Books

Descubren la verdad tras esta misteriosa estrella

Un físico encuentra la estrella del mítico poema de Lord Byron: se trata de un fenómeno rarísimo de hace 200 años, que volverá a estallar en el cielo este verano

El análisis métrico o el análisis morfológico son dos actividades académicas que suelen estar vinculadas al estudio de un poema. Lo que no es tan habitual es el análisis astronómico de los versos. Y es una pena, porque se pueden obtener respuestas muy estimulantes.

Es el caso del análisis que ha llevado a cabo el astrónomo Donald Olson. Este físico de la Universidad de Texas ha estudiado Peregrinación de Childe Harold, el poema narrativo más célebre de Lord Byron.

El poema cuenta los viajes y reflexiones de un joven cansado del mundo, hastiado de una vida de placer, mientras disfruta de los paisajes de aquellos lugares por los que va viajando.

En el cuarto canto del poema, Byron hace referencia a un llamativo crepúsculo. Incide en la idea. Habla de “fantástico cielo” y sobre él dice que “hacia el Occidente no parece sino que se deshace en un casto arcoíris de mil colores”.

También habla de una estrella: “Arriba está la luna y una sola estrella está a su lado / reina con ella en la otra mitad del cielo encantador”.

A propósito de esta estrella, Donald Olson ha orquestado toda una investigación encaminada a arrojar luz sobre ella. A fin de descubrir por qué ese cielo le llamó tanto la atención a Byron un 20 de agosto de 1817 en Italia.

Y el resultado ha sido sorprendente: no era una estrella. Era Júpiter, el planeta más grande del sistema solar y cuyos secretos ya desvelamos en este vídeo:

Durante esa noche, la visión desde la tierra del asteroide era especialmente curiosa: Júpiter se escondía detrás de una luna gibosa creciente (a caballo entre llena y creciente). El planeta brillaba de manera intensa, según se ha podido descubrir gracias a la recreación digital que se ha hecho del cielo de aquella noche.

Pero el trabajo de Olson no acaba aquí. El físico ha aunado la actividad astronómica con la filológica. Byron habla de Iris, la reina del arcoíris en la mitología griega, y Olson concluye que esa referencia viene dada del color del cielo, que estaba de un color diferente por la erupción del Volcán Tambora.

La belleza del descubrimiento radica en la explicación científica a la inspiración de Byron. En la posibilidad de empatizar con él -y la gente de su época- y saber cuán confuso se debió sentir viendo ese cielo ante tanta desinformación.

Ese mismo cielo que, salvo por el efecto provocado por la erupción del Volcán Tambora, se podrá ver el 28 y el 29 de julio, así como el 24 y el 25 de agosto: la Tierra, la Luna y Júpiter se volverán a alinear, creando un cielo similar al que vio Byron hace m doscientos años.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar