Books

La gran familia socialista, qué pereza

#HechosAlternativos: la actualidad comentada en un puñado de links que quizá te perdiste

Desde hace unos años, especialmente desde 2010 , cada vez que el PSOE debate sobre su futuro en realidad debate sobre su identidad. ¿Qué es ser socialista en el siglo XXI? ¿Qué es PSOE? ¿Más PSOE o menos PSOE? Son dudas existenciales, metafísicas, más que programáticas. La primarias en el partido ( aquí una guía sencilla y corta para entender en qué consisten), que se celebrarán el próximo mayo, tratan esencialmente sobre esos dilemas . En su discurso de presentación a las primarias, Susana Díaz afirmó que es 100% PSOE. Es difícil saber lo que realmente piensa, pero uno intuye que quizá se refiere a que lleva desde los 17 años en el partido. En este artículo en Infolibre se explican 7 puntos principales de su discurso: “Quiero dejar claro que no hay alianza con Rajoy”; “Digan lo que digan, yo no soy conservadora”; “Nada de apoyar al Ibex 35, estoy con los trabajadores”; “Podemos es una fuerza política ineficaz, dedicada solo a promover a la indignación”; “No es que pacte con el PP, es que el PSOE soluciona los problemas de los ciudadanos”; “Entre el populismo de derechas y el populismo de izquierdas está el PSOE; “Soy una ganadora...y no como otros.” Es todo lo concreto que puede sacarse de sus discursos motivacionales, nostálgicos y llenos de superficialidades.

Juzgar a Susana Díaz es juzgar exclusivamente su carácter. En este artículo, Ramón Lobo traza una semblanza de la esperanza del establishment socialista. “Los que la quieren mal, que son más de los que ella cree, la llaman La Sultana; o peor: peronista trianera [...] por su manera de apropiarse de la vida de los demás desde la utilización del posesivo casi matriarcal : ‘mis parados’, ‘mis andaluces’, ‘mis jóvenes que se tienen que marchar fuera’”. Casi como si fuera populista .

Susana Díaz es muy familiar. La apoyan los pesos pesados del partido, desde González y Guerra hasta Zapatero y Rubalcaba. Como explica Enric Juliana en La Vanguardia, “la derrota de Díaz sería la derrota de la familia. Y eso es importante, porque el Partido Socialista Obrero Español es un partido familiar. La militancia y el amor al partido se transmite de padres a hijos –sin ese factor no se entiende el resurgimiento a partir de 1975– y la organización se concibe a sí mismo como una familia.”

La familia está peleándose, y si es difícil saber qué propone Susana para unirla de nuevo, más allá de apretar los puños fuerte, cerrar los ojos y desear que todo vaya bien (España, PSOE, PSOE, España, unidos, juntos, país) se enfrenta a dos pesos pesados de la vacuidad: Patxi López y Pedro Sánchez. El primero parece un hombre de paja, y no ofrece más que pequeñas variaciones, en general en democracia interna, al rumbo actual. El segundo es ahora la esperanza de las bases, y su programa es quizá el más interesante, a pesar de que su viraje desde la Tercera Vía y el centrismo (en este vídeo de 2014 habla de que lo progresista es bajar impuestos) hacia una supuesta nueva socialdemocracia no suena muy creíble. Sánchez afirma que luchará contra “el capitalismo neoliberal” y el “conservadurismo del PP”. Es loable que haga la distinción: llamar al PP neoliberal es equivocado. También habla en su programa de una renta básica, un entendimiento con Podemos, robotización, economía colaborativa y digitalización. La idea es alcanzar una sociedad postcapitalista. Aunque no está muy detallado, es quizá lo más novedoso que propone un candidato en España. Y frente a la izquierda reaccionaria de líderes como Jeremy Corbyn, es un soplo de aire fresco. En este artículo en El Diario se alega que Sánchez no es realmente el culpable de la pérdida de votos del PSOE: “Los votos perdidos por el PSOE desde 2008 no los perdió el PSOE de Pedro Sánchez. Los perdieron los PSOE de Zapatero y Rubalcaba.” Y que la campaña de los susanistas extiende mitos como que su idea del PSOE es “asamblearia” y divisiva. Es cierto que Susana no puede ver a Sánchez . Pero Pedro Sánchez no ha dejado de ser Pedro Sánchez. Uno no pasa de meme (¿qué fue de sus tuits viejos? Era el político del que más nos reíamos) a héroe del socialismo del siglo XXI tan fácilmente. Tendrá que bajar al barro con la peronista trianera. Qué empiece la batalla de las palabras vacías.

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar