PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Lit

Lo que tienen en común Carles Puigdemont y Juan Soto Ivars

H

 

¿Estaba el Presidente de la Generalitat hablando de poscensura?

eudald espluga

16 Mayo 2017 13:13

Ahora que la teoría conspiranoica acerca de la supuesta muerte de Avril Lavigne vuelve a ser el centro de todas las discusiones, no hemos podido dejar de notar un inquietante parecido entre dos publicaciones casi simultáneas: Arden las redes, de Juan Soto Ivars, y Manual del dels governs a Twitter, de los servicios de publicaciones de la Generalitat de Catalunya.

Cuando ayer Carles Puigdemont presentó el libro, nuestro sobresalto fue enorme: ¿estaba el presidente de Catalunya hablando de poscensura?

El color de la cubierta es azul Twitter, es cierto.

Ambos utilizan como ilustración la imagen corporativa de la red social, de acuerdo.

Las dos se proponen instruirnos acerca de los buenos usos y las reglas de civilidad en internet, siempre en nombre de grandes ideales (la libertad de expresión uno, la consecución de un ‘gobierno abierto’ el otro), correcto.  

Pero, más allá de una preocupación enorme por no cagarla en Twitter y que te monten un pollo de dimensiones considerables, ¿no habrá alguna oscura conexión entre ambas publicaciones? ¿hay algún tipo mensaje encriptado al que solo se pueda acceder mediante una lectura cruzada de los dos textos?

Que el enfant terrible del periodismo español y el manual how to para Twitter que ha publicado el gobierno de Catalunya coincidan en su visión del cómo hablar, cómo escuchar, cómo modular la voz, así como en la estipulación de unos términos normativos para participar en las discusiones digitales, definitivamente da para teoría conspiranoica


Quizá no haya ningún misterioso tronco común entre ambas obras salvo la voluntad de convertir internet en una comunidad de comunicación ideal high-tech, en un espacio de discusión pacificado en el que todos pudiéramos participar en condiciones de libertad e igualdad.

Ambos pretenden que Twitter (y las redes en general) puedan constituirse en una herramienta para la discusión pública y la generación de consensos: la idea de libertad de expresión que enarbola Soto Ivars es precisamente el fundamento de la idea de democracia y buen gobierno que se propone como meta la Generalitat.

Sin embargo, no deja de ser curioso e inquietante que uno de los apartados del Manual dels governs a Twitter esté dedicado a 'Pensar antes de hablar' y que se ocupe largamente de comentar las normas de netiquette en la red. Pero esto, ¿no suena a pre-poscensura?

Muchas veces se dice que dos imágenes juntas se entienden mejor, y quizá sea cierto también para el caso de estos dos libros: ¿esta libre discusión no requiere de otro tipo de censura? ¿No demanda para la red un tipo de ficción política —pacificación de la conflictividad social— que tampoco encontramos en nuestra realidad cotidiana?


share