PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Lit

Todas las canciones para entender a Jack Kerouac en una lista de reproducción

H

 

Porque un gran libro también se puede consumir desde el ritmo

Alberto Del Castillo

05 Julio 2017 05:59

Estás leyendo Manual de instrucciones de Cortázar, te encuentras la palabra “paralelepípedo” y tienes dos opciones: argumentarte que “ésta se entiende por contexto” o interrumpir la lectura, romper la narrativa, levantarte, coger el móvil, buscar la palabra, responder a cinco Whatsapp’s, mirar Facebook, Instagram y Twitter y, ya si eso, reanudar la lectura.

Sea libro, canción o película, en el plano referencial la situación es más dramática porque puede implicar dos acciones: leer sobre ello y después consumirlo. De esta manera, el tiempo estimado de consumo de una obra se dispara a meses. Y así no hay quien lea.

En el caso de las referencias musicales, los prejuicios juegan un rol importante. Cuando uno no es ducho en el estilo referenciado, tiende a englobar bajo una sola idea a todos los músicos mencionados.

En mi caso, cuando leía On the road, me topaba con los nombres de Charlie Parker, Duke Ellington o Louis Armstrong como quien lee nombres de reyes visigodos. Sin curiosidad, necesidad, ni interés en saber quién era trompetista, quién pianista. Quién hacia bebop, quién cool jazz.

“En esta época, 1947, el bop estaba volviendo loca a toda América. Los tipos del Loop soplaban, fuerte pero con aire cansado, porque el bop estaba entre el periodo de Ornithology de Charlie Parker y otro período que había empezado con Miles Davis”.

Para los beatniks, el jazz fue mucho más que una herramienta descriptiva. Fue, para empezar, la inspiración bajo la que se bautizaron: el beat es una palabra que procede del argot del jazz de después de la Segunda Guerra Mundial.

Es más, para Kerouack, el concepto de jam session dotó de sentido a su manera de escribir. Cuenta la leyenda que dio forma a On the road puesto de anfetas, en tres noches y escribiendo sobre un rollo de papel kilométrico que le había regalado Burroughs.

Quién suena en función de qué momento es un elemento descriptivo fundamental para la creación de atmósferas en On the road. Más allá de una demostración de mira-todo-lo-que-sé-de-jazz, este estilo musical es la banda sonora alrededor de la cual bailan Sal Paradise, Old Bull Lee y compañía.

Por eso, para que te enfrentes a On the road como nunca lo has hecho y, quizás, de una forma completamente distinta a como lo recordabas, celebramos -cortesía de Open Culture- esta lista de reproducción con las canciones que menciona Kerouac en su obra más conocida.


share