Books

Las modelos de Robert Crumb ya desafiaban los cánones de belleza en los 90

Curvilíneas y naturales, así han sido siempre las mujeres del célebre dibujante

En los últimos años, los cánones de belleza femenina han cambiado a una velocidad pasmosa. Las modelos curvilíneas están en boga, y los culos gordos ya no son algo de lo que huir, sino a lo que aspirar.

Pese a continuar existiendo las mismas presiones de siempre por conseguir un cuerpo “perfecto”, lo que era perfecto en los dosmil ya nada tiene que ver con lo actual. Pero, antes de que estos cambios se hicieran presentes, ya hubo alguien a quien no le bastaba con lo que le vendían en las pasarelas: Robert Crumb.

"Me gustan las mujeres vigorosas porque soy delgaducho y débil" decía en una entrevista para El Cultural. Y, sin duda, donde mejor lo demuestra es en Art&Beauty Magazine.

En esta revista de tres números (1996, 2003 y 2016) que ahora han sido recopilados por La Cúpula , el mítico autor satiriza la historia del arte con modelos pechugonas. En posturas que difícilmente aparecerían en las portadas de Vogue, las mujeres de Crumb se muestran naturales y seguras, sin necesitar la aprobación de nadie para sentirse atractivas.

Cada dibujo muestra una sátira de la superficialidad de la moda y un escondrijo de sus propias filias, con descripciones del siguiente estilo:

“Una mancha de kétchup en la comisura de la boca nada mancilla el exquisito encanto de esta chica vibrante y sensual, cuya naturalidad sólo aumenta su valía como tema inspirador de la pluma o el pincel”.

Pero Art&Beauty no solo sirve como crítica de los cánones de belleza femenina. La revista nace como un homenaje al significado de ser artista. Por ello, junto a los ejemplos a simple vista banales como el retrato de un selfie o una homeless pidiendo en la calle, Crumb adjunta citas de autores y pintores que demostraron que el arte está en la naturalidad del ser humano.

“Es a través del trasero como pueden desentrañarse los grandes misterios de la vida”, escribe Crumb, citando a Dalí, en una de sus ilustraciones.

“El arte nunca parece volverme pacífico o puro. Siempre parezco atrapado en el melodrama de la vulgaridad”, se autoreconoce Crumb en las palabras de Willem De Kooning.

Entre lo vulgar y lo espiritual, la sátira y el ensayo, Crumb sintetiza la ironía de la moda, el sexo y la atracción con retratos mucho más personales que cualquier fotografía.

Desde modelos PlayBoy hasta tenistas y atletas, nadie se salva de la perversa mirada del autor, que ha confesado realizar ilustraciones "aptas para pajas".

Hasta Lady Gaga tiene presencia en esta fantástica unión de humor crudo y sensualidad:

No obstante, si preguntas a Crumb sobre Art&Beauty, probablemente te conteste que no ha hecho más que reflejar su realidad diaria. Una realidad que confiesa que habla por sí misma. O, como remarca en la cita de André Gide con la que cierra el tomo:

“El arte es una colaboración entre dios y el artista y, cuanto menos haga el artista, mejor”.

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar