Books

La desesperada vitalidad de Pasolini vive en en la voz de Virginie Despentes

Virginie Despentes y Béatrice Dalle no solo homenajearon a Pasolini con una lectura musicada, también anunciaron una película inspirada en los versos de Baudelaire

(Getty - Stephen Lyne)  

En uno de los poemas de 'Las bellas banderas', el escritor y cineasta italiano Pier Paolo Pasolini se confrontaba a sus pares literarios, confesando haber deseado la soledad. A ese deseo lo llamaba "un proceso monstruoso", que solo podía entender como "un sueño dentro de otro sueño". Y concluía:

" No he sabido tener la gracia

necesaria para estimarlos -en la

sombra de una vida

que se desarrolla demasiado apegada

a la acedía radical de mi alma-."

Pero Pasolini no solo convivió con la soledad literaria a lo largo de su vida, sino que ésta le ha acompañado también después de su misteriosa muerte. Es difícil acercarse al poeta sin desmerecer su figura, sin rebajar la hostilidad de su propuesta artística, sin simplificar el espectro de dimensiones que encierra su obra.

Sin embargo, si alguien había de recuperar el espíritu de Pasolini, su "desesperada vitalidad", nadie mejor que la escritora francesa Virginie Despentes.

La autora de Vernon Subutext encabezó, junto a la actriz Béatrice Dalle, una lectura musicada de algunos textos del escritor italiano. Acompañados por el sonido de Zëro —con quienes Despentes ya había colaborado en 2015 para interpretar una lectura de Requiem des innocents, de Louis Calaferte—, las dos artistas consiguieron trasladar a la audiencia la rudeza y la humanidad de la voz de Pasolini.

Como relata Les Inrocks, la interpretación por parte de Despentes y Dalle de algunos fragmentos de 'L'odore dell'India' y de 'Una desesperada vitalidad', entre muchos otros, logró despertar en el público todo aquello que la lectura de Pasolini debe generar: la intransigencia lúcida, el sentimiento trágico, las visiones de extrema miseria.

Hasta ahora, incluso los homenajes más heterodoxos —como el que cabría esperar de una figura como Abel Ferrara, que en 2015 dedicó una película a Pasolini—, se habían movido siempre entre la veneración y lo meramente biográfico: su voluntad había sido la de explicar y comprender lo inclasificable del poeta y cineasta, no la de recuperar su sustancia. Pero este espectáculo fue mucho más alla.

Si la puesta en escena de Dalle la situaba en la extraña frontera entre la madonna italiana y la femme fatale para encarnar así "el erotismo del sufrimiento", tan presente en la obra del italiano, el posado punk de Despentes conectaba con su irreverencia política, con su inconformismo: el espíritu revolucionario de la obra Pasolini revivió en la voz de la escritora, que confrontó al público tanto con su "pesimismo sombrío" como con su "sensual compasión".

Por ello, el anuncio que hicieron tras el espectáculo no pudo sino generar una gran expectación: animaron al público a participar en un crowdfounding para financiar "Une charongne", una película inspirada por los versos de Baudelaire, que será interpretada por ellas mismas y dirigida por Renaud de Foville.

Si Despentes y Dalle lograron sacar a Pasolini de su castigada soledad, ¿qué no podrán hacer con la obra de Baudelaire?

( Vía Les Inrocks)

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar