Books

El mundo terminará cuando se cumplan cien años de 'Cien años de soledad'

Esto no es una distopía: es la descripción detallada del futuro que nos espera cuando se cumplan cien años de la publicación de la biblia de Gabriel García Márquez

Algunos pensarán que de Cien años de soledad ya se ha dicho todo. Con la excusa del cincuenta aniversario de su publicación, la producción de artículos sobre Gabriel García Márquez se ha disparado hasta el punto que lo llamamos cariñosamente Gabo, y sabemos más cosas de él que de nuestros padres.

Sin embargo, existen ciertas informaciones sobre Cien años de soledad que no solo nunca salieron a la luz, sino que se han escondido deliberadamente a la opinión pública.

Es cierto: era un rumor que siempre había circulado entre los amantes del libro.

Primero se supo de ciertos tatuajes recurrentes entre grandes personajes ligados a las grandes empresas de Silicon Valley: eso que lleva Zuckerberg en el brazo, ¿era realmente la silueta etérea de Remedios, la Bella? Luego se conoció la ola de escisiones en las principales logias masónicas de Londres y la extraña substitución en algunos cultos de la jerarquía propia de Gran Maestro, Venerables Maestros y Guardianes por José Arcadio, Arcadios y Aurelianos.

El detonante, y lo que llevó a PlayGround a iniciar su investigación, fue el extraño descubrimiento que se produjo el noviembre pasado, en el Pozo del Conocimiento del Palácio de Regaleira de Sintra, cerca de Lisboa. Unos turistas encontraron un niño con cola de cerdo, transportado por hormigas. Del interior de ese bebé terrorífico resonaban, como si de un truco de ventrílocuo se tratara, unas extrañas palabras en esperanto, cuya traducción aproximada sería: “cuando se cumplan cien años de la publicación de Cien años de soledad, os vais a cagar”.

¿Qué significaba esa indescifrable profecía? ¿Cómo podíamos interpretar estas misteriosas palabras?

Una de nuestras fuentes, que prefiere mantenerse en el anonimato, nos ha confirmado la existencia de un grupo de estudiosos compuesto por teósofos, templarios y rosacruces, encerrados en un oscuro despacho subterráneo del MIT, cuya tarea consiste en descifrar lo que esconde uno de los primeros borradores de Cien años de soledad, en el que la historia de Macondo, contada por Melquíades, toma extraños senderos.

Tras cruzar la lectura de ese borrador con los fragmentos rescatados de los Rollos del Mar Muerto, estos sabios habrían descubierto que las visiones de Melquíades iban mucho más allá de lo que todos conocíamos y que, en un giro metanarrativo de las profecías, vaticinaban un hecho terrible: que el mundo terminaría cuando se cumplieran cien años de la publicación de Cien años de soledad.

Como todos los milenarismos, anunciaba la llegada de La Bestia. Sin embargo, en la visión apocalíptica de Melquíades, no eran las trompetas del arcángel Gabriel lo que desataría el desastre. Más terrible aún, sería la publicación simultánea de millares de millones de juegos de palabras e ingenio numerológico que aprovecharían la feliz coincidencia de la efeméride y el título de la novela:

Cien por cien: cien años de Cien años de soledad / El centenario de una obra centenaria / Doscientos años de soledad / Cien curiosidades de las cien ediciones de Cien años de soledad / Las cien cosas que no sabías de Cien años de soledad / Cien años centenarios / Cien portadas de Cien años de soledad / Ha llegado el Buendía de Cien años de soledad / Los Cien años de soledad cumplen cien años / Cien lecturas de Cien años de soledad

La muerte por cacofonía de periodistas culturales, colapsados por su demoníaca mordacidad en titular, sería solo el principio. El manuscrito reproducido en el borrador avanza otros escenarios, más espantosos si cabe:

- El retorno del esclavismo como respuesta a una nueva necesidad industrial: la producción incesante de nuevas ediciones conmemorativas de Cien años de soledad, con ilustraciones, prólogos y material inédito.

- La transformación de Colombia en un gran auditorio para celebrar un Congreso de Literatura Perpetuo sobre la novela.

- El exterminio de todos aquellos miserables que en días de la prehistoria de Internet pusieran una mala reseña de Cien años de soledad en Goodreads.

- Una Cuarta Guerra Mundial entre quienes piensan que la historia de Cien años de soledad es el sueño del moribundo Coronel Aureliano, que finalmente sí moriría frente al pelotón de fusilamiento, y quienes se ajustan a una lectura literal de la novela.

- La destrucción de todos los demás libros en piras públicas al grito de "esto no lo escribió Gabo".

- El establecimiento de un régimen teocrático y fascista llamado Macondo II, que no solo encerrará en campos de concentración a todos aquellos que, por ser demasiado jóvenes o demasiado viejos, no sean capaces de leer Cien años de soledad, sino que pintará una cruz en la frente y condenará a morir a quienes no sean capaces de recitar de memoria al menos las 80 primeras páginas de la novela.

- La llegada del Anticristo, Jorge Luis Borges, quien revelará a todos los mortales que " Cien años de soledad es solo una larga anécdota".

Tags: ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar