Books

El extraño ritual de una editorial de Islandia: quemar libros antes de que alguien los lea

Lo hacen en las noches de luna llena

Quemar después de leer. La editorial islandesa Tunglið ni siquiera obedece al título de la película que protagoniza Brad Pitt. En Tunglið queman los libros que no venden la misma noche que los publican si no han conseguido venderlos. Quemar antes de leer.

En Tunglið las noches de luna llena son noches para poner las impresoras a trabajar. Esos días se imprimen lotes de 69 libros, esperan a lo largo de la noche a que los lectores compren el libro y el excedente lo exponen a 451º en la escala de Fahrenheit.

Dicho de otra manera, en esta editorial —cuyo nombre se podría traducir al castellano como Luna se preocupan más por el cómo en la distribución que por el qué en la selección de títulos. Patentando así una actividad algo similar a lo que llevan a cabo las protectoras de animales: “Vamos a sacrificar a este perro si nadie se lo lleva”.

En declaraciones a The Guardian, los responsables de la editorial han dicho: “ Nuestra editorial no es un negocio, con lo cual no hay modelo de negocio”. Y es que ese es parte del objetivo que tuvieron los creadores, el de llevar a cabo esta actividad más de una forma poética que como una política de empresa.

Y si había algún sitio en el que podía ocurrir algo tan marciano relacionado con libros, ese era Islandia.

Estamos hablando de un país en el que uno de cada diez de sus habitantes publica un libro a lo largo de su vida; que siente auténtica devoción por el único Nobel de Literatura islandés -Halldor Laxness-; que el 93% de quienes viven en él compran mínimo un libro al año; en el que el Estado paga cerca de 2.400 euros al mes para que trabajen en sus novelas —ahora hay 70 escritores al sueldo del Gobierno—; y que su forma de celebrar la Navidad también es leyendo libros.

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar