PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Lit

Dinos qué libros te gustaron de niño y te diremos qué debes leer ahora

H

 

Si eras fan de 'Harry Potter', o de 'Manolito Gafotas' o incluso de 'Fray Perico y su borrico', tenemos algunas buenas recomendaciones para ti

Alberto Del Castillo

31 Mayo 2017 13:55

El acto de elegir qué libro nuevo vas a empezar siempre ha sido una tarea difícil y hay veces en las que por facilitarnos la vida, la relectura de obras de nuestra infancia se presenta como la mejor opción.

La nostalgia aflora y es lógico pensar que tomar un libro cualquiera que disfrutamos con diez años nos va a evocar las mismas sensaciones. Y casi siempre es un error. Lo habitual es sentirse decepcionado porque los gustos cambian.

Así que por esa razón, para que conserves en el cajón de tu memoria a Manolito Gafotas como una obra que disfrutaste en la infancia, te ofrecemos una serie de libros que, seguro, disfrutarás ahora.

 De Los Cinco a Cuatro Amigos

Se empezaron a escribir en 1940 y las mismas ediciones que salieron en esos años pasaron por nuestras manos. Las mismas páginas que leyeron nuestros abuelos y nuestros padres, las leímos nosotros y nuestros hermanos.

Las 21 novelas de Los Cinco, publicadas por la escritora inglesa Enid Blyton, han constituido una de las sagas juveniles más populares del Siglo XX: misterio y tramas detectivescas son los argumentos que usó Blyton para introducirnos en su mundo.

No obstante, la historia de Julián, Dick, Ana, Jorgina y su perro Tim es también la historia de Solo, Blas, Claudio y Raúl en Cuatro amigos de David Trueba.

Por el camino hemos perdido un personaje -el perro-, pero hemos ganado a unos sujetos independientes que deciden hacer unas vacaciones de verano improvisadas a lo largo y ancho de toda España. Así, con un inicio brutal –“Siempre he sospechado que la amistad está sobrevalorada. Como los estudios universitarios, la muerte o las pollas largas”-, Cuatro Amigos se convierte en una versión gamberra de Los Cinco.

De Fray Perico y su borrico a Florido Granado Caduco Marchito

Alguna que otra estantería de la casa de todo hijo de vecino está compuesta por una hilera naranja: la serie naranja de la editorial juvenil El Barco de Vapor. Y si afinamos un poco más el tiro, podríamos decir que en estas repisas también se encuentra Fray Perico y su borrico, el libro que escribió Juan Muñoz Martín es el libro más vendido de la historia de El Barco de Vapor.

Lo cierto es que, al margen de encantos infantiles, el pobre Perico era un renglón torcido de Dios:  aseguraba poder hablar con San Francisco y su burro aprendió más que él en el colegio. Un tarado oligofrénico que cayó especialmente bien entre los frailes del convento.

Algo parecido ocurre con Ray, que es una mezcla entre Ignatius Reilly y el Jorobado de Notre Dame. El protagonista de Florido Granado Caduco Marchito, el debut literario de Sara Baume, es Perico de mayor, con la salvedad de que el primero, en vez de comprarle un burro a unos gitanos, saca un perro tuerto de una protectora de animales.

 De Manolito Gafotas a En la orilla

Para quienes no somos oriundos de Madrid, Carabanchel es famoso por dos motivos: la institución penitenciaria y Manolito Gafotas.

El personaje de Elvira Lindo es el motor de las ocho novelas que protagoniza y, quien más quien menos, ha leído algo sobre él desde que el primer libro saliera a la venta en 1994. En la saga, Elvira Lindo se sirve de un grupo de personajes típicos en la sociedad española y de una serie de clichés para hacer una anatomía de la idiosincrasia castellana precrisis.


En el sentido del paso del tiempo, para encontrar una novela que refleje la España postcrisis -gente que ha vivido por encima de sus posibilidades y se tiene que apretar el cinturón, corrupción, especulación que es un castillo de naipes desmoronado- hay que acudir a Rafael Chribes.

El autor valenciano en En la orilla refleja con maestría narrativa a través del monólogo interior a un pueblo que está sumido en la fase más dura de la crisis mediante un personaje que lo ha perdido todo.

De Gloria Fuertes a Gloria Fuertes (Pasando por Manuel Vilas)

Cien años después de su nacimiento ha vuelto a ser rescatada por suplementos culturales y editoriales —no sólo de poesía—. 2017 ha sido el año de Gloria Fuertes casi 20 años después de su muerte.

Sabiendo de la presencia de la poeta madrileña en medios que, principalmente, son consumidos por adultos, no es baladí reseñar la condición de apto para todos los públicos. Esto es, considerada durante años como puerta de acceso a la poesía, sensei del humor entre versos, Fuertes ha sido rescatada -más allá de nostalgias- del mismo modo que las películas de Pixar: puede ser consumida tanto por niños como por adultos.

Aun así, aunque fuese posible que no hubiera nadie mejor que Gloria Fuertes si quieres leer algo una vez habiendo crecido, creemos que el humor es una de las características de su obra.

Como la de Manuel Vilas en Listen to me, el libro que nace de sus conversaciones en Facebook con sus amigos/lectores. En Listen to me, Vilas deja perlas como conversación con Dios y con Marx o la propuesta de un gobierno de tecnócratas con Kafka de presidente y Joyce de vicepresidente.

 De Harry Potter al Realismo mágico

Si has crecido entre conjuros, lugares que no existen, seres que, físicamente, no podrían tener cabida en la Tierra, en definitiva, bajo el cobijo de J.K. Rowling, es posible que la literatura fantástica ya te sepa a poco.

Si crees que con Harry Potter tu imaginación ha llegado al tope en términos de estimulación, tememos decepcionarte -o alegrarte-. Dentro del movimiento del realismo mágico hay casi más obras que conjuros en la saga de Harry Potter.

La casa de los espíritus, Pedro Páramo o Cien años de soledad son los ejemplos más representativos de unas obras que te ofrecerán estímulos similares a los que te ofrece J.K Rowling. Aquí también hay conjuros, lugares ficticios y seres increíbles que no tendrían cabida en la Tierra.


share