PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Culture

Un año después, ¿quién sigue jugando a 'Pokémon GO'?

H

 

Aunque las cifras de 'Pokémon GO' han caído en picado, sigue mantiendo una fiel comunidad de seguidores

Juan Carlos Saloz

06 Julio 2017 14:51

GETTY

Pokémon GO ha cumplido un año de vida. El juego más popular de 2016 comenzó su andadura en julio y se convirtió en un fenómeno social automático.

De repente, todo el mundo tenía unas ganas locas de salir a la calle. Los niños querían ir a tirar la basura y a comprar el pan, los adolescentes salían de sus habitaciones para ir a pasear al parque y los runners tenían una excusa para innovar en sus rutas. Desde las fronteras de Corea del Norte hasta las iglesias de Rusia, todo se llenó de criaturas que evolucionan y de personas con el cuello torcido para mirar a su smartphone.

Pero ¿qué ha sido de todo aquello?

 pokemon sunset pokemon go ash ketchum i dont want to watch the sunset i want to catch pokemon GIF

Giphy

Hablar de Pokémon GO hoy en día suena como hacerlo de Duele el corazón de Enrique Iglesias. Pocas cosas han pasado de moda con mayor rapidez que el videojuego de Niantic, y sus datos así lo esclarecen.

De los 28,5 millones de jugadores activos diarios que tuvo en su primer mes de vida, ha pasado a tener tan solo 5. Una disminución de un 82,5% que repercute directamente en sus ingresos:

En 2016, el juego facturó 950 millones de dólares. En 2017, apenas lleva 250.

Eso sí, los 1200 millones totales lo catalogan como uno de los tres juegos móviles que más han facturado, algo que consigue gracias a los patrocinadores. En marzo de 2017, Pokémon GO había implantado más de 25.000 patrocinios en todo el mundo, lo que les suponía una suma de 500 millones de dólares.

El videojuego ha continuado siendo uno de los más descargados en la actualidad. De hecho, pese a que los usuarios que entran diariamente son pocos comparado con sus inicios, cada mes cuenta con la visita de 60 millones de jugadores.

Pero ha pasado de ser un fenómeno social a convertirse en una app que muchos tienen pero que solo sirve para pasar el rato algún día puntual. Una evolución evidente si tenemos en cuenta su mecánica repetitiva y la obligación de tener que salir a la calle para poder jugarlo.

Andro4All

COMUNIDADES MULTITUDINARIAS Y MAESTROS POKÉMON DE 70 AÑOS

Entre toda la marañana de jugadores casuales y gente que no ha vuelto a tocar la app desde 2016, existe un grupo de gamers que continúa haciendo de Pokémon GO su modo de vida. Son los “top”: los que han llegado al nivel máximo, han completado la pokédex y siguen saliendo a capturar territorios y a liderar gimnasios.

Cristina González, de 24 años, cumple con este perfil a la perfección. Llegó en junio al nivel 40, el máximo al que se puede llegar actualmente:

“Comencé con esto como todos, en cuanto salió el juego y no paraba de salir en los medios de comunicación. Como siempre había sido aficionada a Pokémon, me pareció un precioso retorno a la infancia”.

Un año después, continúa saliendo de ruta con un grupo de amigos para conquistar gimnasios. Además, desde el mes pasado, cuando Niantic implantó una gran actualización, tiene una nueva excusa para seguir jugando. “Con las raids, que son batidas de caza en las que muchos entrenadores se unen para combatir a un Pokémon muy poderoso, nos han dado una motivación para continuar”.

BGR

Lejos de ser una experiencia solitaria, Pokémon GO ha pasado a ser un juego colectivo. Los usuarios se unen en grupos de Telegram para organizar raids y salir a jugar juntos. Además, existen comunidades muy grandes, como Team Eevolution en Madrid, que mantienen el juego al día y fomentan la participación de los miembros.

“Aunque siempre me ha gustado jugar, antes me daba más palo. Había demasiada gente y la mayoría jugaba solo por postureo, pero a la que pasó de moda se bajaron del carro. Ahora me siento mucho más a gusto. Estoy en comunidad”, asegura González.

“Había mucha gente que jugaba para no verse rechazados por la sociedad. Pero el que es friki es friki. Los demás se apuntan, pero no aguantan el ritmo”, añade Joan Querol, de 23 años y nivel 30.

Pese a jugar también con sus amigos, Querol se mantiene en un perfil más bajo. Sabe que “solo es un juego para móviles y no podemos pedirle demasiado”, pero se conserva activo y afirma que le sirve para muchas más cosas de la que creía:

“Mi novia y yo nos independizamos hace poco y utilizamos Pokémon GO como excusa para conocer el barrio. Salimos, damos una vuelta por un parque cercano donde la gente va a correr y nosotros nos encargamos de capturar a unos cuantos Pokémon”.

Kotaku

De entre todos los usos que se le pueden dar –hay gente que incluso lo utiliza como GPS para explorar zonas de montaña que no aparecen en Google Maps–, uno de los más repetidos continúa siendo hacer deporte y mejorar el estado de salud. En este ámbito, el caso más sorprendente lo encontramos en Amadeo Busquets, un hombre de 74 años que alcanzó el pasado marzo el nivel 40.

“Yo soy diabético, así que necesito caminar. Durante años he ido a andar por rutas ya formadas, pero era aburridísimo. Así que cuando salió Pokémon Go dije ‘voy a probar’. Lo probé y me enganchó”.

Después de esta prueba, mantenerse en forma ya no era una pesadez. Se había convertido en uno de sus momentos diarios favoritos, y lo que comenzó con un par de horas diarias terminó, tal y como describe ahora, en 80 horas semanales.

“Mi objetivo principal fue completar la pokédex, que lo conseguí relativamente pronto. Luego fue llegar a nivel 40 y ahora quiero tener a todos los Pokémon a más del 90%. Siempre tienes algo más que puedes conseguir”, comenta Busquets.

Actualmente, ha llegado a romper más de 5.000 huevos (para que os hagáis una idea, cada uno se abre cuando caminas 2, 5 o 10 kilómetros). Aunque juega en solitario, de vez en cuando se une con gente para completar raids y seguir mejorando como entrenador. Y, cuando ha tenido que dejarlo de lado, ha sentido un mono similar al de un yonqui:

“Hace unos meses tuve que dejar de jugar porque me hicieron un trasplante de riñón y lo pasé realmente mal. Lo eché mucho de menos, porque es una diversión que me saca de la rutina”.

The Wine Surfer

Al tratarse de un videojuego social, cuenta con tantas posibilidades que cualquier persona puede encontrarle un uso distinto. Pokémon GO sigue adelante como entretenimiento, método terapéutico y excusa para crear comunidad. Pero sus números no dejan de descender, y esto podría acabar con una muy mala noticia para sus seguidores.

"Al final, cuando la gente ya tenga llena su pokédex o se sienta satisfecha, dejará el juego. Es tan repetitivo que acaba perdiendo toda su gracia. De hecho, más de una vez me he planteado qué hago buscando pokémons", afirma Alejandro Vásquez, de 18 años y nivel 28. "Es cierto que quedan muchas generaciones por implantar, pero tienen que hacer como con la última actualización: escuchar al público para que la gente se reenganche".

Lo que todos los seguidores de Pokémon tienen claro es que su meta final debería ser un RPG de la saga. "Un MMO que funcionara como los juegos de Nintendo, que te permitiera luchar con otra gente y conseguir medallas u otros objetivos sería el sueño de todo fan de Pokémon", asegura Joan Querol. "Es lo que estamos esperando desde que somos críos", añade Cristina González.

Ante la insistencia de los fans, el portavoz de Game Freak Tsunekazu Ishihara dijo que estaban preparando un juego similar para Nintendo Switch que "tardará más de un año en llegar". De ser así, Pokémon GO podría tener las horas contadas, pues muchos siguen jugándolo por no tener ninguna opción mejor de convertirse en entrenadores.

share