PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Lit

Se dio cuenta de que parecía algo sexual y ordenó eliminarlo para siempre

H

 

¿Es lo que parece?, debió pensar Mark Twain al ver esta ilustración de la primera edición de 'Las aventuras de Huckleberry Finn'

Alberto Del Castillo

13 Julio 2017 10:12

Ni escraches, ni manifestaciones, ni huelgas: el trazo de un pene es el mayor acto de rebeldía posible. No importa la edad ni el contexto en que se haga. El paradigma perfecto de esta idea es El club de la lucha con el consabido trabajo de Tyler Durden introduciendo porno en las películas que proyecta y el acto subversivo de Fincher incluyendo un falo de cara al final del filme.

Tan molesta es la presencia de un pene para las pieles más finas, que incluso puede llevar a parar las impresoras en el proceso de tirada de un libro.

De hecho, eso es lo que pasó con Las aventuras de Huckleberry Finn.

Mark Twain no disfrutaba con total satisfacción de las rentas de Tom Sawyer: la editorial no cumplía con el contrato ni en plazos ni en cantidades, tampoco había un acuerdo las fechas de lanzamiento y por supuesto no hacían la promoción que Twain creía pertinente.

Harto de las circunstancias, el escritor se adelantó a su tiempo y mató al mensajero: por recomendación de su agente fundó su propia editorial —Charles L. Webster and Company— a través de la cual lanzaría Las aventuras de Huckleberry Finn. El libro que, según algunos críticos, inauguró la literatura americana.

Twain se llevaría prácticamente todo el dinero y podría programar la fecha de tirada: quería que saliese a la venta en las navidades de 1884 para que fuese un éxito entre los regalos de la festividad.

El principal problema al que se enfrentaba era el económico. Sin muchos ceros en su cuenta corriente, Twain necesitaba del apoyo de los futuros compradores para financiar la tirada del libro.

Mientras trabaja en su escritura y desechaba algunos de los dibujos del ilustrador E.W. Kemble -no quería que la representación de las ilustraciones fuese del todo literal-, Twain tenía todo un séquito de vendebiblias que pululaban por todo Estados Unidos. Éstos, como en Salesman, el documental de los hermanos Maysles, iban puerta por puerta pidiendo dinero para financiar la impresión del libro.

Toda una muestra de crowdfunding analógico.

Una vez terminada la primera edición y habiendo sido mandada a imprenta para ser reproducida, algunos vendedores la recibieron para mostrársela a compradores potenciales.

Pero uno de ellos —concretamente uno que estaba en Chicago—, más avispado, con la mente más sucia o, simplemente, más atento, reparó en que entre las piernas de Silas Phelps asoma un pene. O lo que parece ser un pequeño, discreto y erecto pene.

En caso de no ser un pene, la expresión facial de Sally no ayuda a la ubicación contextual de la imagen. La mirada traviesa de la mujer del tío Silas se puede usar como sinónimo de la expresión “voy al bidé” y aquí no pasaría nada.   

El caso es que sea lo que sea, el caos se apoderó de la nueva editorial de Twain y la primera decisión importante que tomaron fue retirar todos los ejemplares hasta entonces impresos y los reimprimieron eliminando el elemento de la controversia.

Para decepción de Twain, el libro salió a la venta en febrero. Aunque era preferible esto a que la moral de la época le impusiera el adjetivo de provocador o a que la censura hubiera metido mano a posteriori.

Además, el rumor de que el libro contenía ilustraciones de cariz erótico se extendió y el interés por el libro creció, para decepción sexual de los compradores.

Todavía hoy, un halo de misticismo rodea esta anécdota. ¿Se vengó el ilustrador de Mark Twain porque no le dejaba expresarse creativamente? ¿Fue cosa de la imprenta en asociación con la antigua editorial? ¿O sencillamente es una ilusión óptica?

Parece que es un enigma irresoluble y mejor así, que cada uno pueda seguir pensando lo que quiera sin estar equivocado. Yo pensaré, por ejemplo, que es un pene.

?(Vía Mentalfloss)?

share