Cultura

Un desierto en llamas: 10 imágenes de la crisis de los pozos petrolíferos de Kuwait

Impactantes fotografías en blanco y negro de cuando el desierto fue un infierno

"Nunca imaginé encontrar hombres luchando con maquinaria diseñada para controlar la naturaleza de Kuwait ".

Son palabras del fotógrafo Sebastiao Salgado al recordar los días que pasó, en 1991, retratando la crisis de los pozos petrolíferos del país.

Salgado salió de su Brasil natal para capturar el hambre en Etiopía, éxodos migratorios en el continente africano y a trabajadores de todo el mundo, entre otras realidades. Todo ello en blanco y negro y con un mismo concepto clave: la esencia de las personas.

Algo que también fue el motor de su trabajo en Kuwait, el cual ahora ha recogido en el libro Un desierto en llamas.

Durante la guerra del Golfo, una alianza internacional, liderada por EE. UU., expulsó al ejército de la República de Iraq de Kuwait , que habían invadido el país previamente. Como comentó Salgado, aquello significaría el principio de una etapa de inestabilidad en Oriente Medio que ha perdurado hasta nuestros días.

A finales de febrero de 1991 ya no había rastro de las tropas de Sadam Husein, pero dejaron a su paso 600 pozos petrolíferos ardiendo.

El resultado de aquello fueron gigantescas humaredas, columnas de fuego y tierra cubierta del negro color del petróleo. Una estampa apocalíptica que anunciaba el fin de una guerra.

Cuando Sadam Husein vio venir su derrota, ordenó sabotear los pozos petrolíferos. Con ello pretendía manipular el precio mundial del petróleo, que creía que estaba disminuyendo por la sobreproducción de la industria petrolífera kuwaití.

Las oscuras columnas de humo también formaron parte de su estrategia militar, ya que limitó la visibilidad de la aviación de su enemigo.

Cuando Salgado se enteró de que en Kuwait había un desierto en llamas que intentaba ser apagado, estaba trabajando en el proyecto Workers.

Para frenar una de las mayores catástrofes provocadas por el hombre, alrededor de 300 valientes ingenieros, técnicos y constructores de distintos países del mundo acudieron a la zona.

Aquellos hombres acabarían protagonizando algunas de las fotos más emblemáticas de ese trabajo.

Vio aquel escenario en televisión y había escuchado hablar de ello. Pero ni lo que había visto ni lo que le habían contado podían aproximarse a lo que inmortalizaría después con su cámara.

Unos 15 equipos de 10 hombres cubiertos del negro petróleo trabajaban en difíciles condiciones, provocadas por las humaredas y el fuego, y con un ruido estridente que apenas les permitía comunicarse.

No era una tarea fácil. Cuando un fuego se extinguía había la posibilidad de que se reactivara o que el pozo siguiese escupiendo petróleo, alcanzando hasta 12 metros de altura.

Los trabajadores sufrían los efectos tóxicos del humo. Algunos se mareaban o terminaban desmayándose y la única esperanza que les quedaba era ser socorridos por sus compañeros. Salgado fue testigo de su compañerismo. De como se cuidaban sabiendo que, pasara lo que pasara, todos contarían con la ayuda del otro.

Durante aquellos días, un colega que se marchaba de la zona regaló a Salgado un casete para que escuchara música en su 4x4.

Sin embargo, cuando lo puso se dio cuenta de que la única canción que había era I Just Called To Say I Love You, de Stevie Wonder. Se repetía 12 veces y él la escucharía unos cientos más durante las siguientes semanas que viviría entre llamas.

Incluso ahora estos acordes pueden trasladarle a aquel lugar y a aquel tiempo. Y, a pesar de que ya han pasado 25 años, estas imágenes aún tienen un valor incalculable para también entender el presente.

"Las fotos fueron tomadas en 1991 pero podrían ser de hoy o de mañana si ocurriera un desastre parecido".

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar