Books

Cadena de libros para que Palestina no se rompa

En el puerto de Gaza ha tenido lugar una curiosa cadena humana de lectores

En su ensayo Sobre la violencia, el filósofo esloveno Slavoj Žižek afirma que lo que ocupación israelí de los territorios palestinos nos causa pavor por una razón: permite asistir en directo a la formación de un Estado Moderno.

De la misma forma —ilegítima y violenta— en que en la Baja Edad Media o a principios del Renacimiento se crearon los estados europeos, el movimiento sionista fundó sus estructuras estatales ocupando el espacio de una sociedad previamente existente, la palestina.

Pero lo terrible del proceso es que está sucediendo ahora, en la actualidad, y quizás despierta tanta indignación porque de alguna forma vemos reflejados nuestros propios métodos en los suyos.

Uno de los últimos sucesos que han sacudido al territorio palestino es el asesinato de Basilea Al-Aray: según las fuerzas israelíes era el líder de una célula terrorista. Según otros, era "un activista que pronunciaba inspiradores discursos en todas las universidades y centros de educación palestinos en la Cisjordania ocupada".

Para conmemorar su muerte, así como la del activista Bahaa Eliyan, se decidió hacer una actividad que este último ya había propuesto en otras ocasiones: una cadena de lectura.

Para rechazar la barbarie de la modernidad, libros: el pasado lunes, en el puerto de Gaza un grupo de hombres y mujeres ha desarrollado la curiosa protesta.

Sentados unos al lado de los otros, cada eslabón de la cadena leía una sección del libro que tuviera entre las manos para luego pasárselo a la persona que tuviese a su lado.

Tal vez los libros no detengan las balas, pero sí ayuden a comprender el rastro que dejan.

 (Vía PalestinaLibre.org) 

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar