Cultura

La gente está escandalizada con esta guía para el sexo anal de una revista juvenil

¿Por qué hay que asustarse de que los jóvenes tengan información?

Vía Teen Vogue

El portal juvenil Teen Vogue perseguía, en principio, un noble fin: hablar sin tabús del sexo anal explicado en un lenguaje divulgativo y adaptado al público de esta publicación, es decir, a un público adolescente.

“Tener información no está de más”, aportaba el artículo. “Es importante que hablemos de todos los tipos de sexo ya que no todo el mundo se conforma con el clásico pene en la vagina. Tanto si te gusta la clásica penetración, como si tienes curiosidad por probar cosas nuevas, esta guía es útil para aprender”.

En la guía figuran dos diagramas que representan los genitales masculinos y femeninos y el texto comienza con una breve introducción sobre el sexo anal y sus orígenes. El tono es completamente pedagógico con la intención de acercar un tipo de sexualidad sin tapujos.

“Por supuesto hay mucha información sobre el sexo anal en internet, pero la mayoría es porno o anuncios de personas que quieren probar la experiencia. ¿Qué pasa con los adolescentes? ¿Qué pasa con los jóvenes LGBTQ que tienen que hablar de esto por su salud sexual?”.

La guía hace un repaso sobre las cosas básicas necesarias para contraer una relación de este tipo: ganas, consentimiento, relajación, lubricante, confianza, etc. En principio: nada escandaloso. Sin embargo, las reacciones no han tardado en aparecer. Y hay incluso un hashtag que clama por su boicot #boycottTeenVogue.

Algunos usuarios tachan el artículo de excesivamente “liberal” o “progresista” y también de “inapropiado” para un público tan joven. Acusan a la publicación de pretender aleccionar a los y las jóvenes para que se sodomicen a edades demasiado tempranas. Otros usuarios en Twitter afirman que van a cancelar la suscripción de Teen Vogue para que sus hijas no puedan acceder a ese contenido.

Imagen vía Teen Vogue

El portal cristiano The Stream ha escrito una crítica a la guía en la que aseguran que el artículo normaliza y glorifica como algo natural la práctica más común en las relaciones homosexuales. Además: también acusa al artículo de enseñar a las chicas jóvenes a ser sumisas. “Les está enseñando que cualquier hombre, de una forma muy peligrosa, puede someterlas para su placer y satisfacción”.

El primer argumento —ese de que el artículo alienta a los gays a practicar sexo— es, por supuesto, aberrante. Sin embargo, el segundo sí que confluye con otras críticas que también le han llegado al artículo desde una lógica más feminista.

Independent ha criticado que la publicación ha eliminado el clítoris en el diagrama del cuerpo femenino y que, de alguna forma, el mensaje que difunde es que las chicas tienen que ser complacientes con sus parejas en detrimento del placer propio. También se fija en que el artículo describe a las mujeres como “no poseedoras de próstata”, algo que es directamente falso. Las mujeres claro que tenemos próstata y, de hecho, su estimulación es básica para la eyaculación femenina (o squirting).

Sorprende esta resbalada de una publicación como Teen Vogue, que tiende a publicar contenidos inclusivos y responsables y con cierta perspectiva de género y LGBTQI para la comunidad adolescente. Algo muy poco frecuente. 

Lo cierto es que, a medida que avanza, el artículo se queda corto: más allá de las pifiadas sobre nociones básicas de sexualidad femenina también se echa de menos un poco de dedicación a cómo estimular las zonas sensibles de la mujer (por ejemplo: clítoris), incluso a aunque se esté practicando sexo anal. Sería una buena forma de demostrar que, incluso, en una práctica en la que aparentemente la mujer es solo “el recipiente”, también se pueden buscar fórmulas para el disfrute de los dos. Ya sea utilizando las manos o con juguetes sexuales.

El artículo también ha sido criticado porque no hace hincapié en los riesgos propios que incumbe esta práctica vinculados a las enfermedades por transmisión sexual.

Más allá, de eso, sin embargo: creo que es importante valorar que un medio para adolescentes se atreva a publicar contenidos sobre sexo y sobre una práctica, además, especialmente estigmatizada. Pese a que se podría haber desarrollado más y profundizado , sobre todo en lo relativo a la mujer, este artículo sigue siendo positivo.

Tags: , ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar