Books

Una buena técnica para que todo el mundo hable de libros

En esta librería de Burdeos están obsesionados con el Bookface

Cuando pensamos en perfiles que lo petan en Instagram, nos imaginamos a una Kim Kardashian de Kazajistán, a un cantante que imita perfectamente a Frank Sinatra o a una pareja de bloggers viajeros que se han especializado en dormir en cabañas en los árboles.

Sin embargo, pocos se esperan que sea una librería de Burdeos (Francia) la que esté llevándose un buen puñado de likes de la red social.

El nombre del negocio que goza de este éxito impredecible es "Librería Mollat", abrió sus puertas en 1986 y fue la primera librería independiente del país galo.

La razón de que hayan acumulado más de 20k de seguidores en Instagram (y subiendo) es una vieja conocida del mundo de las librerías: una técnica de fotografía que ha recibido el nombre de "Bookface" y que consiste en hace coincidir tu cara —o cuaquier otra parte de tu anatomía— con el diseño de la cubierta de un libro.

Pero con una foto se entenderá mejor:

El origen de esta idea está, según señala un reportaje del New York Times, en la informática Morgan Holzer, que en el verano de 2014 dio inició a la veda con el hashtag #BookfaceFriday.

Inspirada en una técnica similar empleada por las tiendas de vinilos, Holzer comenzó a hacer fotos en las que la ficción y realidad se confundían, creando situaciones muy locas y despertando una avalancha de imitadores en las redes sociales.

Luego la práctica se extendió por todo el mundo, llegando a lugares tan inesperados como la Biblioteca del Senado Federal de Brasil:

O la Biblioteca Pública de Burlingame en California, que viralizó esta foto de un bebé acudiendo por primera vez a una librería y hundiéndose (literalmente) en la literatura:

En la Librería Mollat de Burdeos se han demostrado maestros del Bookface, creando montajes muy divertidos que parecen esconder, incluso, ciertas connotaciones filosóficas y estéticas bastante potentes:

¿Hasta dónde puede llegar la locura del Bookface? ¿Acabará la librería Mollat por hacer un libro con sus bookfaces, como sugieren muchos usuarios en los comentarios de las redes sociales?

Está por ver.

Pero de momento, ya han conseguido suficiente: que cada vez que abrimos Instagram tengamos que palparnos la cara para comprobar si aún es piel o, por el contrario, ya se ha convertido en papel satinado.

(Vïa Bored Panda)

Tags: ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar