PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Lit

“Mi plaza incendiada por la cerradura del odio”

H

 

6 jóvenes poetas venezolanos gritan contra el horror de su país

PlayGround

09 Mayo 2017 19:00

Venezuela dijo basta. Alzó la voz frente a la incertidumbre y la violencia. Sus ciudadanos y sus poetas salieron a la calle, y seis de ellos hoy han llegado a PlayGround para lanzar un grito necesario. Una voz que habla de miedo, o de hambre, o de mentiras, o incluso de esperanzas en medio del desconcierto. Son seis poetas nacidos en la década de los noventa, que desde el terreno o desde el exilio piden la paz y la libertad de esta manera: 

AFUERA, EL GRITO x ORIETTE D’ANGELO (1990)


“But you will come to a place

Where the only thing you feel

Are loaded guns in your face”

(Billy Joel – Pressure)


Doscientos cincuenta y dos ecos se fugan de la casa

son materia, sangre acumulada en el espasmo

       explosión de tubo de escape

                     socorro acumulado desde la disidencia

 

Aquí el silencio       /       afuera el grito

el amigo calcinado

afuera la «guarimba» que hace que la calle explote

               *guarimba: sitio donde las personas atacadas      se refugian


En mí país

refugio significa explosión de bomba en cara


Suena

como un trayecto lejano

     que no te toca —crees

     que no mereces —crees

así suena el tumulto cuando ocurre

así

casco rozando el suelo

bomba rozando el suelo

hueso rozando el suelo

con la onda

así el amigo muerto

amigo de entre los 252.073 que nadie consigue

252.073 obituarios

252.073 etiquetas en el pie

que marca el fin de año

como agujeros de una vida nueva


y el amigo desaparecido

                              el eco

casco apoyado contra el suelo

                              el eco

bomba friccionada

     contra el suelo

          hacia el suelo

               por el suelo

                    desde el suelo

amigo muerto

amigo

que somos todos

aunque no queramos

aunque neguemos apoyar el oído en la pared para entender el tiro

asomar la vista en la ventana

taparle los ojos al niño

y explicarle que hoy matarán a otro

                                             y a otro

                                             y a otro

que todo estará bien

él seguirá vivo

pero que se acueste en el piso porsiacaso

apretado

           contra el suelo

               hacia el suelo porsiacaso

                  por el suelo

                    desde el suelo

y así verlo crecer

desde la furia.

 

 

 

CON LA CONSTITUYENTE LA PAZ TRIUNFARÁ POR ENCIMA DE LA VIOLENCIA, AFIRMÓ EL JEFE DE ESTADO x RAMÓN COLMENAREZ (1992)

 

“Y no sabemos qué hacer con el regreso Después de la

 idea de morir y de la idea de matar

ya no somos los mismos”

(María Auxiliadora Álvarez)


Es Mayo:

los perros lloran de hambre

como milicianos


en la TV todo es una fiesta

baila el presidente

sobre algunos cadáveres

dice

en su voz de presidente

que el amor será repartido

ecuánime

en pequeñas capsulas      que harán del dolor un recuerdo


dice

en su tranquilo desespero

durante transmisión presidencial

que la paz

será impuesta sobre los cobardes


tiemblo y ladro

            yo el cobarde

hogar de la impotencia


nunca tuve miedo al amor y la paz

hasta que fue un anuncio oficial

firmado en gaceta


el estruendo de cada noche

me pregunta

frente tanta alegría estatal

por el agrio olor

de la autopista

y el       humo que se eleva


Acá no pasa nada

aseguran las noticias:

tan solo

algunos

perros llorando.

 

 

 

POEMAS x CARLOS KATAN (1992)

 

I

Algún día

nuestras habitaciones

estarán llenas de objetos,

convertidas

en pequeños altares

harán espacio a los muertos,

poco quedará

para nosotros.


II

Hoy mi primo

ha muerto

de hambre


Buscaba desesperadamente

un atajo al

paraíso,

encontró un tarro

de asfixia mecánica

a las 8:30pm

producida por

broncoaspiración


Lo que no sabe

el forense

es que mi primo

sólo tenía hambre,

que se ahogó

con el primer alimento

que pudo tocar


Lo que realmente

ignora

es en qué consiste

tener hambre,

sentir que se

achican tus entrañas,

que el túnel

no tiene salida.


Reconozco su

cuerpo, los signos

de asfixia

son evidentes,

el hambre no se le ve

por ningún lado,

excepto en sus

ojos abiertos

llenos de terror


Ya ha pasado

una semana,

y me pregunto

si alguien sabe

dónde estará mi primo,

y si aún tiene hambre.

 

 

 

DOMICILIO BAJO EL PUENTE x ROGELIO AGUIRRE (1997)

 

Oh qué será de mi pretenciosa estadía en las carreteras

que sangran cuando escuchan mi aullido / mi bendecido sello

¿ven esas bestias en el horizonte, el tumulto que desde la infancia nos atormenta?

La ventana obstruida / la reja del tanatorio cerrada como un verso

garabateado en la pared regional del pirineo

del ruido chamuscado en los sueños del cadáver exquisito.

Existen en cada esquina admirable del basural

los zarrapastrosos pasos del reo / los malos modales del pródigo

desnudo corro por los pasillos / los inundo / los vendo

los arranco y envío a domicilio bajo el puente.
A usted le mando mi dolor hecho en socialismo / le pago la encomienda

lo recibo / se lo llevo / a usted le envío mi alta pena

a usted cinco años de lujo por un día bajo la sombra del puente
a usted el retrato de un hombre al lado del barranco / a usted el clamor

el disfraz / las gotas / a usted mi cuerpo / a usted lo poco que queda del abismo
mis ojos vendados de silencio / mi tacto lúgubre / mi incómoda sonrisa

a usted mi pueblo / mi plaza incendiada por la cerradura del odio

le llevo a usted la piedra / el miedo de sus pasos

cuando voy respirando al otro lado del espejo.


OPTIMISMO ANTE LA NADA x PAMELA RAHN (1994)


Un niño se desmaya 

en un salón anónimo

ya no elige que comer

ni como

ni cuando

Ahora oye gritar frases como:

“mi país, crisis económica”

“mi país, el país mas violento del mundo” 

“ya no se que decir, cuando me preguntan por mi país”

famélico  

asiste al colegio

lo mismo de siempre 

con fecha de vencimiento

Una costra en la rodilla 

Alimentar a su tortuga 

Ver a su abuelo que todavía se alegra viendo a Chaplin bailar   

Su imaginación es un papelito verde arrugado en su bolsillo

Todos los sábados

la excavación

de vidrios rotos bajo la tierra

en las largas líneas bajo el sol  

lleva los pequeños trocitos de vidrio   

para tener algo que hacer 

En sus bolsillos los guarda casi molidos

Se ha convertido en rutina

En ellos se reflejan 

las heridas de las personas que le hablan

para divertirlo un poco

sintiéndose culpables sin serlo

de una infancia perdida por un pedazo de pan

Al llegar a su casa

entierra los pequeños vidrios en la maceta  

La mama no sabe porque lo hace

No quiere entenderlo

Sin embargo todos los días y en secreto

siembra unas cuantas semillas 

en la misma tierra de la maceta 

a ver si algunas flores le crecen.



INSILIO x JESÚS MONTOYA (1993)

 

    De madrugada la puerta permanece obstruida nadie penetra su estática demolición

cuando estallo a correr por el suelo como un bicho corrosivo    el aire me falta me rompe
e inescrutablemente escribo    

escribo trancado viajando de la sangrante sombría habitación volcada de palabras himnos desalmados

que abren qué cree usted que abren nadie repite nadie
     sabe pero yo estoy aquí y entonces agito mis alas y entre mis patas marco el paso
a las famélicas alcantarillas de la ciudad cordial qué cree usted yo viajo sin astros resignado
    a la furia estéril del camino del agua       

aguas negras tuberías zona roja será la cañada el aire su aire que tuvo un peso insepulto aire astillado

tras el oscuro espectáculo del oleaje           

la cena de ayer llega a mi beso tardía cuando las demás moscas me la arrebatan

nada como pelear por lo que se vomita como heredar lo expulsado bolsas botellas inyectadoras

          rotas inacabada imagen de los vidrios ramas restos ratas

     zapatos admirables claveles teléfonos despedazados para llamar a

  condones agrietados colillas de un aliento que disimula y trepa la maquinaria incesante

que chirría encima de mi cuerpo ligero     un cuerpo escrito despacio como una boca abierta

desconocido cielo en pulso, San Cristóbal           hasta allá ensancharé este susurro colérico equívoco

al arar el Torbes     silenciada queja de cañería zumba zumba zumba la maldita enigmáticos

    cadáveres balas que perforan ay qué falaz invisible ráfaga de mierda adormecida

sus huesos cruzan la música secreta y no es una imagen más qué es una imagen qué mala digestión

giro al florecer dormiré templado al viento de la corriente del Torbes

en sus rincones entornados.


                       Comprendo,

morir es recordar y no al contrario.           El mundo apenas cabe en mí,

me multiplico entre la muerte estelar                                sueño    

     soy otro                                                                 tu cielo en la noche vieja

por qué canta                                                               como cuando niño

por qué canta el ahorcado en su río multicolor                 la ceniza de un cielo es eterna

hundo la inmensidad en este rostro renacido y encerrado

        corrijo la dirección del viento                    soy el viento fugitivo en la ciudad

   soy o eras tú el bicho o el muchacho quién sabe pregunto demasiado lo que siento

abandono lo que amo y escribo     la imaginación me aplasta     toda palabra es ojo de mí

me sentí fallecer en la ancha pared de la infancia allá el Torbes era idéntico pero yo no sabía

no era árbol caído acaso no era el vuelo vuelco vuelta a Casa                en este momento se desconocía

caigo en una de mis lágrimas                                                           y la noche caminaba sin él

retorno al cadáver                                                                          hacia él

      ahorcada la infancia

  no comenzará la vida.                 Algunos me decían sonríe joven muchacho,

              y sin meditar soltaba una larga carcajada varado en la orilla de sus orejas violentadas. 

          Saldré del Torbes, lo juro.                

                   Hoy Francisco me emborracha en Casa grande.

       Hoy Francisco abre el miche en Casa grande     centro blanco de la pena al volver

no queda de otra lo demás es carísimo

    este lo compramos arriba     ave que desmayada sus plumas      arriba arriba arriba.

       Francisco vengo como sauce o como bicho niño o muchacho no quiero volverme loco

no sé cómo escribir.     

           Hoy Francisco me emborracha en Casa grande

      será el cumpleaños de Gabriela y ante la comunión familiar pintaré frases horrorizado

    que no mostraré a nadie.       

         Hoy Francisco me cuenta del pasado,

     esta noche dormiré desde su espejo.

            Dice nosotros tenemos allá pasamontañas guardados       dice esta tierra no la cuida nadie  

ni los paracos ni la policía nadie            dice somos los mismos

         dice al que vemos metiéndose lo perseguimos hasta arriba

    dice y si lo agarramos lo quebramos         dice el susto pasa                dice dice dice.

          Hoy tío Francisco me emborracha

en Casa grande por poco llegaremos a las nubes las callejuelas de La Grita se juntarán

    disueltas de recuerdo pupila bárbaro fuego con el Torbes no sé adónde voy extiéndeme

        hacia atrás soy como mi padre en Casa grande antes del incendio su rastro descarnado

     me persigue y la asfixia no me deja   estoy confundido   nunca he de salir de mi cabeza

                                            sus muros son todo lo que tengo.

Nunca he de salir aunque la rompa          nunca he de salir aunque la abra.

            Nunca he de salir de su áureo eje.

                         Nunca he de partir más allá de su perímetro ilusorio.

                                               Nunca he de cortarme la cabeza.

                                                           Nunca he de arrancármela.

                                                                                  Nunca he de salir de mi cabeza

       y de su arquitectura ensangrentada desnuda fantasmas cólera silbada ala de su locura

     tiros símbolos divididos en el vagabundo vicio del canto y del desorden     estoy confundido   

nunca he de salir de mi cabeza en Casa grande ni del Torbes ni de esta habitación

        donde quise ser nómada desesperadamente nómada de la memoria y los años en pie  

       la palabra es mi fuga     estoy confundido

nunca he de escapar

la palabra es mi fuga       nunca he de escapar de mi cabeza
            jamás.

share