Books

Las declaraciones sobre 'nuevo feminismo' de Valeria Luiselli indignan a los lectores

"El feminismo actual me produce largos bostezos", escribió la autora mexicana en El País

Valeria Luiselli es una de las voces más destacadas de la nueva narrativa mexicana.

Residente en Nueva York, Luiselli es autora de libros como Los ingrávidos (Sexto Piso) o Papeles falsos (Sexto Piso), cuya mezcla de profundo conocimiento literario, habilidad narrativa y riesgo formal han hecho de ella una escritora muy valorada no solo en los países de habla hispana, sino también en los de lengua anglosajona.

Sin embargo, la recepción favorable de todo aquello que toca Luiselli podría haberse visto truncada el pasado 13 de febrero, cuando un artículo suyo publicado en El País y titulado irónicamente "Nuevo feminismo" despertó la indignación de muchas personas, especialmente en el ambiente literario mexicano.

En el artículo, Luiselli se queja de que "el mundo parece haber rebobinado" hasta la era Nixon.

Y con el mundo, según la autora de La historia de mis dientes, habría retrocedido también el feminismo: las mujeres salen a la calle a marchar por sus derechos reproductivos, las universitarias prologan sus intervenciones con "conceptos ochenteros" y, en suma, "todas las mujeres" brillantes que conoce la novelista mexicana "han tenido que remplazar el libre ejercicio del pensamiento complejo por el aburrido derecho a salir a la calle con cartulinas".

Pero la frase del artículo que más encendió a los lectores fue la siguiente: "El feminismo actual, simplón y reaccionario, me produce largos bostezos", que posteriormente Luiselli sustituiría en la versión web del diario por "haber tenido que rebobinar al feminismo de la era Sputnik, me produce largos bostezos."

La causa de este cambio, tal y como contó la propia escritora en Twitter, fue que le "horrorizaron los comentarios ultramachistas y muy violentos que la frase ha suscitado".

La posición de Luiselli recuerda a la de otras escritoras como Jessa Crispin, que en un ensayo reciente criticaba la superficialidad del feminismo moderno; o como Elvira Lindo, que en un artículo —significativamente también publicado en El País hablaba de la existencia de un feminismo "que no llego a entender" y al que le gusta "hablar en plural siempre y afirma nos matan, nos violan".

En el fondo, las ideas de de Luiselli se parecen más a las de Crispin que a las de Lindo, puesto que ambas se consideran a sí mismas feministas-reformistas: afirman buscar un feminismo mejor que el actual, degradado por la necesidad de una acción real y la falta de profundidad.

Sin embargo, y aunque sus tesis se presentan como algo positivo —algo que pretende "mejorar" el movimiento—, lo cierto es que muchos lectores han acabado por acusarlas de elitismo.

Por este motivo, de hecho, escritores mexicanos como Tryno Maldonado, Ester M. García o Heriberto Yépez no han dudado en posicionarse en contra de Valeria Luiselli. Los dos últimos han vinculado en distintas publicaciones las afirmaciones de Luiselli a un "clasismo" que se desprende del hecho de que "hable desde su posición de privilegiada":

En todo caso, y frente a la reclamación (por otra parte, bastante platónica) que parece subyacer al texto de la escritora mexicana de que la "Realidad" destruye el "Pensamiento Puro", cabe preguntarse si no es posible que Beyoncé y Judith Butler sean feministas al mismo tiempo, e incluso que lo sean de distintas maneras, sin que por ello sus reclamaciones pierdan coherencia.

Además, un rápido vistazo a los distintos feminismos asegura que es un movimiento rico y plural, que no vive en el pasado sino en las múltiples batallas del presente, y con formas muy variadas de luchar por la igualdad.

Nos hace falta la teoría. Nos hacen falta las pancartas.

Tags: , ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar