Books

"El feminismo moderno es superficial"

Jessa Crispin acaba de publicar 'Why I am not a feminist' (Por qué no soy feminista), un libro que a pesar de su título pretende ser un manifiesto feminista

Se lea como se lea, este ensayo es una patada en el estómago.

Desde el título, el libro ya promete asperezas: Por qué no soy feminista.

Especialmente cuando leemos su subtítulo: Un manifiesto feminista.

Aunque en un primer momento la suma de conceptos resulte contradictoria, su autora, la escritora estadounidense Jessa Crispin, posee una buena batería de argumentos para explicar por qué cree que feminismo se ha ido a la mierda.

Según Crispin, el movimiento que antaño significaba lucha por la igualdad, hoy se ha convertido en una banalidad pop, en una palabra que políticos, celebridades y ciudadanos utilizamos sin tener la más mínima conciencia de su razón.

Aunque su planteamiento es certero e interesante —porque es verdad que la sobreexposición en los medios del término ha causado muchas veces el efecto contrario al deseado, y que su continuo abordaje simplista ha ayudado a la proliferación de insultos como el de feminazi también es muy peligroso.

Pensar que sólo puede existir una manera de llegar al feminismo (la intelectual, la radical) significa prohibir a ciertas personas (o clases sociales) su acceso a él —y esa condescendencia, de hecho, es una de las mayores críticas que se le ha hecho a Jessa Crispin tras la publicación del libro—.

Dice Crispin que ella prefiere no ser feminista a que la incluyan en ese grupo de feministas modernas que confunden las libertades y las luchas personales con las libertades y las luchas colectivas. En sus palabras, se trata de un devenir narcisista y despreocupado cuya máxima es “me defino como feminista, por lo tanto todos mis actos pueden definirse como tal”.

Por eso, y aunque Por qué no soy feminista suponga una buena reflexión contra la banalización, contra la infantilización y contra la moda del feminismo, es necesario tener en cuenta que en esta guerra las balas no deberían apuntar hacia aquellas personas que incluso con herramientas pobres tienen la voluntad de cambiar las cosas, sino contra aquellas que desde sus posiciones privilegiadas jamás han deseado que cambien.

Tags: ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar