Books

Mathias Enard sobre Siria: "Somos los exploradores de la destrucción"

El novelista y premio Goncourt francés ha escrito un poema para Le Noubel Observateur acerca de la guerra Siria... y no tiene miedo de señalar a los culpables

El novelista Mathias Enard es experto en las lenguas árabe y persa. Las ha estudiado, ha traducido obras literarias de cada una de ellas, las ha enseñado en diversas instituciones.

Si a eso sumamos que vivió un importante periodo de su vida en Siria y que la mayoría de sus novelas —incluida Brújula, que le mereció el premio Goncourt— tienen como tema diversos aspectos relacionados con el orientalismo, Oriente Próximo, el Islam, etc., no resulta raro que su opinión acerca del conflicto sirio sea especialmente valiosa.

Por ello, en estos días en que todo el mundo contempla entre confundido y horrorizado la caída de Alepo, el periódico Le Nouvel Observateur ha decidido volver a publicar un texto de Enard sobre la cuestión.

El texto se editó en 2015 en un volumen colectivo llamado Bienvenue!. Ahora la recuperación de las palabras de Mathias Enard cobra aún más sentido.

Su mensaje se resume ya en el primer párrafo: "Todo sabíamos que el régimen de Bachar Al-Asad era un régimen tóxico, de asesinos y torturadores: lo hemos tolerado".

Cuando se queja de esa tolernacia de Occidente con el régimen sirio, no es porque Enard pida mano más dura, bombas, intervención armada.

Al contrario, lo que Enard exige de las fuerzas occidentales es una menor intervención y, desde luego, una menor hipocresía. Que Europa no se comporte con Siria como un niño que juega con la comida que tiene en su plato.

Que no venda aviones de guerra y pida la paz en un mismo comunicado.

A medida que avanza el texto de Enard este se hace más conflictivo, más brutal. Las frases empiezan a concentrarse y los argumentados párrafos del comienzo van dando lugar a una especie de poema furioso.

Estos son sus versos finales, que nos hablan del horror de la guerra y, sobre todo, de lo cobarde de la posición de Occidente. Aunque por supuesto, aún no es tarde para cambiarlo.

Nosotros mentimos.

Somos los geógrafos de la muerte.

Los exploradores de la destrucción.

Somos los conserjes en la puerta de la tristeza.

Todos los días alguien golpea nuestras puertas

y nosotros contamos los golpes.

Uno dice "cien mil personas han llamado a nuestras puertas".

Otro dice "son millones, y cada vez son más".

[...]

Somos los conserjes de la cobardía.

No acogemos a nadie.

No nos doblegamos ante nadie.

Estamos orgullosos de no ser nadie.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar