PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Lit

Un libro rompe el mito de que las espías solo abrían las piernas

H

 

Chloe Aeberhardt publica en francés ??'Les espionnes racontent'?? (Las espías hablan), un libro de entrevistas con mujeres que hasta ahora permanecían en la sombra

PlayGround

13 Enero 2017 19:39

Gabriele Gast se pasó 17 años en la Alemania Occidental enviando informes a la RDA. En todo este tiempo, vivió sola en un pequeño apartamento y se hizo cargo de un sobrino discapacitado. Jamás cometió un error.

Ella representa todo lo contrario a la imagen de las mujeres que ha proyectado la literatura sobre espías. No, no era una chica Bond. Su resignada vida se conoce ahora gracias al trabajo periodístico de Chloe Aeberhardt, que publica en francés Les espionnes racontent (Las espías hablan, de la editorial Robert Laffont).

El libro recoge historias como la de Gast y de mujeres que formaron parte de los servicios de inteligencia más destacados del mundo, desde la KGB, la CIA o el Mossad, pasando por el MI5.

Aeberhardt ha tardado 5 años en ver el resultado de numerosas entrevistas y gestiones que no siempre fueron fáciles. Para hablar con Stella Rimington, directora del MI5 de 1992 a 1996, estuvo 2 años hasta que logró su confianza, cuenta la autora en una entrevista a Cheek Magazine.

De sus conversaciones con estas espías retiradas y partícipes de momentos clave de la historia del siglo XX, Aeberhardt explica que se sorprendió por el sentido de la responsabilidad que marcó la vida de estas mujeres. "Sabían que estaban formando parte de la historia".

Fueron mujeres que, sobre todo, lucharon; con un gran sentido del patriotismo en el caso de las israelíes y estadounidenses, y como si se tratase de sacar a pasear al perro en mujeres que estuvieron en los servicios secretos de Alemania o el Reino Unido”, dice en la entrevista.

“Son mujeres que trabajaron en estas agencias porque tenían cerebros prodigiosos y un compromiso inimaginable. En ningún momento me contaron que tuvieran que acostarse con hombres a cambio de información”, concluye Aeberhardt.

share