Books

Si eres mujer y no obedeces, acabarás en ‘Bitch Planet’

Una distopía donde el heteropatriarcado se ha vuelto mil veces más agresivo

En un momento de Bitch Planet (Astiberri, 2017), descubrimos la razón de que Marian Collins, una de las reclusas, haya sido enviada al planeta-cárcel: en lugar de aceptar que su marido tuviese relaciones extramatrimoniales, Marian osó enfrentarse a él. “¡Pero cambié! Acepté la responsabilidad por mi culpa y le perdoné”, dice Collins, quien para la página 22 del cómic ya habrá sido asesinada.

La muerte de Collins funciona a dos niveles. Por un lado, sirve de detonante narrativo: otra interna, Kam, es acusada de haberle rebanado el cuello; posteriormente, las autoridades carcelarias la chantajearán para formar un grupo deportivo de reclusas, con el que enfrentarse en prime time al equipo masculino de megatón, un deporte ultraviolento. Bitch Planet, en lo puramente dramático, bien podría definirse como un Orange is the new black futurista, pero con chicas maldiciendo tanto o más que Clint Eastwood en el El sargento de hierro.

Por otra parte, este primer asesinato revela qué tipo de futuro cercano explora Bitch Planet: uno en que el que el patriarcado —protectorado, en el cómic—se ha convertido, sin perder esa condescendencia que le caracteriza, en una bestia más implacable y dominadora, si cabe, de lo que es a día de hoy. Si eres una mujer no-conforme en Bitch Planet; si ofendes al Consejo de Padres, puedes ir preparándote para lo peor.

El mayor potencial de Bitch Planet es su capacidad para coger el aquí y el ahora del paternalismo occidental y transformarlo, sátira mediante, en una distopía de alto octanaje. Aunque el cómic lo sea, las protagonistas de Bitch Planet no utilizan retórica feminista; no tienen tiempo: están demasiado ocupadas luchando para seguir vivas página a página. De entre todas ellas, destaca Penelope, una robusta afroamericana con la que Bitch Planet rompe todos los cánones de las action heroines.

Para apuntalar el pesadillesco universo en el que se desarrolla el tebeo, al final de cada número ­—el primer volumen de la serie recopila un total de seis— nos encontramos con una sección de anuncios que llevan el concepto de ‘publicidad agresiva’ a lugares insospechados: del “tu vagina es repugnante” al “deja de estar tan gorda y asquerosa”, es imposible, leyendo estas píldoras publicitarias, no replantearte el subtexto de ciertas revistas femeninas y los mensajes que éstas promueven. “Docilex: porque él está hasta los cojones de tus mierdas”.

Kelly Sue DeConnick, la guionista responsable de Bitch Planet, lleva años poniendo patas arriba el cómic estadounidense. De su trabajo para editoriales mainstream, cabe destacar su etapa en Captain Marvel, una cabecera popularmente protagonizada por hombres hasta que DeConnick hizo de Carol Danvers el personaje principal —la adaptación cinematográfica de Captain Marvel tendrá, de hecho, a Danvers de protagonista. Si hablamos de sus referencias en editoriales independientes como Image, brillan con luz propia Bella Muerte y este Bitch Planet.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar