PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Lit

ISIS destruyó su biblioteca; ahora, toda la ciudad la está reconstruyendo

H

 

Cuando ISIS sometió la ciudad de Mosul en 2014, también destruyó su biblioteca

E.E.C.

06 Julio 2017 05:59

Robar libros. Quemar libros. Destruir libros. Y luego reescribirlos.

Impedir el acceso a la cultura para, después, canalizar la educación de los individuos es una estrategia propia del totalitarismo. Esto es precisamente lo que hicieron los combatientes de Estado Islámico una vez tomaron la ciudad de Mosul, en Irak, y declararon el califato.

La Universidad de Mosul, fundada en 1967, era uno de los mejores centros de la región, y su biblioteca era la más importante de la zona: contenía cientos de miles de libros, tanto en árabe como en inglés, además de importantes manuscritos y documentos que databan de siglos pasados.

(Mosul Eye)

Cuando en 2014 las fuerzas del ISIS tomaron la ciudad y entraron en la universidad, no solo quemaron los libros y destruyeron el edificio, sino que además secuestraron a los profesores y los forzaron a crear libros de texto con los que nutrir el nuevo sistema educativo que funcionaría bajo el califato. 

Sin embargo, las fuerzas irquíes han empezado a recuperar la ciudad. Y aunque no está claro que Mosul se haya librado completamente del imperio del califato, un héroe anónimo empezó una exitosa campaña para reconstruir y reabastecer la antigua biblioteca.

Se trata de Mosul Eye -el Ojo de Mosul-, un blogero que no solo se ha dedicado a explicar la situación de la ciudad durante estos tres penosos años, arriesgando su vida en ello, sino que ahora ha decidido liderar un proyecto para levantar de nuevo la biblioteca.

(Mosul Eye)

La respuesta por el momento ha sido alucinante.

Como explica Mosul Eye, desde enero hay un grupo de ciudadanos trabajando para recuperar todo aquello que no quedó destruido. De entre las runas y las cenizas han podido rescatarse alrededor de 2.000 libros e incluso algunos manuscritos.


Pero la campaña va mucho más allá: desde su blog, Mosul Eye lanzó un llamamiento internacional para que la gente donara libros a la Universidad. Tanto desde Bagadad, la capital de Irak, como de Estados Unidos, Europa y Australia, empezaron a llegar libros. Da igual el idioma, la temática o el estado de los ejemplares. Ya han llegado más de 10.000 donaciones.

Y el proceso sigue en marcha: hay grupos de voluntarios trabajando para clasificar y ordenar los libros; por otro lado, algunas ONG están empezando a intervenir para colaborar en el proceso. La última acción de Mosul Eye fue una de las más visibles y audaces: organizó un festival cultural frente a la biblioteca, en el que todos los asistentes debían donar un libro para poder acceder a él.

(Ali Al-Barooodi / Mosul Eye)

El objetivo prioritario es llenar otra vez las estanterías, ya que el valor de una biblioteca no depende únicamente de la calidad de los libros que lo componen, sino también de su condición de espacio común. Una biblioteca es a la vez un espacio y un símbolo.

La lucha de Mosul Eye no hace sino engrandecer este simbolismo implicando el tejido social local, pero también a la comunidad internacional. "Necesitamos reconectar Mosul al resto del mundo otra vez", declaró en la entrevista que concedió Buzzfeed. "No nos abandonéis ahora".


(Vía Buzzfeed)

share