PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Lit

Una mítica librería californiana podría cerrar por culpa de Luke Skywalker

H

 

La librería está especializada en ediciones autografiadas por sus autores

A.D.N.

22 Junio 2017 06:00

Mark Hamill (Luke Skywalker) parece sentir envidia hacia George Lucas por cómo el director de la saga de Star Wars hizo de las figuras para coleccionistas una de sus principales fuentes de ingreso. El actor no está dispuesto a permitir que nadie se lucre a su costa, por lo menos en California.

Hace más de un año que Hamill se quejó, no de que hubiera gente vendiendo los autógrafos que los famosos firmaban, sino de que la mayoría de ellos fueran falsos. Hasta el 90% de ellos, determinó el actor según un estudio basado en sus propias cábalas.

Así, valorando las palabras de Hamill, la cámara de la Asamblea Estatal de California hizo entrar en vigor este enero una ley que decía que todos los objetos que de valor superior a 5 dólares y que contengan una supuesta firma, deberán ser autenticados.

Esta medida ha irritado a Bill Petrocelli, copropietario de la librería Book Passage. Book Pasage es un centro especializado en la venta de libros autografiados por sus autores. Huelga decir que los libros firmados son comunes en los países anglosajones dado que, habitualmente, cuando un libro sale a la venta, algunas copias promocionales de este son emitidas con el autógrafo del autor.

Las protestas vienen de distintos sectores. Incluso antes de que entrara en vigor esta ley, se inició una campaña en Change.org.

Sin embargo, es Petrocelli quien lidera la demanda contra el Estado de California: el copropietario  de la librería argumenta que las prácticas comunes de la esta son las conferencias y las firmas de los libros. Por lo tanto, coartar esta libertad supone un ataque a la Primera Enmienda.  

Si la demanda de Petrocelli no prospera, éste tiene tres opciones: desplazar la tienda a otro Estado, rebajar a cinco dólares el precio de todos sus libros o tapar con tippex la firma y venderlo al precio que marque la etiqueta.

share