PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Lit

Polémica en Niza: prohíben las memorias de Hitler por no llevar advertencia

H

 

“Si se distribuye Mein Kampf tiene que ser con la advertencia de que el libro causó la muerte de millones de personas”

Alberto Del Castillo

07 Junio 2017 13:53

El 30 de abril de 2015 se celebró el 70 aniversario de la muerte de Hitler con la liberación de los derechos de autor de una de las obras más polémicas jamás escritas: Mein Kampf. La difusión e impresión posterior del libro, eso sí, estaba supeditada a una edición que incluyese advertencias como que por culpa de esa obra se produjo el mayor genocidio de la historia.

La prohibición de un elemento como paso previo a la atracción posterior hacia el mismo. Mein Kampf ha sido, desde que ha salido a la venta en Alemania, un fenómeno de ventas. Más de 85.000 copias vendidas y los primeros puestos entre libros más comprados de no ficción.

Y el éxito no se limita únicamente a Alemania. La curiosidad que genera el libro entre lectores de todo el mundo ha llegado hasta Francia -catalogar a los curiosos de nazis sería como catalogar de fanáticos religiosos a quienes han leído la Biblia-.

El caso es que pasado fin de semana, durante la Feria del Libro de Niza, un librero colocaba sobre el tapete que cubría su stand el libro al que nos referimos. Posicionado verticalmente, las nueve letras que dan nombre al libro atrajeron la mirada muchos. Y no fue porque el autor del libro fuese a firmar ejemplares. Fue porque el libro no incluía ninguna advertencia.

En 1979 el Tribunal de Apelación de París sentenció que las ediciones de Mein Kampf contendrían consejos para el lector. Que se incluirían las trágicas consecuencias que se produjeron en el marco del tercer Reis. Y que se destacaría la incompatibilidad entre las tesis racistas del libro y los valores de la república francesa.

Jean-François Téaldi, el librero, por lo visto hizo caso omiso a las precauciones impuestas el siglo pasado y se ha escudado argumentando que: “Mi Lucha es de dominio público, no hay nada ilegal”.

Ante el revuelo causado, el edil de cultura de Niza, Jean Luc Gag, se ha pronunciado sobre el tema: “Creo que es moralmente deplorable. Es un libro que no debería estar en los estantes de la Feria del Libro”. También ha recordado la normativa francesa: “Si se distribuye Mein Kampf tiene que ser con la advertencia de que el libro causó la muerte de millones de personas”.

(Vía 20 minutes)

share