Books

Algo parecido a esperar trenes sin destino en una estación vacía

Ultramarinos publica la poesía reunida de Juan Luis Ramos, 'Con pájaros que ignoro', un libro que nos invita a practicar la circularidad de nuestra rutina de una forma inédita

La poesía de Juan Luis Ramos es una estación vacía. Es un parque de atracciones deshabitado.

Sin los gritos, las carreras, las peleas y las risas. Sin el ruido mecánico de los neones removiéndose ni las bocinas estridentes y cíclicas.

Sus versos son un levantamiento enorme despojado de las gentes que lo han de vestir, copado por una ausencia fundamental que lo impide y lo aparta de su destino, de su función. Un exoesqueleto que nos invita a descubrir el reverso frágil y quebradizo de un mundo concebido para nuestro uso.

Pero no lo imaginéis como un lugar abandonado, lúgubre y siniestro. No es la oscuridad desértica lo que os ha de sugerir esta imagen.

Más bien pensad en la inmovilidad onírica de un monstruo de metal envasado al vacío. El tiempo detenido, el aire suspendido y nuestra soledad descuidada ante una urbanización de cacharros que, aislados de su contexto práctico, se transforman en entes fantásticos e incomprensibles.

Tiempo y práctica del círculo es el título del primer poemario que publicó Juan Luis Ramos en 1979, y que ahora recoge Ultramarinos en una edición de su poesía reunida, Con pájaros que ignoro. Y es un título que resume perfectamente la esencia de la obra de Ramos: fijar la mirada en la rutina hasta el punto de convertir el hastío, lo repetitivo, en algo irreal y maravilloso.

No se trata de un canto realista a la rutina, a la manera de William Carlos Williams, sino de la exaltación de su carácter mítico. La circularidad es la figura de la ciudad, de la estación, del parque de atracciones. La circularidad es la fantasía de sentido: la cerrazón que da significado a unas vidas lineales, que en su prolongación se disgregan.

Como bien explicita Miguel Mas en el prólogo que abre el libro, la figura central que adopta Juan Luis Ramos es la del viajero o pasajero, quizá incluso la del turista. Alguien que habita en los tiempos muertos, que está siempre de paso. Mitad curioso, mitad ausente.

Sin embargo, este viajero no se dirige a ningún lado, porque es un viajero que retorna siempre a sí mismo.

Os dejamos algunos de sus poemas, que se leen como si los oyésemos resonar en una habitación vacía, sin oxígeno, sintiéndonos ajenos incluso al imperio de la temporalidad, balanceándonos solos en un tiovivo mecánico que sube y baja. Que sube y baja.

FIGURA SOBRE EL ANDÉN

Junto a la estación polvorienta

una mujer cuya ternura resbaló,

años atrás, una espalda de astro

no incluido en las tablas planetarias,

trasiega su mercancía

mantecosa.

Los barnices descorchados

del umbral se impregnan del silencio

y la quietud salina de sus muslos.

En los mediodías mortecinos,

como un vegetal inmenso, la luz

repta el andén abandonado.

Hundida, a través de siglos

e intemperies, en su lavada soledad,

la mujer evoca el contacto

con aquella lluvia detenida,

con ciruelas inexactas

de un tiempo sin embargo tan reciente.

A veces su mirada vacilante

se aleja sobre los carcomidos raíles,

otras permanece estática

hasta que sus hilos acusos

empiezan a columpiar

una colonia de estalactitas.

Al atardecer, el aullido formidable

del ferrocarril anuncia

el término del éxtasis.

*

Las horas, derramadas en esta sala,

han oxidado los nítidos

esmaltes vegetales,

al tiempo que adquirían una coloración

amarillenta.

Irremediablemente el hastío

grabado en esas láminas

de transparencia inusitada

quien convoca en los huecos ambientales

la delicada arena

de los días,

su humedad y sus brillos.

*

MEMORIAS DE ACTIVIDADES

I. (Madrugada del día 3)

El recuento de los terneros de mármol

veteado

evidenció la insensatez

de ciertas prácticas burocráticas.

Por ello se ha expulsado sin mayores dilaciones

al notario, al tenedor de libros,

sus azucaradas esposas y sus hijos innumerables.

II. (Mediodía del 5)

Las doncellas infértiles abandonaron

el bordado de los visillos.

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar