Books

J.K. Rowling podría estar intentando ser la primera ministra de Reino Unido

10 motivos que demuestran nuestra teoría

Desde 1997, año de publicación del primero de los libros de Harry Potter , cualquier cosa que diga, escriba o haga J.K. Rowling es susceptible de volverse polémica. En los últimos tiempos, además, la escritora británica ha hecho de Twitter el altavoz perfecto para propagar sus reflexiones e ideas: apenas necesita 140 caracteres para que medios de todo el mundo repliquen sus palabras.

El último ejemplo tuvo lugar hace tres días. Rowling empezaba una cadena de 14 tweets afirmando que había dejado de seguir a un hombre por llamar puta a Theresa May. La repercusión del hilo no se hizo esperar y se cuentan por decenas de miles las personas que retuitearon toda una diatriba contra la misoginia.

Una diatriba contra todos esos hombres que, bajo una coraza de progresismo, esconden un discurso contra la mujer.

En PlayGround creemos que Rowling, defensora también de distintas causas sociales, comprometida siempre con el feminismo y políticamente activa, podría estar allanando el terreno para una posible candidatura como representante del Partido Laborista. Y creemos firmemente que es una decisión que llevaría a nuestro mundo a ser un lugar mejor.

1. Ideario progresista

Una antología de los tweets más virales de Rowling remitiría a ideas cercanas al progresismo. El posicionamiento ideológico de la escritora es constante. Bien sea a través de críticas a la gestión de Donald Trump o mediante palabras que muestran su desacuerdo con el Brexit, sus nanodiscursos tienden a ubicarse más cerca de la hoja de ruta del Partido Laborista que de la del conservador.

2. A dónde va la pasta

Para buscar una de las fuentes de financiación de la izquierda de Inglaterra no hay que pensar en ningún país latinoamericano. Más bien sería conveniente considerar los bolsillos de quienes han comprado alguno de los libros de Harry Potter.

En septiembre de 2008, Rowling anunció que había donado un millón de libras al partido laborista. “Creo que las familias pobres podrán arreglárselas mucho mejor bajo el Partido Laborista que bajo el Partido Conservador”, dijo la escritora en una conferencia.

3. El pérfido plan que le llevaría a la presidencia del partido

J.K Rowling no parece ser una persona dogmática. No se le caen los anillos por defender a Theresa May y tampoco por hacer lo contrario con Jeremy Corbyn, líder del Partido Laborista.

De un tiempo a esta parte, la cruzada entre la escritora y Corbyn es de dominio público. El pique nació el año pasado con un tweet en el que afirmaba que Corbyn no es Dumbledore -habían sido comparados por su parecido físico-. En el mismo tweet adjuntaba una noticia que señalaba que Corbyn había recibido dinero de una televisión iraní que era cómplice de participar en la grabación de la detención y la tortura de un periodista. Además, Rowling ha culpado al líder del Partido Laborista de la crisis de los progresistas.

Quién sabe si todo esto es sólo una pequeña parte de una pérfida maniobra cuyo fin es derrocar a Corbyn para ascender al liderazgo del partido.

4. Agenda internacional

Sin quererlo, o tal vez haciéndolo deliberadamente, Rowling ha dejado un previsible muestrario de sus actuaciones allende Reino Unido.

Con respecto a Trump la decisión es tajante. El presidente del Gobierno estadounidense poco menos que sería declarado persona non grata. En recientes tweets ha dicho que preferiría que no fuese a Reino Unido, pero en el caso de que pisase tierras británicas, la afrenta sería poner tweets contra su persona en todas las pantallas del país.

En lo que a Siria se refiere, la escritora también ha dejado un cabo suelto que podría dar a entender su política en Oriente Medio. Recordemos que fue la propia Rowling quien mandó sus libros a la ya famosa niña siria Bana Alabed. Cambiar tomahowks por la expresión “toma, un libro”.

5. La generosidad por bandera

La filantropía es otro de los actos que la caracterizan. No una filantropía como la de Mariano Rajoy (“ Una cosa es ser solidario, y otra es serlo a cambio de nada”), ni una de migajas. Una filantropía de verdad.

Rowling fundó en 2010 Volant Charitable Trust, una asociación que combate la pobreza y la desigualdad social a la que dona anualmente 5.1 millones de libras. Además, diez millones de libras salieron de su bolsillo en dirección a una clínica que estudia la esclerosis múltiple y otras patologías de origen neurológico.

6. Una presidenta feminista

Harry Potter es feminista, sí. En un polémico libro - Harry Potter y la filosofía-, el académico Gregory Bassham sugiere que Rowling respalda la tesis del feminismo liberal: Hermione y McGonagall han triunfado gozando de las mismas oportunidades que los hombres.

“Según esta teoría, las decisiones y elecciones de Harry y sus compañeros dan la impresión de preferencia por lo femenino: bondad, altruismo, deseo por acercase a los demás, responsabilidad”, afirma Maldonado.

Y esto es solo una representación de su pensamiento en la ficción. En la “vida real”, basta con remitirse a las declaraciones de este fin de semana señaladas al comienzo de este artículo.

7. No sería el primer literato metido en política

Ni mucho menos. La vinculación entre política y literatura se remonta a Platón y a su idea de que eran los filósofos quienes debían gobernar la polis.

Esa idea llega a la contemporaneidad, sólo en España encontramos los siguientes ejemplos: Tierno Galván en el PSOE, Álvaro Pombo y Fernando Savater en UPyD, Sofía Castañón en Podemos, Luis García Montero en Izquierda Unida… A los escritores se les presupone una erudición transversal, así como una sensibilidad especial.

8. Dejad que los niños se acerquen

Pareciera que las palabras de Jesucristo dan forma al mantra a través del cual obra Rowling. Su cuenta de Twitter es una oda a la interacción con fans: no duda en responder preguntas, promover sorteos, ofrecer consejos - aunque alguno se acerca bastante a la autoayuda- e incluso proponer adivinanzas.

No hay duda, Rowling es la representación física de la cercanía virtual, como lo fue el presidente Obama en su momento.

9. Influencer

De la condición de campechana en el plano digital se extrae la conclusión de que es una influencer. Sus diez millones de seguidores en Twitter y el hecho de ser una de las personas más influyentes de Internet, según la revista Time, le avalan.

Aunque lo pareciera, esta cuestión no es baladí. Recordemos que, por ejemplo, Pablo Iglesias tenía un programa de televisión antes de entrar en política y Donald Trump era ya un famoso millonario mucho antes de ser presidente de Estados Unidos.

La política será de celebrities o no será.

10. Sin miedo al arrepentimiento

En una esferas en la que no hay lugar para el arrepentimiento (sin tener en cuenta a nuestro también campechano Rey Juan Carlos y su “lo siento mucho. Me he equivocado. No volverá a ocurrir”), éste se convierte en una virtud de valor incalculable.

Hasta en dos ocasiones Rowling ha pedido perdón por hacer sufrir a sus fans: primero por matar a Remus Lupin y después por matar a Snape. La escritora expia sus pecados y la audiencia decide si la redime o no. Porque Rowling, cada 2 de mayo desde 2015 y en conmemoración con el aniversario de la Batalla de Hogwarts, pide perdón por cargarse a un personaje.

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar