personajes imposibles de olvidar.

Vía Uproxx

share