PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Lit

¿Fueron dos escritores ingleses los que iniciaron la Guerra Civil española?

H

 

Un sorprendente libro demuestra el papel trascendental que tuvieron Douglas Jerrold y Hugh Pollard, dos escritores ingleses, en el sangriento golpe de Estado dado por Franco en 1936

Xaime Martínez

30 Enero 2017 17:57

El Author's Club de Londres es uno de las organizaciones más exclusivas de la capital británica.

Fundado en 1891, durante la mayor parte de su larga historia ha sido un club de caballeros. El Author's Club aún existe a día de hoy, y en él se reúnen escritores de tipo para discutir sobre literatura, arte y escritura en un elegante edificio del centro londinense.

El club fue el primero en abrir sus puertas a las mujeres (en 1971) y formaron parte de él miembros de tendencias estéticas y políticas muy distintas, como el dramaturgo socialista George Bernard Shaw, el escritor de novelas de espías Graham Green o el novelista humorístico Jerome K. Jerome.

Pero entre todos ellos, hay dos desconocidos que sin embargo han tenido un gran peso en la historia... española.

Se llamaban Douglas Jerrold y Hugh Pollard y tuvieron una importancia decisiva en el levantamiento del 18 de julio de 1936 que dio lugar a la Guerra Civil española.

Esto ha sido descubierto por Chris Schüler, investigador del propio Author's Club que estaba estudiando los archivos de la organización para escribir su reciente libro Escritores, amantes, soldados, espías.

Según el descubrimiento de Schüler, Pollard (oscuro espía conocido por tener el gatillo fácil) y Jerrold (un editor) diseñaron uno de los momentos claves del inicio de la Guerra Civil: el vuelo de Francisco Franco desde las Islas Canarias a Marruecos, donde lo esperaba una facción del ejército favorable al golpe de Estado.

Jerrold era amigo del periodista malagueño Luis Antonio Bolín, corresponsal del ABC en Londres y agregado de prensa de la embajada española en Inglaterra, que fue el encargado de contratar el Dragon Rapide, el aeroplano que trasladaría a Franco desde Las Palmas —donde el gobierno republicano lo había enviado para distanciarlo del ejército leal a él—.

¿Y cómo consiguió contratar este aeroplano Bolín desde Londres?

Pues tal y como cuenta Schüler, a través de Jerrold y Pollard, con los que se reunió en el célebre restaurante londinense Simpson's-in-the-Strand y desde el cual crearon su plan: fingir un viaje turístico a Gran Canaria al que llegó a sumarse la hija del espía británico "para disimular".

A partir de ahí, el Dragon Rapide llegó a su destino con los escritores ingleses a bordo y el resto de la historia es tristemente conocido.

Aunque el papel de estos dos escritores puede parece algo menor en el desarrollo de la contienda, resulta curioso cómo Schüler ha acabado vinculando a su propio club literario con uno de los movimientos fascistas más poderosos y duraderos de Europa.

Decía Gabriel Celaya que la poesía es un arma cargada de futuro... y en este caso, parece que el arma contenía un futuro bastante espantoso.

(Vía The Guardian)

share