PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Lit

Un libro de educación sexual ha indignado a Indonesia por ser demasiado explícito

H

 

El libro, llamado 'Aprendo a controlarme', no ha gustado a muchos padres por sus referencias a la masturbación infantil

Xaime Martínez

22 Febrero 2017 11:42

Se llama Aprendo a controlarme, lo escribió la experta en educación sexual Fita Chakra y ha despertado una oleada de indignación en las redes sociales de Indonesia.

¿La razón? Que trata sobre cómo gestionar la sexualidad de los niños e incluye algunas ilustraciones que muchos usuarios de Twitter y Facebook han encontrado inapropiadas.

El propósito de Aprendo a controlarme sería —según una de las pocas tiendas en que el libro no ha sido retirado— que los niños aprendan "cómo dormir solos y protegerse de las enfermedades de transmisión sexual".

Aunque la intención del libro es claramente educativa, algunos padres indonesios han encontrado inapropiadas frases como "A veces, meto la mano en mis calzoncillos. Y repito una y otra vez", así como varias de las ilustraciones que lo componen, en las que se ve a niños abrazados a grandes alhomadas a las que algunos atribuyen cualidades fálicas.

El escándalo recuerda a otros que rodearon a libros de educación sexual, como el volumen alemán de los años 70 De dónde vienen los niños, que tenía ilustraciones tan locas como esta:


O esta:

Sin embargo, tal vez deberíamos preguntarnos qué es lo que se encuentra inapropiado en estos libros.

En el caso del controvertido libro alemán, constituye sencillamente una explicación biológica que no busca ocultar a los niños la realidad de nuestro sistema reproductivo con pudor meapilas.

En el caso del libro indonesio, es quizá algo más complejo: el libro parece hablar a los niños de su propia sexualidad, y afirma indirectamente que los niños son seres sexuales, y no asexuados como se ha pensado mucho tiempo, aunque su sexualidad es no genital e imitativa.

De cualquier forma, Aprendo a controlarme ha despertado un sano debate en la sociedad indonesia en torno a estas cuestiones, y ya por ello su publicación puede considerarse un éxito.

share