Books

Palabras de hasta veinte sílabas: así es la nueva traducción de 'Pedro Páramo'

Se publica una edición bilingüe español/náhuatl del clásico de Juan Rulfo

¿Qué pasaría si una nueva edición de Pedro Páramo tuviera palabras de hasta veinte sílabas?

«Nehualmoyecastemojmoluni̱jtzinuti̱nemi̱squiöni̱» es la palabra en náhuatl para decir «ustedes hubieran andado hacia acá topándose la nariz, haciéndola sangrar, pero no lo hicieron», y es precisamente al náhuatl que se acaba de traducir la obra cumbre de Rulfo.

Al hilo de las publicaciones relativas al centenario del nacimiento de su autor, y con el aval de la polémica Fundación Juan Rulfo, la editorial RM acaba de lanzar una edición bilingüe español/náhuatl de Pedro Páramo. Además de ser un paso más en la lucha por la reivindicación del valor de las lenguas indígenas, esta traducción nos abre nuevos caminos para comprender la obra del escritor mexicano.

Que la traducción es una traición es una idea que nos han repetido machaconamente. Creemos que en el trasvase entre lenguas siempre hay pérdidas significativas. En el caso del náhuatl, el abismo podría ser todavía mayor: a diferencia del español, considerado una lengua «analítica», esta familia de lenguas indígenas con más de un millón y medio de hablantes en el sur de México es definida como «aglutinante». Es decir: sus estructuras sintácticas se construyen a partir de la agregación de prefijos y sufijos a una palabra raíz. De ahí que nos podamos encontrar palabras monstruosas de hasta una veintena de sílabas.

Sin embargo, como señala el escritor Heriberto Yépez, autor del prólogo que abre esta nueva edición, no todo es pérdida: un autor también se hace a través de sus traducciones. Y, en el caso de Rulfo, esto puede ser aún más cierto, puesto que permite entender su relación con el imaginario campesino y la cultura mestiza que late tras su escritura.

De hecho, el lingüista Victoriano de La Cruz, que se ha encargado de la traducción, señala hasta qué punto la estrecha vinculación de Rulfo con el náhuatl no se debe meramente a la influencia del habla popular, sino que ha descubierto en la novela estructuras verbales que provienen directamente de este tronco lingüístico. Incluso la mítica «Comala», que significa lugar de los comales, proviene del náhuatl. 

No es necesario caer en el nacionalismo romántico para considerar que las lenguas están ligadas a modos de vida, a formas de expresión. Son portadoras de cosmovisiones. En sus palabras, en sus estructuras, están destiladas ciertas pre-comprensiones que nos permiten entender como sus hablantes se relacionan con su entorno.

La traducción de Pedro Páramo al náhuatl es, entonces, una forma excelente de acceder al inconsciente lingüístico de la novela y abre la puerta reinterpretar bajo una nueva luz los seres que habitan su singular universo.

(Vía El Universal)

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar