PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Lit

Estas mujeres se casaron gracias a la ayuda del escritor favorito de ambas

H

 

¿Llegarías tan lejos para pedir matrimonio?

Alberto Del Castillo

15 Mayo 2017 15:08

Se suele decir que cuando el creador ofrece su producto al mundo, éste pierde el control sobre el mismo. Es la triste historia de la creadora del spinner, el juguete de moda, que por no tener dinero para patentarlo hace veinte años, ahora no está disfrutando del boom del juguete.

Aunque también es la tierna historia de Things I’d Do (But Just For You) (Cosas que haría (Pero sólo por ti)), el libro de ilustraciones sobre las cosas que sólo harías por alguien especial publicado por Chronicle Books y escrito por Jack Sjogren.

A través de un artículo en la página de la Chronicle Books, la publicista de la editorial, April, recibía un correo de Jack Sjogren contándole el mensaje que se encontró en su bandeja de entrada hace un mes.

Ashley le había regalado a Heather, su pareja, Things I’d Do (But Just For You) y, casi desde el primer momento, se convirtió en un libro importante para ambas. Las frases escritas por Sjogren pasaron a formar parte del día a día de la relación. “Las rememoramos una tras otra a diario” dice Ashley.

La autora de la carta, Ashley, le regalaba los oídos a Sjogren admitiéndole que el libro se había convertido en una parte importante de su relación y pedía la colaboración del autor del mismo para que le mandase una copia firmada por él a la cual añadiese: “Heather, ¿te quieres casar con Ashley?”.

Sjogren fue más allá y dibujó la proposición en la última página del libro.

Propuesta matrimonio

Acto seguido le mandó el libro a la dirección señalada, consciente de que sería cuestión de tiempo recibir el feedback de Ashley. Y así fue, esa misma noche, Ashley le confirmaba que Heather había aceptado.

La alegría de Sjogren es más que evidente y la expresa así: “Ahora dos personas están casadas gracias a nuestro pequeño libro”. Así, este autor entra en el selecto club de celestinas involuntarias que ocupan privilegiados como Marvin Gaye o Andrés Iniesta. 


share