PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Lit

Stephen King y su hijo han escrito un libro juntos, y todo apunta a que es un poco creepy

H

 

Con los King no se cumple aquello de «En casa de herrero, cuchara de palo.»

Alberto Del Castillo

14 Marzo 2017 06:00

El imaginario popular norteamericano, que siempre nos había enseñado que la máxima expresión del amor paterno filial era una tarde pescando en un lago, está reinventándose.

Y es que, Stephen King, el célebre escritor de novelas de terror, en un intento por desterrar lo que la teoría psicoanalítica entiende como complejo edípico, está escribiendo una novela con su hijo. Sleeping beauties, que es el nombre que tendrá la novela, será publicada en Estados Unidos el 26 de septiembre.

Según se puede leer en la web de Stephen King, la trama de la novela es un poco creepy, aunque viniendo de King padre, que de eso sabe un rato, no nos sorprende.

En un futuro real y cercano, algo ocurre cuando las mujeres se van a dormir: éstas se envuelven en una crisálida (o algo así) y si son despertadas se vuelven feroces y espectacularmente violentas. Además, mientras están en los brazos de Morfeo, las mujeres van a otro lugar. Los hombres, desconcertados, cada vez se comportan de una forma más primitiva y encuentran en Evie, la única mujer inmune a la enfermedad del sueño, un objeto de estudio. Y de odio.

Sleeping beauties no será la ópera prima Owen King, hijo pequeño del autor de El Resplandor. El debut literario de la criatura, ahora con 40 primaveras a sus espaldas, fue Todos a una, una novela corta que también contiene relatos. Owen King también publicó una novela gráfica y junto a John McNally el libro ¿Y ahora quién nos salva?

Además, el primogénito de los King, Joe Hill también tiene publicado algún que otro título y, de hecho, su novela el Traje del muerto fue todo un éxito en España con más de 50.000 ventas en sus dos primeras semanas en librerías. 

Parece que con los King no se cumple el refrán de «En casa de herrero, cuchara de palo»


share