PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Lit

Lo que esconden las imágenes de Vladimir Putin en sus vacaciones

H

 

Muchos se ríen del líder ruso, pero pocos saben lo terrible y maravilloso que esconde su rutina estival #FICCIÓN

Diego Álvarez Miguel

08 Agosto 2017 09:17

6:00


Se levanta y se toma un zumo de verduras hecho con espinacas, acelgas, apio y un chorro de sangre de cancerbero.


7:00


Hace un poco de ejercicio: 500 abdominales, 200 planchas y 150 levantamientos de peso muerto (con el equivalente al peso de tres hombres, que son los que calcula puede matar con sus propias manos en menos de treinta segundos).


8:00


Se da un baño de agua pura, la cual por sus características puede mantenerse en estado líquido a -20ºC, temperatura a la que se ducha el presidente.




9:00


Se lee todos los periódicos del día publicados alrededor del planeta tierra. Dos veces.


10:00


Sale de pesca. Para darse por satisfecho ha de pescar al menos tres lucios y una Escila.


13:00


Hora de comer. Se come la Escila, los tres lucios y a un polaco.


14:00


Hora de la siesta. Normalmente la duerme en una cámara hiperbárica con oxígeno puro al 100% para afrontar la tarde con todas sus fuerzas.


15:00


Se despierta y se toma un té con hojas de Yggdrasil, gracias al cual mantiene unidos todos los diferentes mundos del universo.


16:00


Llega al lago y nada cincuenta kilómetros. Veinticinco de ida a la otra orilla y veinticinco de vuelta. Todos los días bate su propio récord, que es el récord mundial.


18:00


El presidente aprovecha la luz del atardecer para salir de caza. Sin armas. O con la única arma de sus manos. Sabe que su cena depende de lo que cace, así que suele ser muy diligente en estas labores. No se le resisten ni los alces, ni los ciervos, ni los jabalís, ni los osos. Tampoco los gamusinos, a los cuales da caza a pares.


20:00


Hora de cenar. Despelleja la caza, la atraviesa con una espada y la pone a dar vueltas sobre una hoguera que enciende frotando dos piedras. Para beber, algo ligero: un Vodka Spirytus de 96º de alcohol.


22:00


Con la última copita de Vodka Spirytus se ve todos los capítulos de Juego de Tronos en velocidad x20. Después da vueltas por el patio con una peluca rubia y montado en un dragón.


1:00


Ya en la cama, sueña con la península de Crimea y con la piel del oso cayendo pesada sobre sus hombros.

share