Books

Incesto, amputaciones y cadáveres mágicos: el oscuro trasfondo de 'Cenicienta'

La versión clásica de este cuento la escribió Perrault en 1697, pero no fue ni la primera ni la más truculenta: la historia de Cenicienta está cruzada por la violencia y la perversión

La chica sencilla que pasa desapercibida. La chica que es vejada y menospreciada por quienes la rodean. La chica que, a pesar de haber caído en desgracia, alberga grandes sueños y esperanzas. Cenicienta es esta chica: la que está dispuesta a luchar por sus sueños y que, gracias a la intervención de fuerzas maravillosas, descubre que, incluso con todo su sufrimiento, este puede ser el mejor de los mundos posibles.

Pocos se sorprenderán ante el hecho que una historia así haya cuajado en nuestro imaginario, y que lo haya hecho hasta el punto que, en castellano, la misma palabra 'cenicienta' ha pasado a significar, según el diccionario de la RAE, "persona o cosa injustamente postergada, despreciada".

Es difícil tratar de explicar su atracción fascinante sin caer en reduccionismos.

Por supuesto, está la película de Disney, estrenada en el año 1950. En su actualización del cuento —así como en el consiguiente blanqueamiento de sus aspectos más turbios—, se asentaron los rasgos esenciales del arquetipo, convirtiéndolo en producto emocional de fácil consumo y alcance universal.

Aunque ha de reconocerse que pocos cuentos clásicos han contado con tantas adaptaciones cinematográficas como 'Cenicienta'. Como explican Balló y Pérez en su estudio La semilla inmortal: los argumentos universales en el cine, su estructura se ha convertido en una de las configuraciones principales para articular las grandes historias de superación del Hollywood contemporáneo: paraíso inicial; pérdida; humillación; invitación seductora; ayuda mágica; transformación; enamoramiento; búsqueda y reconocimiento.

Un esquema que no solo se repite en las versiones clásicas del relato —desde La zapatilla de cristal (1995), de Charles Walters, hasta la Cenicienta (2015) de Kenneth Branagh—, sino que vertebra también multitud de films clásicos, como Sabrina (1954), de Billy Wilder, Con Cara de ángel (1952), de Otto Premiger o Por siempre jamás (1995), de Andy Tennan. Todas comparten un doble motivo fundamental: por un lado, la historia de un ascenso de clase exitoso; por el otro, la idea de amor romántico: una pasión limpia que se opone a jerarquías e intereses materiales. 

(Audrey Hepburn fue la cenicienta de 'Sabrina', de Billy Wilder)

Sin embargo, ¿Cenicienta ha siendo siempre la chica inocente y enamoradiza que finalmente ve realizadas sus ambiciones?

La versión clásica del relato, en la que se basa la película de Disney, es la que puso por escrito el francés Charles Perrault en 1697. El relato es casi el mismo, salvo que la historia es un poco más cruda para con las hermanastras, que reciben su merecido castigo.   No tanto, claro, como en la adaptación de las hermanos Grimm, de 1812, en la que una bandada de palomas las ataca y les devora los ojos.

Con todo, si queremos volver a los orígenes, debemos señalar que —quizá salvo algunas versiones chinas que se consideran previas— el arquetipo en el que se basa la historia puede rastrearse hasta la mitología egipcia, en la leyenda de Ródope.

Aunque parece que Ródope existió realmente -habría sido una esclava griega, comprada por la família de Safo de Lesbos, finalmente liberada por el hermano de la poetisa, que se habría enamorado de ella-, el mito que se ha propagado nos presenta una muchacha de origen griego, raptada por piratas y vendida como esclava en Egipto. Ródope será humillada por el resto de prisioneras por sus evidentes cualidades: educación, inteligencia, belleza. Su vida se verá transformada cuando el dios Horus, encarnado en un halcón, le robe una sandalia y la lleve hasta el faraón. Movido por la curiosidad, el monarca buscará la propietaria de la sandalia y se enamorará de ella.

A pesar de este referente inicial, las consiguientes versiones del cuento tomarán giros oscuros.

Una de las variaciones más conocidas —y de las que bebió la versión de Perrault— es el relato escocés que cuenta la vida de una cenicienta llamada Rashin Coatie. Esta muchacha también está subyugada por sus hermanas, condenada a vestir harapos y a desempeñar las peores tareas imaginables. Con todo, no encontrará reposo en las artes de una hada madrina, sino que la bestia mágica que la ayudará a prosperar será un carnero.

Un carnero sobrenatural que, tras ser descubierto por la madrastra, será atado y asado.

(James Torrance, 'Scottish Fairy and Folk Tales', 1901)

Si bien solo quedan los huesos y las vísceras del animal, Cenicienta se encomienda a sus restos para pedir un último deseo que, por macabra que pueda parecer la situación, le es concedido: un bonito vestido para asistir al baile. 

A partir de aquí el relato se ajusta a lo que ya conocemos: enamoramiento, pérdida del zapato, búsqueda y ...bueno. En esta versión la madrastra está empeñada en que el zapato del príncipe encaje con el pie de su hija mayor. Por ello, decide amputarle los dedos. Como desgraciadamente el zapato sigue sin corresponder con su planta, la madre sigue cortando, y le rebana también el talón, consiguiendo así su objetivo: que el príncipe se case con la hermana mayor. 

Sorprendentemente, como explica Rodríguez Almodovar en su libro Los cuentos populares o la tentativa de un texto infinito, las historias de amputaciones no son ajenas al mundo de los cuentos infantiles, y su simbolismo conecta directamente con la historia de Cenicienta. Concretamente, se fija en el cuento La niña sin manos, una truculenta historia de incesto y encuentros con el demonio que termina con la protagonista alumbrando una pareja de monstruos, en una escena que recuerda —y anticipa— las consecuencias del incesto en Cien años de soledad.

Esto nos devuelve de nuevo a Cenicienta. La insistente ausencia del padre, tanto como la animadversión de la madre hacia Cenicienta, ha sido analizada por los estudiosos. Una hipótesis que ha hecho fortuna explica la situación precaria de la muchacha por medio de la teoría de la dote: su marginación y exclusión sería un mal necesario para permitir que ambas hermanas puedan tener una dote mayor y aspirar a esposos más nobles.

Sin embargo, la interpretación más influyente es la que ve en la Cenicienta una historia de incesto. La oscura y perversa relación con el padre —silenciada por el tabú en la mayoría de las versiones— sería el origen de sus desgracias, lo que la habría marcado y degradado a situación de inferioridad. Para ilustrarlo, es frecuente que se la empareje con Piel del asno, otro de los cuentos populares recogidos por Charles Perrault, y cuyas coincidencias con la Cenicienta hacen sospechar un posible origen común.

('Peau d'Âne', ilustración de Gustav Doré)

En Piel de asno, estamos ante una cenicienta antes de convertirse en cenicienta, cuya hada madrina la ayuda reiteradamente a escapar del acoso al que la somete su padre, quien aspira a casarse con su hija. Para evitar tal desposorio, la joven cada vez le pide condiciones más irreales para acceder a sus deseos: un vestido del color del tiempo, un vestido más brillante que el sol y, finalmente, un vestido hecho con la pìel de un asno mágico. El padre cumple todos los deseos, y finalmente la protagonista consigue escapar ataviada con la piel de burro.

A partir de aquí, repetirá la suerte de Cenicienta: será marginada y esclavizada, trabajando en una cocina, hasta que un día pierda un anillo. Este, que será encontrado por un príncipe, solo encajará en su dedo.

Con esta interpretación hemos vuelto a la estructura clásica que describíamos al principio, y que inmortalizó Charles Perrault: paraíso inicial; pérdida; humillación; invitación seductora; ayuda mágica; transformación; enamoramiento; búsqueda y reconocimiento. Aunque tras este recorrido es difícil seguir imaginando a la ahora princesa Dinsey sin tener presente la inquietante realidad cultural que esconde: el tabú del incesto, las amputaciones rituales y venganzas violentas. 

Tags: ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar