PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Lit

Escribió una novela contando al detalle su violación, ¿pero y si no fuera cierta?

H

 

Edouard Louis escribió un libro a partir de una violación que había sufrido, ahora su presunto agresor pone en duda su versión y le pide 50.000 euros

Luna Miguel

13 Febrero 2017 20:15

El nombre del joven narrador Edouard Louis acaba de conquistar la prensa anglosajona. Su primera novela, Para acabar con Eddy Bellegueule ha sido traducida y publicada recientemente en Reino Unido, y como ya ocurrió en buena parte de los países europeos en los que fue previamente publicada, está siendo un éxito.

La historia de Eddy Bellegueule no es otra que la del propio Edouard Louis, nombre en el que quiso esconderse para comenzar una nueva vida muy lejos del pueblo francés que su ficción retrata, el pueblo donde creció y odió, el pueblo del que tuvo que huir porque estaba lleno de personas que le hacían la vida imposible sólo por ser homosexual.

Incluso siendo una ficción, lo que más llamó la atención de su narrativa fue la intensidad y la fuerza con que la historia estaba contada. Pronto fue leída como una autoficción, hasta el punto de que la televisión pública francesa se desplazó hasta el pueblo originario de Edouard Louis para entrevistar a algunas de las personas que supuestamente inspiraron a sus personajes. Allí todos estaban destrozados. ¿Cómo había podido aquel chaval traicionarles así? ¿Cómo se había atrevido a criticar sus orígenes y a convertirlos en una novela que sería superventas internacional?

“Mi familia se ha tomado este libro como una especie de violación”, llegó a escribir Edouard Louis en The Guardian el pasado 11 de febrero.

Y efectivamente, Para acabar con Eddy Bellegueule logró vender más de 300.000 copias en Francia. Pero más allá del texto punzante y adictivo, las especulaciones alrededor de él llevaron a que la prensa del país analizara una y otra vez los hechos narrados, a que se investigara al detalle quiénes fueron los personajes mencionados, o si el grito de Edouard Louis tenía más de ficción que de realidad, y hasta dónde llegaba cada una de ellas.

Pero este ingrediente autoficcional que tantas alegrías y fama había traído al joven autor hasta el momento, también ha acabado por convertirse en una de sus recientes pesadillas.

 

¿Realidad o ficción? Cuando eso sí importa

 

En enero de 2016, Edouard Louis publicó su segundo libro, Histoire de la violence (Historia de la violencia), un texto que nuevamente hizo temblar la escena literaria francesa porque traía una ración doble de aquello que ya fue su primera novela.

Una alta dosis de realidad se entremezclaba con una ficción dolorosa a propósito de la violación. La historia que da pie a este libro es la violación que el propio escritor habría sufrido meses antes de la publicación de su primer libro en París. El sexo, la decepción, la violencia… pero también capítulos dedicados al chequeo médico y la denuncia del delito son algunas de las escenas que conforman la novela.

La crítica recibió el texto con entusiasmo, porque Edouard Louis había sido capaz de abordar un tema íntimo y peliagudo y elevarlo a algo universal desde la reflexión filosófica y política. A través del personaje de Reda —un inmigrante con el que mantuvo relaciones una noche pero quien, al día siguiente, le estranguló y le violó—, y también a través de la voz femenina de la hermana del narrador, Clara, el autor se plantea dudas sobre la confianza, el racismo tan latente en la sociedad francesa y la recuperación de la normalidad tras vivir una situación traumática.

En algunas entrevistas Edouard Louis cuenta que fue una noche de diciembre de 2012 cuando ese hombre le violó, aunque no fue hasta cuatro años más tarde cuando la policía pudo capturarlo, llevarlo a juicio y encarcelarlo.

Y mientras que el inmigrante de carne y hueso que inspiraba a Reda cumplía 11 meses de condena en la cárcel, el autor de Historia de la violencia seguía con su promoción y vendía 80.000 copias de esta nueva novela.

En aquel entonces, Edouard Louis no quiso hacer ninguna declaración tras el encarcelamiento de su supuesto agresor. Pero es que desde que Reda saliera de prisión en libertad condicional en diciembre de 2016, son varias las pruebas que han salido a la luz para intentar demostrar su inocencia.

Curiosamente, el pasado 11 de febrero, el mismo día que The Guardian publicaba un texto del autor y una reseña a propósito de Para acabar con Eddy Bellegueule, otro reportaje sobre el escritor aparecía en el suplemento literario de L’Obs. En él, se desvelaban algunas de esas pruebas que la justicia está procesando, entre las que se incluyen conversaciones de Facebook que supuestamente Louis mantuvo con un editor, en las que le reconocía que la violación de Reda había sido una invención.

Preguntado por Violette Lazard, de L’Obs, sobre estas conversaciones, Edouard Louis asegura no haberlas mantenido nunca. De hecho, al escritor le gustaría que la polémica se detuviera de una vez por todas. Sin embargo, el abogado de Reda está cada vez más empeñado en demostrar que él jamás violó al escritor, exige incluir una faja en los nuevos ejemplares de la novela donde se diga que tal violación no existió, y pide una compensación económica de 50.000 euros para su cliente.

Algunos lectores y periodistas ?se han tomado a mal el trabajo de L’Obs de sacar a la luz estos detalles sobre el caso Edouard Louis.? Pero aunque es cierto que tanto Para acabar con Eddy Bellegueule como Histoire de la violence son novelas con una profunda crítica social y necesarias para denunciar la homofobia y la cultura de la violación, también cabe preguntarse hasta qué punto somos capaces de defender una ficción en detrimento del honor de la persona en la que esta se basa.  

Sea como sea, habrá que esperar a conocer la verdad para poder juzgar. La verdad de verdad.


share