Books

Una obra reclama la importancia de la casa Hufflepuff

Hufflepuff es al resto de casas de Hogwarts lo que las pasas a los mix de frutos secos: nadie los quiere. Sin embargo, en esta versión de 'Harry Potter' ocurre todo lo contrario

Hufflepuff es al resto de casas de Hogwarts lo que las pasas a los mix de frutos secos: nadie los quiere.

O eso pensaba hasta hace poco.

Por lo visto, hay todo un movimiento en internet que enaltece, reivindica y hace apología de las virtudes de esta casa. Algunos de los argumentos empleados son que es la casa favorita de J.K Rowling, que aceptan a todo el mundo o que son buenos y leales.

La cabeza visible de este movimiento es una obra de teatro, Puffs, que lleva más de dos años representándose en los circuitos teatrales independientes de Nueva York: en aquello que se denomina Off-Broadway y que integran teatros con un aforo de entre 100 y 500 personas donde se interpretan producciones de bajo coste.

Puffs es una representación no convencional de toda la saga de Harry Potter. Y es no convencional porque se centra en la visión de tres personajes a los que no dio vida J.K. Rowling y que pertenecen a Hufflepuff. Y también porque los personajes principales a los que sí que dio vida la escritora inglesa aquí son secundarios.

Además, el género de algunos personajes ha sido modificado —sin ir más lejos, Harry Potter es interpretado por una mujer—. A pesar de que los autores reconocen que Rowling “ideó a personajes femeninos que desafían estereotipos”, la mayoría de quienes aparecen en la saga son hombres. Y han querido romper ese molde: Malfoy también es interpretado por una mujer.

De tintes humorísticos, la obra cuenta la historia de Wayne Hopkins, un joven poco brillante que resulta ser mago. Wayne llega a una escuela de magia y se junta con los Puffs: un grupo de magos rechazados, bien intencionados y leales.

Los creadores se sirven de una estética cutre para representar los siete libros de la saga en una sola obra teatral. Aunque, según aseguran quienes han podido disfrutarla, la estética es tan cutre como efectiva.

Y no hace falta ser un docto en el mundo de Potter para disfrutar de ella, o eso asegura la directora Kristin McCarthy: “El corazón de nuestra narrativa es un grupo de personas que están creciendo en un mundo en el que sienten que no pertenecen y esa es una historia que no tienes que ser un aficionado Potter para disfrutar”,

Porque, sobre todo, prevalecen una serie de valores también presentes en la saga: el retrato tierno de la amistad, las dificultades para expresar la pérdida y el verdadero significado del heroísmo.

(Vía Bustle)

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar